Parejas Swingers

Parejas Swingers

El swinging es una práctica sexual en la que se comparte e intercambia la pareja de forma consensuada, de esta manera quienes mantienen este tipo de relaciones se denominan parejas swingers. Según sus adeptos esta experiencia va más allá del placer sexual, ya que para ellos es una forma de enriquecer su intimidad y ayuda a consolidar su relación. ¿Tú estarías dispuesto a compartir a tu pareja? ¿Lo has hecho?

De esta forma los swingers disfrutan del intercambio, así como del vouyerismo y sexo en grupo con la total autorización de su pareja. Asimismo, sus encuentros se rigen por algunas normas fundamentales como: respeto a la negativa a tener contacto con alguien que no se desea, no consumir drogas y utilizar condón de manera indefectible.

Beneficios de ser swinger

  • La relación de pareja se fortalece. Según estudio dirigido por Jennifer Blevins Williams y Curtis Bergstrand, investigadores de la Universidad de Balermino, señala que los swingers son más felices en sus relaciones que las personas promedio, por lo que hacen que su vida en pareja funcione de mejor manera con mayor comunicación y comprensión.
  • Una mayor excitación sexual. En este tipo de encuentros la libido aumenta y el placer que se experimenta es mucho más intenso, según los defensores y practicantes del swinger.
  • Previene la infidelidad. Al prevenir la infidelidad se previenen también las consecuencias traumáticas que conlleva para la pareja, porque se consiente que cada uno de sus miembros tenga relaciones sexuales con otra persona, pero siempre en presencia del otro. Esto según un estudio colombiano publicado en la revista latinoamericana Sexualidad, Salud y Sociedad.

Ser swinger también tiene sus desventajas

  • Puede generar inseguridades e incomodidad. Esto puede ocurrir en una de las partes, si al plantear este tipo de experiencia no se está totalmente de acuerdo y se hace solo por complacer a la pareja. De esta manera, puede surgir la duda de si nuestra pareja ya no nos encuentra tan deseables o atractivos, así como es posible que haya incomodidad si no se está de acuerdo en dejar la monogamia para disfrutar del sexo con otras personas.
  • Llegan a surgir los celos. A pesar de que para los swinger este tipo de práctica sexual parte de la superación de la desconfianza y los celos, si no se tiene el criterio, apertura, autoestima y madurez emocional adecuados, en cualquier momento pueden surgir conflictos por compartir a la pareja y el temor latente de que pueda enamorarse de alguien más.
  • Riesgo de contraer alguna ITS. Aunque los grupos de swinger suelen ser exclusivos y muy cuidadosos respecto a su higiene y salud, ya que la mayoría suele tener por norma básica el uso del preservativo, puede haber quienes rompan estas reglas poniendo en riesgo a otros de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS).

¿Qué te parece? ¿Has pensado ser swinger? Es importante que si has considerado experimentar esta práctica sexual, ante todo, tomes en cuenta sus ventajas y desventajas pues de lo que se trata es que disfrutes junto con tu pareja y refuercen el vínculo que hay entre ustedes sin prejuicios ni tabúes.

Vía Phrónesis. El arte de vivir

parejas swingers

 

Sobre Luis Castellanos 2944 Artículos
Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.