Para cualquier científico el concepto de muerte puede ser muy simple: es la ausencia de vida. No obstante, para una persona espiritual, no importa la religión o credo que profese, hay una proyección de un más allá que no se puede demostrar como una evidencia, y en ese plano no podemos entrar a generar discusiones.

Por otro lado, están los mecanismos que hace el cerebro ante un evento cercano a la muerte sin que esta ocurra, y la literatura está llena de relatos fantásticos que pueden tener una explicación. Los relatos van desde la permanencia en sitios, visiones extratemporales o compartir con seres fallecidos. Son motivo de burla para algunos, también despiertan escepticismo; pero asimismo generan el fortalecimiento de los componentes religiosos o creencias espirituales para otros.


Los recursos cerebrales para “recibir” a la muerte

Los eventos cercanos a la muerte, donde las personas hacen un balance de su vida, utilizan toda la memoria disponible, y ante el estrés, el organismo produce morfina natural (endorfinas) y otras sustancias que actúan como el cannabis, que son llamados endocannabinoides, junto con los cócteles de neurotransmisores, que limitan el contacto con la realidad; posiblemente, para no empeorar otros mecanismos de defensa de nuestro cuerpo, próximo o no a desaparecer.

Las alucinaciones agradables, como ver a los seres queridos ya fallecidos esperándonos, para facilitar sin oponer resistencia o no aumentar la adrenalina que causa arritmias cardíacas, predisponen al infarto y aumento de la presión arterial, en un paciente de por sí muy enfermo. Esos fenómenos conocidos como delirium, permiten recordar en el trance cercano a la muerte, los elementos visuales, auditivos y perceptivos para disminuir el estrés.


La luz al final del túnel

El fenómeno del túnel de luz tiene una explicación fisiológica: en nuestra corteza visual, localizada en la parte posterior del cerebro, disminuye la circulación de la sangre de afuera hacia adentro cuando se está entrando en shock; esto a nivel visual es un aro oscuro, porque el centro, que es la parte final de la llegada de sangre, tiene funcionalidad percibiendo la luz, que se va estrechando a medida que el evento progresa. Lo anterior no necesariamente cuando vamos a morir, hasta un simple desmayo puede causarlo.

La actitud de los acompañantes a esa etapa final (o no) de la vida, permite un acercamiento afectivo de los seres queridos, que le imprimen espiritualidad, caricias y voces de aliento. En los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial, el prisionero próximo a morirse era acariciado en sus extremidades y cara; en silencio, adquiría una postura fetal, doblado en arco, y moría sin estrés.

El cerebro construye, para nuestro bienestar, el ambiente más propicio y menos causante de temor mediante estos mecanismos para asumir el reto de la muerte.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com