Traducido por Luis R Castellanos de Newsela


El Día de Acción de Gracias es un momento de gratitud para nuestros amigos y familiares. También es un momento para comer, mucha comida. Esa fiesta existe principalmente debido a los esfuerzos históricos de los pueblos originarios de América del Sur y del Norte. Alrededor de 50 millones de nativos vivían en las Américas antes de la llegada de los europeos. Hoy en día, la población de nativos americanos en los EEUU se acerca a los 3 millones. Son los descendientes de las primeras personas que vivieron en el continente.

«Los primeros ingleses dependían completamente de la gente de Wampanoag», dice Ramona (Nosapocket) Peters. Es una experta en la historia del pueblo Mashpee Wampanoag. También es una anciana respetada en la tribu. Sus tierras tradicionales están ubicadas en lo que hoy es el noreste de Estados Unidos. Ella dice que los Wampanoag enseñaron a los colonos ingleses qué alimentos eran seguros para comer. También mostraron a los recién llegados cómo plantarlos y prepararlos.

El Día de Acción de Gracias, dice Peters, debe incluir recordar la historia relacionada con cada plato. Tampoco se deben olvidar las contribuciones de los pueblos originarios. «Existe una importancia relacionada con la tierra de expresar la gratitud humana por todo lo que nos sostiene», dice. «Es espiritualmente bueno que nosotros, como estadounidenses, damos las gracias juntos, como nación».

Estos son los orígenes de algunos de los alimentos que disfrutamos en Acción de Gracias y durante todo el año.


Pavo

Para muchos estadounidenses, el pavo es el plato principal del Día de Acción de Gracias. Estas aves fueron criadas por primera vez por los mayas en lo que hoy es México.

Los pavos tienen una larga historia en el Nuevo Mundo. Fueron cazados por los Wampanoag y otras tribus durante más de 1.500 años. Estos estadounidenses originales, como los mayas, convirtieron los huesos de pavo en herramientas. Tejieron plumas en capas ceremoniales y se comieron la carne. Los pájaros eran salvajes, nada como los pavos comprados en la tienda de hoy.

La primera comida de Acción de Gracias podría haber incluido pavo, dicen los expertos. Sin embargo, también podría haber sido ganso o pato. Lo más probable es que estas aves fueran hervidas o asadas y rellenas de hierbas y cebollas.

Hoy en día, se preparan alrededor de 44 millones de pavos para las mesas de Acción de Gracias.


Patatas

Las patatas son el acompañamiento típico del pavo. Estas verduras se cultivaron por primera vez en las montañas de los Andes de América del Sur. Las papas eran una fuente importante de alimento para los incas desde el siglo XIII. Se han hervido, horneado y triturado durante siglos.

Las patatas fueron introducidas al Viejo Mundo por los españoles en el siglo XVI. Allí, fueron vistos como extraños. Sin embargo, a finales del siglo XVI los comían los marineros para prevenir enfermedades. También se convirtieron en un cultivo confiable que ayudó a alimentar a los europeos que se enfrentaban al hambre.


Maíz

El maíz puede ser menos común en las cenas de Acción de Gracias hoy, pero definitivamente fue parte de la primera fiesta. Lo más probable es que fuera el ingrediente principal de una papilla espesa. Tisquantum (también conocido como Squanto) era miembro de la tribu Patuxet. Ayudó a enseñar a los primeros colonos de Massachusetts cómo plantar maíz en la primavera de 1621.

El maíz, probablemente apareció en las Américas hace unos 9.000 años. Primero se cultivó en el sur de México. Con la ayuda de los agricultores, se desarrolló lentamente de una hierba silvestre a un cultivo agrícola. El maíz era más que una fuente de alimento para la gente de la región. Las obras de arte históricas muestran que también tuvo importancia religiosa. Los mayas rezaron a los dioses del maíz por una cosecha abundante. También creían que los humanos fueron creados cuando los dioses tomaron maíz blanco del interior de una montaña. Lo usaron para hacer una masa que formó a los primeros seres.


Arándanos

Los arándanos eran importantes para las tribus nativas americanas. Fueron utilizados no solo como alimento, sino también como medicina y colorante. Las «barras energéticas» de bayas machacadas mezcladas con carne de venado seca y grasa se llamaban «pemmican». Fueron muy apreciados por su valor nutricional.


Pastel de calabaza

A diferencia de las grandes calabazas naranjas que conocemos hoy, las primeras calabazas crecieron silvestres en lo que hoy es Centroamérica. Eran pequeños y duros, con un sabor amargo. Se convirtieron en uno de los primeros cultivos alimentarios cultivados en América del Norte. En 1655, las calabazas eran un alimento básico para los colonos. A menudo se machacan o se comen en guisos. Sin embargo, el pastel de calabaza no se convirtió en un postre popular de Acción de Gracias hasta el siglo XIX.

Las fiestas son una parte principal de la celebración de Acción de Gracias. Detrás de la mayoría de los alimentos hay historias que se remontan a siglos atrás, a los primeros pueblos de América.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com