10 señales de adicción a tu teléfono inteligente y cómo combatirla

10 señales de adicción a tu teléfono inteligente y cómo combatirla

Amas tu teléfono inteligente. Te ayuda a llegar desde el punto A al punto B, te ayuda a tener tus correos electrónicos accesibles para leerlos en cualquier momento, y te ayuda a estar conectado con tus amigos cercanos y lejanos. No hay manera de que algo tan asombroso y espectacular te haga daño. ¿No?

Estás equivocado.

Adicción a los teléfonos inteligentes es una preocupación real en el ámbito de la salud pública, especialmente cuando las personas se hacen tan dependientes a estos dispositivos para realizar todas sus actividades diarias.

Leer acerca de Nomofobia

Si temes que tu devoción a tu teléfono inteligente está llegando a convertirse en adicción, acá tienes 10 señales que te pueden indicar si estás a tiempo para buscar ayuda:


Señales de Adicción

  1. Le envías mensajes de texto o mensajes instantáneos a las personas que están en la misma habitación junto a ti
  2. Te llevas el teléfono a todas partes, incluso al baño
  3. No te sabes de memoria los números telefónicos de tus seres queridos y cercanos
  4. Duermes con tu teléfono
  5. No sabes cómo apagar tu teléfono
  6. Tu autoestima depende de cuántas notificaciones diarias recibas
  7. Ves más a través de las aplicaciones de fotos del teléfono que a través de tus propios ojos
  8. Entras en pánico cuando pierdes de vista a tu teléfono
  9. Prefieres llegar tarde que sin tu teléfono
  10. No puedes dejar de ver su pantalla, aún mientras estás “viendo” una película o la televisión

¿Cómo es la adicción a los teléfonos inteligentes?

Algunas de esas señales pueden parecer exageradas o hasta tontas, pero son indicadores reales que tu dependencia al teléfono inteligente está alcanzando niveles críticos.

Una adicción se caracteriza por una alta tolerancia a algo, por lo que necesitas de más para sentirte bien. La retroalimentación instantánea que provee el teléfono inteligente es algo placentero que nos lleva a revisar constantemente si nos ha llegado un nuevo mensaje o correo electrónico o a revisarlo de manera obsesiva en cada instante. Este comportamiento en busca del placer es un indicador de una adicción, sin embargo, estos hábitos pueden molestar a tus amigos y/o familiares, y no representan peligro alguno mientras no interrumpan tu vida cotidiana.

Eso no quiere decir que un fuerte apego a tu teléfono inteligente sea completamente inocuo. Si se te hace difícil concentrarte, si no duermes bien, y tienes mucha ansiedad, sin mencionar los daños que pueden ser causados a tus relaciones personales y a tus habilidades de comunicación, eso puede ser debido a un uso exagerado de tu teléfono inteligente.


¿Cómo recobrar tu vida?

Es fácil considerar a la adicción al teléfono inteligente como una sobrereacción tonta, pero si te identificas con 2 o más señales anteriores, quizás debas considerar tomar algunas acciones.

Acá se presentan 4 sugerencias para tratar de disminuir el uso de tu teléfono inteligente, sin necesidad de tomar medidas más drásticas:

01. Establece límites

Empieza a determinar algunos lineamientos para el uso de tu teléfono. Por ejemplo, puedes trazarte la meta de esperar una hora luego de despertarte en la mañana para revisar tu teléfono, mantenerlo apagado durante la cena o durante tu programa de TV favorito. No importa cuánto tiempo dedicas a estar sin tu teléfono, importa que dediques tiempo sin él.

02. Toma las cosas con calma

¿Sientes que debes responder de manera inmediata cada llamada, mensaje o correo electrónico que te llega? Trata de dejar que las llamadas entren al correo de voz o de contestar los mensajes sólo cuando tengas suficiente tiempo para dedicarlo a esa tarea. Gradualmente aumenta el número de veces que esperas hasta que de verdad estás disponible para responder. Eliminar esas interrupciones constantes aliviarán la tensión, disminuirán la ansiedad, mejorarán tu concentración y tu productividad.

03. Sintonízate con tus sentimientos

Date cuenta de tus sentimientos cuando tomas tu teléfono en las manos. Identificar tu estado emocional te proporciona una pista de por qué vas a tomar el teléfono. ¿Estas aburrido, ansioso, estresado o solitario? Una vez que empieces a entender los sentimientos que te lleven a depender en tu teléfono, puedes buscar otras maneras de encontrar alivio.

04. Encuentra un sustituto

Los teléfonos inteligentes se han convertido en la principal manera de reconfortarse uno mismo. Identifica otras maneras de encontrar confort en situaciones en las que tiendes a depender de tu teléfono. Si revisas tu teléfono cuando te sientes aburrido o nervioso, practica algunas técnicas mentales que te ayuden a estar en sintonía con tu cuerpo y con el mundo a tu alrededor. Esto te ayudará a mantenerte en calma y a conectarte con tus alrededores, en vez de usar dispositivos electrónicos para desconectarte y escaparte de la realidad.

Cuando estés listo para una desintoxicación digital o cuando solo quieras de reducir tu dependencia en tu teléfono inteligente, es saludable evaluar sinceramente tu estado de dependencia y explorar otras maneras de descontectarte. Apartarte de esa pequeña pantalla, así sea unos momentos, te ayudará a experimentar rutinas diarias más enriquecedoras.


Traducido por Luis Castellanos de publicación en LifeHack Man using his mobile phone in the bed

Sobre Luis Castellanos 2944 Artículos
Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.