5 beneficios sorprendentes de comer más grasa

5 beneficios sorprendentes de comer más grasa

Con todos los consejos dietéticos que pueden verse en estos días, ¿cómo saber qué alimentos se deben ingerir para tener una dieta sana?

Toma por ejemplo la grasa. Por años se ha pintado como el monstruo malvado y la principal causa del colesterol alto, enfermedades del corazón y obesidad. Pero estudios científicos recientes demuestran que existen muchos beneficios de comer más grasa, y que es tiempo de empezar a pensar en incluirla en nuestro régimen alimenticio.

En pocas palabras: la grasa no es tan dañina ni tan mala como la pintan.

El Dr David Perlmutter describe la dieta de nuestros ancestros teniendo una composición de 75% de grasa, 20% de proteínas y 5% de carbohidratos, comparándola con la dieta actual con 60% de carbohidratos, 20% de proteínas y 20% de grasa. El Dr Perlmutter explica cómo el factor común en muchas de las enfermedades actuales (incluyendo Alzheimer, depresión, ansiedad, y migrañas) es la inflamación del cuerpo y del cerebro ocasionado por los carbohidratos.

Otros estudios recientes señalan que la obesidad epidémica, que se ha duplicado en los últimos 50 años, no es por comer demasiada grasa, sino por el consumo de carbohidratos y azúcares, incluyendo la glucosa que se encuentra en las frutas y jugos.

El exceso de glucosa es convertido por el cuerpo y se almacena como grasa.  Gary Taubes, en su obra “Por qué engordamos“, dice que “si el mundo nunca hubiese inventado los cigarrillos, el cáncer de pulmón sería una enfermedad rara. De igual manera, si no tuviéramos dietas altas en carbohidratos, la obesidad sería una condición rara”.

Veamos los hechos:

1. La grasa es esencial para la buena salud del cerebro

¿Sabías que el tejido cerebral está conformado por casi 60% de grasa? (1) Una dieta baja en grasas no le da a tu cerebro los materiales que necesita para funcionar adecuadamente.

Y no son sólo los ácidos grasos esenciales y el Omega 3 (como los encontrados en el salmón, aguacate y nueces), sino también algunas de las grasas saturadas que se ha advertido por años que deben evitarse, incluyendo grasas animales.

Las vitaminas esenciales, tales como la A, D, E y K no son solubles en el agua y requiere grasa para ser transportadas y absorbidas por el cuerpo. Estas vitaminas son cruciales para la salud del cerebro y de muchos de nuestros órganos vitales.

La vitamina D es ahora considerada como un elemento importante en disminuir la susceptibilidad a enfermedades como Alzheimer, Parkinson, depresión, y otros desórdenes cerebrales. El Omega 3 se dice que ayuda a mejorar la función cognitiva y a mejorar tu estado de ánimo.

 2. La grasa mantiene a tus pulmones funcionando adecuadamente

Nuestros pulmones están recubiertos con una sustancia compuesta casi en su totalidad por grasa saturada. Los bebés prematuros, que no han desarrollado esa cubierta, reciben una sustancia llamada “surfactante” para mantener los pulmones funcionando adecuadamente.

Sin suficiente grasa saturada, nuestros pulmones pueden colapsar. Algunos estudios están investigando la relación entre un bajo consumo de grasas saturadas y el  Asma, como resultado de la disminución de esa capa de grasa en los pulmones. (2)

3.  La grasa potencia el sistema inmunológico

El Dr Michael y la Dra Mary Eades, en el libro “Buenas calorías, Malas calorías“, escriben acerca del rol que las grasas saturadas que se encuentran en la mantequilla y en el aceite de coco juegan en la salud inmunológica, y concluyen que “la pérdida de suficientes ácidos grasos saturados en los glóbulos blancos en la sangre disminuyen su habilidad para reconocer y destruir intrusos foráneos, tales como virus, bacteria y hongo”.

4. La grasa mantiene saludable a tu órgano más grande

La membrana celular está conformada en un gran porcentaje por grasa, y nuestra piel está constituida por un gran número de células. Sin un consumo apropiado de grasas, nuestra piel puede tornarse seca y quebradiza, lo cual le abriría el camino a las infecciones para que entren en nuestros cuerpos.

5. La grasa es buena para tu corazón

Muchos estudios se han hecho acerca de los beneficios de comer grasas saturadas, grasas que se han advertido en los últimos 50 años que deben evitadas. Un estudio en particular se enfoca en la población de las islas del Pacífico, cuyas dietas están conformadas por un 60% de grasas (por el aceite saturado de coco) y prácticamente se ha demostrado que no presentan enfermedades del corazón. (3)

Además, la grasa provee el doble de la energía calórica que dan los carbohidratos (9 calorías por gramo versus 4 calorías por gramo).  Entonces, no sólo te darán energía para aguantar más tiempo, sino que te ayudará a comer menos ya que mantiene al cuerpo satisfecho.

Pero debes mantenerte alejado de las grasas trans. Estos son los verdaderos monstruos malvados, los cuales resultan de añadir átomos de hidrógeno a las grasas saturadas durante el proceso de calentamiento. Estas grasas manipuladas lo único que hacen es ayudar a mantener los alimentos malos sin que se descompongan.

Conclusión

Cómete unas nueces, disfruta de un buen salmón cocinado en aceite de oliva y mantequilla, y añádele un poco de aceite de coco a tu jugo matutino. Empieza a cambiar tu dieta hoy mismo,  y vuelve a meter a esas buenas grasas en tu dieta de nuevo.

Traducido por Luis Castellanos de publicación en LifeHack


(1) Chang CY1, Ke DS, Chen JY.Essential fatty acids and human brain.Chang Neurol Taiwan. 2009 Dec; 18(4):231-41CY1
(2) Black PN1, Sharpe S. Dietary fat and asthma: is there a connection? Eur Respir J. 1997 Jan;10(1):6-12.
(3) Kaunitz H, Dayrit CS. Coconut oil consumption and coronary heart disease. Philippine Journal of Internal Medicine, 1992;30:165-171

comer grasa

 

Sobre Luis Castellanos 2944 Artículos
Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.