Un hombre muere, y va al infierno. Allí descubre que hay un infierno para cada país. Va primero al infierno alemán, y pregunta:

– Qué te hacen acá?; y el ultimo en la fila le dice:
– Aquí, primero te ponen en la silla eléctrica por una hora, luego te acuestan en una cama llena de clavos por otra hora, y el resto del día, viene el diablo alemán, y te da latigazos.

Al personaje no le gustó nada, y se fue a ver en que consistían los otros
infiernos.

Tanto el infierno estadounidense, como el ruso, y el resto de infiernos de distintas naciones hacían lo mismo; entonces, ve que en el infierno venezolano hay una fila llena de gente esperando por entrar.

Intrigado, pregunta al ultimo de la fila:

– ¿ Qué es lo que hacen acá?; y el individuo le dice:
– Aquí te ponen en una silla eléctrica por una hora, luego en una Cama llena de clavos por otra hora, y el resto del día, viene el diablo venezolano, y te da latigazos

– ¡Pero es exactamente igual a los otros infiernos!; ¿porqué hay aquí tanta gente queriendo entrar?.

– Porque nunca hay luz, la silla eléctrica no sirve, los clavos de la cama se los robaron todos; y el diablo viene, firma y se va.

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com