Traducido por Luis R Castellanos de Lifehack


Tengo edad suficiente para recordar cómo se usaba el bastón en la escuela como castigo. Mi papá tiene la edad suficiente para pensar que la prohibición del castigo corporal en las escuelas resultó en la juventud poco disciplinada de hoy. Con todo esto como mis primeras experiencias, hubo un momento en el que hubiera sido mejor asignado a escribir sobre cómo disciplinar negativamente a su hijo.

¿Qué cambió? Afortunadamente, mi esposa me mostró diferentes enfoques de disciplina que fueron muy positivos. Además, estaba abierto a aprender.

Lo que no ha cambiado es que los niños están llenos de problemas con impulsos y emociones que pasan de la tristeza a la felicidad y luego se enojan en un momento. Aunque no somos tan diferentes como adultos con estrés, ansiedad, falta de sueño y estimulantes como el azúcar y la cafeína en nuestras dietas.


¿Castigo como disciplina?

Lo que esto significa es que generalmente tomamos el camino fácil cuando un niño se porta mal y lo castigamos. El castigo puede resolver un problema aislado, pero en realidad no les está enseñando a los niños nada útil a largo plazo.

Probablemente sea hora de que tenga claro lo que quiero decir con castigo y disciplina, ya que estos términos a menudo se usan indistintamente, pero son bastante diferentes.

Disciplina vs Castigo

El castigo es cuando infligimos dolor o sufrimiento a nuestro hijo como castigo. Disciplina significa enseñar. Son todo lo contrario, pero notará que los maestros, padres y entrenadores a menudo confunden las dos palabras.

Entonces, como padres, debemos tener metas claras para enseñar a nuestros hijos. Es un plan a largo plazo: el uso de estrategias que tendrán el impacto más duradero en nuestros hijos es el mejor uso de nuestro tiempo y energía.

Si tiene claro lo que quiere lograr, entonces será más fácil encontrar la mejor estrategia. Cuanto mejor respondamos cuando nuestros hijos se porten mal o no sigan nuestra guía, mejores serán los resultados.


3 estrategias de disciplina positiva para su hijo

Quédese conmigo porque aprecio que muchas personas que leen estos blogs no siempre tienen hijos con control de impulsos. Hemos tenido muchos niños en nuestras clases de artes marciales que eran todo lo contrario. Tenían problemas de concentración, hiperactivos y perturbadores con los demás niños.

La solución fácil es castigar a sus padres sacando a los niños de la clase o castigar al niño con sanciones como tiempos muertos y burpees. Sí, fue tentador hacer todo esto, pero uno de los valores de nuestro club es que lo empujamos hacia arriba en lugar de empujarlo hacia abajo.

Esto significa que es una ganancia a largo plazo generar confianza y seguridad, que se destruye con los castigos constantes.

Estas son las estrategias de disciplina que usamos para generar confianza y seguridad con estos niños hiperactivos.

1. Paciencia

La primera estrategia de disciplina positiva es simplemente ser paciente. Cuanto más paciente sea, más probabilidades tendrá de obtener resultados. Recuerde que dije que necesitamos generar confianza y conexión. Llegará más lejos con este objetivo si tiene paciencia.

Como coach, a veces no era la mejor persona para este puesto, pero teníamos otros entrenadores en el club que podían intervenir aquí. Como padre, es posible que no tenga este lujo, por lo que es muy importante reconocer cualquier mejora que vea y celebrarla.

2. Redirección

La segunda estrategia que usamos es la redirección. Con una redirección, es importante eliminar el «no» de la ecuación. Las opciones son una gran alternativa.

Imagina un escenario en el que estás en un restaurante y tu hijo está llorando. La parte difícil aquí es lograr que su hijo deje de gritar el tiempo suficiente para que usted establezca una conexión. La mayoría de los padres tienen estrategias para calmarse y, si las practica con su hijo, es más probable que sean efectivas.

En el primer momento de calma, puede decir “Tu elección de gritar y llorar en público no es buena. Sería mejor decirlo, papá. ¿Qué puedo hacer para conseguir un helado? » Puede reemplazar esto con una opción adecuada.

El desafío de mantener la calma y reorientar es que debemos tener la mente clara, enfocados y realmente comprometidos en este momento. Si está en su teléfono, hablando con amigos o familiares, pensando en el trabajo o las facturas, perderá esta oportunidad de disciplinar de una manera que tenga beneficios a largo plazo.

3. Reparación y reglas básicas

La tercera estrategia de disciplina positiva es reparar y usar las reglas básicas. Una vez que haya dado la mejor opción y se haya tomado, tiene la oportunidad de reparar este comportamiento para disminuir su ocurrencia y, mejor aún, evitar que vuelva a suceder. Y si establece reglas básicas adecuadas, puede lograr que esto sea una victoria a largo plazo al ayudar a su hijo a mejorar su comportamiento.

Son estas reglas básicas las que lo ayudan a corregir las malas decisiones de su hijo y a dirigir el comportamiento que desea ver.

Consecuencias versus ultimátums

Cuando era niño y estaba siendo castigado. Mis padres trabajaron en un negocio ocupado durante muchas horas, por lo que su opción predeterminada era ir a ultimátums. «Haz eso de nuevo y estarás castigado durante una semana», o «Si te sorprendo haciendo X, te irás a la cama sin cenar».

Mirando hacia atrás, esto funcionó hasta cierto punto. Pero la otra cara es que recordaba más los ultimátums que los tiempos más felices. He aprendido a través de prueba y error con mis propios hijos que las consecuencias son más efectivas sin romper la confianza.


¿Qué hacer cuando se rompen las reglas básicas?

Depende de las consecuencias que utilizas cuando se rompen las reglas básicas.

En la clase de artes marciales, cuando el estudiante hiperactivo rompe las reglas básicas, perderían un turno en un juego o irían al final de la fila en una cola. No queremos avergonzar al niño aislándolo. Pero, por otro lado, debe haber reglas básicas claras y consecuencias proporcionadas.

Sí, hay ocasiones en las que nos gustaría excluir al alumno de la clase, del club e incluso del universo. Una vez más, es aquí donde la paciencia es tan importante y probablemente el control de los impulsos también. Con una consecuencia alcanzable, puede mantener la confianza y es más probable que obtenga el comportamiento a largo plazo que busca lograr.

Curiosamente, ocasionalmente escuchamos una estrategia de los padres de que el pequeño Kevin se ha estado portando mal en casa con su hermana o algo similar. Le gusta el entrenamiento de artes marciales, por lo que el padre reaccionaría sacando a Kevin de la clase de artes marciales como castigo.

Sugerimos que esto sacaría a Kevin de un entorno en el que se comporta de forma positiva. Es probable que eliminarlo de esto sea perjudicial para el cambio que le gustaría ver. Incluso puede sentir vergüenza cuando regresa a la clase y pierde todo el progreso que ha logrado.


Alternativas al castigo

Otra opción es decirle a Kevin que le escriba una carta a su hermana, disculpándose por su comportamiento y explicando cómo se comportará en el futuro.

Si su hijo es demasiado pequeño para escribir, disculpe cara a cara. Para que la disculpa se sienta sincera, es valioso enmarcar previamente o practicar esto entre usted y su hijo antes de dárselo a la persona prevista.

¡No espere que sepan las reglas básicas o lo que está pensando! Será más claro para su hijo y mejor recibido con un poco de práctica. Puede practicar de la siguiente manera: «X es el comportamiento que hice, Y es lo que debería haber hecho y Z es mi promesa de cómo voy a actuar en el futuro». Puede reemplazar XYZ con las acciones apropiadas.

No es necesario que sea una carta o en persona, incluso puede ser un video. Pero tiene que haber una intención de reparar la regla del terreno roto. Si prueba estas estrategias, se compromete completamente con ellas y todavía no llega a ninguna parte.

Pero, ¿qué hacer si estas estrategias no funcionan? Entonces hay mucho que ganar si busca la ayuda de un experto. Lo más probable es que algo esté interfiriendo o limitando su desarrollo.

Esto no significa que su hijo tenga una deficiencia neurológica, aunque esta puede ser la causa principal. Pero significa que puede obtener una vista objetiva y ayuda sobre cómo crear los cambios que le gustaría ver. Recuerde que usar estrategias de disciplina positivas es mejor que un mero castigo.

Hay grupos con los que puede chatear para obtener ayuda. Family Lives UK tiene como objetivo garantizar que todos los padres tengan un lugar al que acudir antes de llegar a un punto de crisis. El NSPCC también proporciona una guía útil para la crianza positiva que puede descargar. [1]


Conclusiones

Entonces, ahí está, los tres puntos clave sobre estrategias que puede usar para disciplinar positivamente a su hijo. ¡El primero es sobre ti! Sea paciente, esté presente y piense qué es lo mejor para el largo plazo. AKA, evita ultimátums y castigos. La segunda es usar una redirección, luego reparar y repetir (reglas básicas) como método de disciplina de 3 pasos.

El uso de estas estrategias de disciplina positiva requiere que usted se comprometa plenamente con su hijo. Una vez más, ser impulsivo rompe la confianza y pierde algunas de las ganancias por las que ambos trabajaron duro.

Por último, las consecuencias son mejores que el castigo. Además, evite avergonzar, especialmente en público a toda costa.


Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com