Abuelo, a veces es bueno andar con un viejito

El cine es una de las pasiones de Isabella. Le encantan los muñequitos y heredé ese gusto. Como todos los abuelos. Porque cada vez que un niño desea ir al cine, el abuelo es  el invitado a pagar película, crispetas y gaseosa.

Antes del cine y como este comienza dos horas más tarde, ella prefiere entrar a una sala grande donde hay diferentes juegos, los cuales disfruta como todos los niños que allí hay. Encuentra los carros chocones y me debo subir a uno, ella a otro, porque es feliz chocando mi carro. Ríe con ganas cada vez que lo hace.

Después, jugar en el futbolín para ganar el partido. No pierde. Sabe cómo jugar y enredarme con una sonrisa para quedar 7 – 3 o en el peor de los casos, 7 – 0-

Terminada esa hora y media de diversión, vamos al cine. No hay por donde pasar. Dos inmensas colas nos impiden llegar a parte alguna, pues una va a la taquilla y otra a la entrada.

Me mira como diciendo: – ¿Qué hacemos? Y yo reviso, busco un amigo, pero nada. No hay cómo llegar a la taquilla.

De pronto, se me ilumina la mente y leo, allá al fondo: “Taquilla prioritaria. Mayores de 60 años, embarazadas”.

Le tomo la mano y le digo con disimulo que vamos a llegar más rápido que todos. Una niña muy cortés nos atiende.

  • Buenas tardes.
  • Por favor, dos boletas.
  • Con mucho gusto.

Ahí entra Isabella a preguntar:

  • Perdón, señorita, ¿Por qué a mi abuelo lo atiende por aquí?
  • Porque esta es una taquilla para personas como su abuelito.
  • Abuelo, a veces es bueno andar con un viejito

Y nos entramos al cine.

Manuel Gómez Sabogal
Sobre Luis R Castellanos 325 Artículos
Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.