Puede sucederle a cualquiera, pero me pasó a mí. En esa época, mi familia residía en Cali y yo aquí, pues laboraba en la Universidad del Quindío. Viajaba cada fin de semana, los viernes y regresaba domingo o lunes en la mañana.

Un viernes, me encontré un amigo, quien iba para el terminal y le pregunté que para dónde viajaba. Inmediatamente, me contestó que para Cali. Yo le respondí que estábamos de buenas, porque iba a visitar a mi familia y qué mejor que viajar acompañado. Nos iríamos conversando y observando el paisaje.

Dicho y hecho, mi amigo se subió al carro y continué mi viaje en buena compañía, imaginé. Pasé por todos los peajes y nada me dijo al respecto. Sin embargo, yo no vi problema alguno. Igual, yo tenía planeado el viaje y estaba preparado. Me preguntó:

  • ¿Qué va a hacer a Cali?
  • Allá tengo mi familia. Y ¿usted a qué va?
  • Quiero pasear, descansar unos días.
  • Me parece bien. Es buena idea…

Y así, continuamos la charla y el viaje. Se hizo agradable y rápido, pues ni nos detuvimos a tomar o a comer algo en el camino. Estábamos muy engolosinados en la charla y en contar anécdotas de diferentes momentos.

Al llegar a Cali, le pregunté:

  • ¿Vas a algún barrio, algún sitio, alguna parte en especial?
  • No, voy para su casa…

Quedé un poco despistado por la respuesta, pero volví a inquirir:

  • En serio, ¿dónde lo dejo, alguien lo espera?
  • No, nadie, no tengo amigos aquí. Voy para su casa…

Y así, llegamos a mi casa y, mi familia un poco desconcertada, pues no les había avisado (yo tampoco sabía). Apenas tuvieron tiempo y organizaron una habitación para que se pudiese quedar mi amigo.

Pasaron dos días, salíamos a caminar por el sector, yo compraba algunas cosas en La 14 y regresábamos.

Al tercer día, me dijo:

  • Se han portado muy bien conmigo en su casa. Muy amables todos. Los quiero invitar a almorzar.
  • Hombre, qué pena. No se moleste. No hay problema. Tranquilo. Todo está bien y en casa están muy contentos con su visita.
  • No, vamos a la sexta. Yo los invito. Hay un restaurante italiano y yo sé dónde queda. No me pierdo y llegamos fácil.
  • Está bien. Acepto la invitación. Ya les digo.

Fue así como les dije que se arreglaran que íbamos a almorzar a la sexta. Que nuestro amigo nos iba a invitar.

Salimos y me orientó. Cuando llegamos a la sexta, me dijo:

  • Por aquel lado. Siga derecho y llegamos. ¿Ve aquel restaurante italiano? Vamos ahí enseguida. Es un restaurante con almuerzo casero muy bueno y barato…

Entramos a un pequeño restaurante de almuerzo ejecutivo, al lado del restaurante italiano que vimos con ansiedad antes de llegar. Se acercó el mesero e inmediatamente mi amigo le dijo:

  • Tráenos el ejecutivo de hoy.
  • Con mucho gusto.

Al terminar, salimos directamente a casa, agradeciendo al amigo por su gentileza y amabilidad.

Mi hija me miraba y yo entendía que no estaba como muy contenta ni con el almuerzo, ni con la visita.

De pronto y como por arte de magia, siendo casi las 4 de la tarde, mi amigo nos dijo:

  • Bueno, quisiera quedarme unos días más, pero debo irme a Armenia. Estoy muy agradecido con ustedes.

Casi al unísono, mi familia le contestó:

  • Con mucho gusto. Ha sido un gran placer.
  • ¿Le pido un taxi?
  • ¿No me va a llevar al terminal, Manuel?
  • El carro está sin gasolina…
  • Ah, bueno. Pidamos el taxi. Gracias

Salió mi amigo e inmediatamente, vino la crucifixión. Entre todos, me iban a matar…


Manuel Gómez Sabogal

Por Webmaster: Luis R Castellanos

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com