Antes de ir a la fiesta

Mi esposa y yo estábamos listos para irnos a una fiesta.

Prendí la luz del porche y la contestadora. Tapé la jaula del loro, saqué la gata al patio y pedí un taxi para poder tomar alcohol tranquilo. Llegó casi enseguida.

Al abrir la puerta de calle para salir, la gata que estaba en el patio, se metió como bólido a la casa, pero no podemos dejarla adentro porque siempre anda tratando de comerse al loro. Entré para atraparla y sacarla nuevamente al patio; subió rapidísimo las escaleras y tuve que perseguirla.

Mientras tanto, mi esposa va y se sienta en el taxi. Precavida, para que el taxista no sepa que la casa quedaba sin gente durante la noche, le dice al chofer:

– Mi marido viene enseguida, subió a despedirse de mi mamá.

Unos minutos después, me meto al taxi.

– Perdón la demora” dije. La coño e madre esa estaba escondida bajo la cama. Tuve que enlazarla con una soga para sacarla. Trató de escaparse, así que la agarré del cogote y le di unos coñazos pero comenzó a sacudirse como loca y la tuve que envolver en una manta porque la desgraciada me quería arañar. Así que para evitar que se escapara, la arrastré por las escaleras y la tiré al patio. ¡Es un demonio, lo que hay que luchar con ella cada vez que salimos!

Los ojos de mi mujer se salían de sus órbitas.

El taxista… paró el auto y me estrechó la mano diciendo

– ¡¡Lo felicito, eso es tener bolas!! Así se hace, lo llevo gratis!!!

Sobre Luis R Castellanos 215 Artículos
Experto en e-Learning, Seguridad y Tecnología. Bloguero, Docente, y orgulloso padre de dos hijos

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.