Con los camellos

Un hombre que tenía 17 camellos y 3 hijos, murió.  Cuando el testamento fue leído, decía que la mitad de los camellos sería para el hijo mayor, un tercio para el segundo y un noveno para el  tercero.¿Qué hacer? Si eran 17 camellos; cómo dar la mitad de 17 al hermano mayor? Uno de los animales debería ser cortado a la mitad? Además, eso no resolvería nada, porque un tercio de 17, sería dado al  segundo hijo. Y la novena parte al tercero.

Los hijos corrieron a buscar al hombre más erudito de la ciudad, un  estudioso, un matemático.  El hombre razonó mucho pero no consiguió encontrar la solución, aunque era un buen matemático.

Entonces alguien sugirió:
–  «Es mejor buscar a alguien que sepa de camellos, no de matemáticas».

Encontraron entonces al Filósofo de Güémez, hombre inculto pero sabio y con mucha experiencia. Le contaron el problema.

El filósofo se rió y dijo:
–  «La solución es muy simple, no se preocupen».
Casualmente alguien le había regalado un camello al Filósofo, y les dijo:
– Les presto este camello para hacer las cuentas. Ahora son 18 camellos

Entonces, procedió a hacer la división. 9 fueron dados al primer hijo,  que quedó satisfecho. Al segundo le tocó la tercera parte – 6 camellos  –  y al tercer hijo le fueron dados 2 camellos, o sea, la novena parte.

Sobró 1 camello: El que fue prestado.

El Filósofo tomó su camello y dijo:
–  «Ya está, ahora ya se pueden ir».

Anónimo

camellos

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com