Traducido por Luis R Castellanos de StyleCaster


Desde vestidos de «piel de culebra» supercortos que aparecieron en la pasarela de Gucci hasta los minis acolchados en colores pastel de Miui Miu, una cosa es segura: la moda de otoño se trata de pensar en corto, y nos referimos a muy corto.

Si bien hoy en día es fácil dar por sentado que los dobladillos suben y bajan en función de los caprichos de los diseñadores más que de declaraciones políticas, no siempre fue así. De hecho, la minifalda tuvo orígenes bastante controvertidos.

Si a alguien se le debe atribuir el mérito de ser pionera en el mini, sería a la diseñadora británica Mary Quant, quien le dijo al New York Daily News este año: «Una minifalda era una forma de rebelarse». La definición cuántica de un mini: el borde inferior de la falda debe llegar aproximadamente hasta la mitad del muslo y no debe caer más de cuatro pulgadas por debajo del trasero.

Aquí, una mirada retrospectiva a cómo surgió una de las mayores tendencias del otoño en primer lugar.


5400-4700 aC: ¿Crees que las minifaldas nacieron durante el terremoto de la juventud en Gran Bretaña en la década de 1960? Piensa otra vez. Los arqueólogos han descubierto figurillas en Europa que datan de 5400-4700 aC vestida con minifaldas. Este tampoco es el único ejemplo inicial de minifalda. Los frescos egipcios antiguos representan acróbatas en minifalda.


1926: Avanzó unos cientos de años y los dobladillos comenzaron a elevarse en serio durante la década de 1920 con la llegada del flapper, pero fue la artista Josephine Baker quien hizo olas con una minifalda hecha de plátanos durante las representaciones de «Folies Bergère» en París.


Década de 1950: mientras que la moda que siguió a la Segunda Guerra Mundial giraba en torno a la falda amplia que llegaba por debajo de la rodilla, la minifalda comenzó a aparecer en películas de ciencia ficción como «Vuelo a Marte» (Flight to Mars) y «Planeta Prohibido» (Forbidden Planet).


1962: La primera referencia directa a la minifalda provino del periódico de Wyoming The Billings Gazette, que describe la minifalda como un artículo controvertido en producción en la Ciudad de México. En la pieza, se describió que la minifalda se detenía veinte centímetros por encima de la rodilla.


1964: Si a alguien se le debe atribuir el mérito de ser pionera en la minifalda, es a la diseñadora británica Mary Quant. Quant abrió lo que se convirtió en la emblemática boutique Bazaar en 1955 en King’s Road, en el barrio londinense de Chelsea. Inspirada por las modas que vio en las calles, Quant levantó el dobladillo de sus faldas en 1964 a varios centímetros por encima de la rodilla, y nació la icónica minifalda. Le puso a la falda el nombre de su coche favorito, el Mini.

Quant no fue el único pionero de la minifalda en ese momento. El diseñador francés André Courrèges también comenzó a experimentar con dobladillos a principios de la década de 1960, y comenzó a mostrar vestidos de la era espacial que llegaban por encima de la rodilla a fines de 1964. Debido a que ambos diseñadores tenían algo que ver con la minifalda, se ha abierto un debate sobre décadas en cuanto a quién la inventó, aunque Quant dijo la famosa frase: «No fuimos ni yo ni Courrèges quienes inventamos la minifalda de todos modos, fueron las chicas de la calle quienes lo hicieron».

Independientemente de quién lo inventó técnicamente, la supermodelo Twiggy se convirtió en la niña del cartel no oficial en el momento para el look de minifalda.

Josephine Baker
Twiggy

1965: La minifalda siguió teniendo un año excepcional en 1965. La modelo Jean Shrimpton causó revuelo cuando vistió una minifalda sin medias, sombrero ni guantes para el Carnaval de la Copa de Melbourne en Australia. La «mini» también recibió un impulso cuando Yves Saint Laurent debutó con sus famosos y muy cortos vestidos “Mondrian”.


1966: Paco Rabanne lanzó la minifalda de malla de plástico en 1966, seguida del minivestido desechable. El mini fue oficialmente una declaración de alta costura.


1967: «Laugh In» de Goldie Hawn debutó en la televisión, inspirando a las niñas de los EE. UU. A ponerse minifaldas y minivestidos copiando su estilo de moda característico.


1968: Consolidando completamente la tendencia, Jackie Kennedy eligió un vestido corto plisado de Valentino cuando se casó con Aristóteles Onassis.


1969: Con las tensiones políticas altas debido a la Guerra de Vietnam, el péndulo de la moda se balanceó, volviéndose cada vez más nostálgico, y los dobladillos cayeron hasta el tobillo en un estilo llamado «maxi». Los dobladillos no habían sido tan largos desde 1914.


1974: La década de 1970 no fue buena para la minifalda, pero Debbie Harry, quien comenzó a liderar a Blondie en 1974, ayudó a revivir la minifalda, usándola regularmente en el escenario. La mini, favorecido por los actos punk de la época, se reinventó en cuero negro y PVC.


1982: La falda rah-rah (o ra-ra) comenzó a tener un momento importante en la década de 1980, a partir de los uniformes de porristas. El Diccionario Oxford señaló esto como el primer renacimiento exitoso de minifaldas y la falda rah-rah incluso apareció en la portada de la revista Time en 1982.


1984: Madonna cautivó a la multitud en los Premios MTV, rodando por el escenario con un minivestido de tul blanco que se asemeja a un vestido de novia. Virginal no lo era.


Década de 1990: Julia Roberts marcó una tendencia en la moda con una falda más corta que una corta y botas hasta los muslos en «Mujer Bonita» (Pretty Woman). Además, a lo largo de la década, las minifaldas se incorporaron al guardarropa de las trabajadoras gracias a la influencia de programas de televisión como “Melrose Place” y “Ally McBeal”.


Década de 2000: Las minifaldas recibieron un impulso en el auge gracias a estrellas como Paris Hilton y Britney Spears, que las usaban con blusas que dejaban al descubierto el estómago.


2009: En reconocimiento al impacto de Quant como pionera en la minifalda, el Correo Real en el Reino Unido lanzó un sello en homenaje a su diseño característico.


2014: prueba de que es solo cuestión de tiempo que lo viejo vuelva a ser nuevo, las pasarelas se llenaron de minifaldas, sobre todo minifaldas inspiradas en el swing de los sesenta. Gucci, Raf Simons de Dior y Hedi Slimane de Saint Laurent tenían fiebre pequeña. «Mi alta costura era todo piernas, piernas, piernas», dijo el diseñador Giambattista Valli al Wall Street Journal, describiendo su colección de alta costura más reciente.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Verificado por MonsterInsights