Traducido por Luis R Castellanos de Gizmodo


De toda la tecnología que usas a diario, probablemente prestes la menor atención a los milagros mecánicos que mantienen segura tu casa o tu morral. Las cerraduras y las llaves existen desde hace milenios, pero están experimentando uno de sus raros cambios históricos: de mecánicos a electrónicos, de aislados a interconectados.

Este cambio es una de las innovaciones más extremas en seguridad desde la invención de la cerradura de pasador de madera en Mesopotamia, hace unos 6.000 años. Mientras que las cerraduras originales dieron a las personas la capacidad de dejar sus pertenencias desatendidas, las cerraduras del futuro podrían servir como asistentes, personalizando la seguridad y haciendo un seguimiento de quién entra y sale.

Si eso es una mejora, en lugar de llevar piezas de metal torcidas y anónimas para entrar en nuestros hogares, evidentemente que es una pregunta abierta.


El origen de la cerradura

Los primeros mecanismos de bloqueo conocidos fueron descubiertos por arqueólogos a mediados del siglo XIX en el Palacio de Khorsabad en el actual Irak. El rudimentario sistema de llave y cerradura se remonta al año 4000 a. C., cuando el área habría sido el reino mesopotámico de Asiria. El diseño de madera es notablemente similar a las cerraduras modernas, o al menos el principio subyacente es el mismo.

Se conoce como bloqueo de pasador. Básicamente, los pasadores de longitud variable dentro del mecanismo de bloqueo evitarían que la puerta se abriera a menos que se insertara la llave adecuada. La llave empujaría los pasadores hacia arriba para que el pestillo de madera que mantenía segura la puerta pudiera quitarse del camino.

En este punto de la historia, la única alternativa a esta simple cerradura para asegurar una puerta habría sido apostar un guardia allí. Para que se pueda comprender la conveniencia.

Cerradura en la Antigua Mesopotamia

Los antiguos egipcios mejoraron el diseño mesopotámico y se les atribuye en gran medida la popularización del uso de una llave y una cerradura en la arquitectura. Aunque el mecanismo de bloqueo todavía estaba hecho de madera, los egipcios a menudo usaban latón para los pasadores.

El principio simple de llave y pin ha perseverado a lo largo del siglo. Se extendió de Egipto a Grecia y finalmente al Imperio Romano, donde se adaptó aún más a cerraduras más pequeñas que podían asegurar cofres y cajones. Aparentemente, los romanos ricos usarían sus llaves como anillos para que otros patricios supieran que eran lo suficientemente ricos como para poseer cosas que necesitaban protección.


La era de la llave maestra y la ganzúa

El diseño básico de la cerradura de pasador de madera se mantuvo prácticamente sin cambios hasta la Edad Media, cuando los artesanos ingleses fabricaron las primeras cerraduras con protección, totalmente metálicas. Estas cerraduras cuentan con un ojo de cerradura con un cilindro en el otro extremo. Dentro del ojo de la cerradura había una serie de placas concéntricas, o guardas, que bloquearían el giro de una llave a menos que el patrón de muescas en la llave coincidiera con el patrón de las guardas. Si la llave girara libremente, engranaría o desengancharía el cerrojo al girar.

Las cerraduras protegidas siguen en uso hoy en día, aunque se encuentran principalmente en sitios históricos donde han estado manteniendo alejados a los impostores durante siglos. Las llaves en sí mismas resultarán familiares para cualquiera que alguna vez haya soñado con vivir en un castillo o unirse a una sociedad secreta. ¡Son hermosas!

Pero los hermosos artilugios tienen sus fallas. Los patrones de protecciones y muescas brindaban la seguridad de evitar que la llave de una cerradura girara en otra. Sin embargo, si conocía la forma básica correcta de la llave, podría limar las muescas de la llave para evitar las protecciones por completo, haciendo una llave maestra. De esta manera, la clave sería esencialmente una muesca gigante, libre de girar sin obstrucciones más allá de cualquier arreglo de protecciones. La característica fue útil para el señor que quería poder abrir todas las puertas de su castillo. Fue aún más útil para el ladrón que también quería abrir todas las puertas del castillo.

Si bien no eran perfectamente seguros, estos candados protegidos marcaron el comienzo de una nueva era de artesanía. Se emplearon trabajadores metalúrgicos calificados como cerrajeros, diseñando y construyendo cerraduras y llaves ornamentadas que coincidían con la arquitectura del edificio o propiedad. Al manipular las formas de los ojos de cerradura y agregar complejidad a las salas, los cerrajeros podrían aumentar la seguridad. Pero la mano de obra de las llaves maestras avanzó junto con la de las cerraduras. A finales del Renacimiento, surgieron docenas de diseños diferentes y forzar cerraduras se convirtió en un oficio en sí mismo. Naturalmente, el deseo de crear una cerradura que no se pueda abrir se volvió primordial.


Los inicios de la cerrajería moderna

La era industrial marcó el comienzo de una nueva era de cerraduras sofisticadas y estableció aún más a los ingleses como expertos en seguridad. En 1778, Robert Barron patentó una cerradura de pestillo de palanca de doble acción. Mientras que la antigua cerradura de pestillo se desconectaba cuando se levantaban todos los pasadores, el nuevo diseño requería que sus dos a cuatro palancas separadas se levantaran a alturas específicas y diferentes. Barron llamó a su invento «una cerradura mucho más segura que cualquier otra hecha hasta ahora».

Sin embargo, la cerradura todavía no estaba completamente segura. Con las herramientas y habilidades adecuadas, se podía forzar la cerradura, aunque era más difícil en cerraduras con más palancas involucradas. Agregar más variables aumentaría la seguridad, por lo que no pasó mucho tiempo antes de que otro inglés superara el diseño de Barron.

Joseph Bramah

En 1784, Joseph Bramah patentó una cerradura de alta seguridad que todavía se fabrica y vende en Londres. El diseño permanece prácticamente sin cambios. Una llave cilíndrica presiona una serie de obleas dentro del mecanismo de bloqueo que tiene un propósito similar al de las palancas de la cerradura de Barron: la llave derecha golpea las obleas a profundidades específicas y retrae el cerrojo. Bramah estaba tan seguro de la seguridad de su candado que mostró un «candado de desafío» en la ventana de su tienda en 1790 y ofreció 200 guineas de oro a cualquiera que pudiera abrirlo. (Esa cantidad de oro vale alrededor de $ 200,000 en la actualidad). Permaneció sin recoger hasta que el cerrajero estadounidense Alfred C. Hobbs lo descifró con éxito en la Gran Exposición de 1851. Le tomó 51 horas.

Sin embargo, la superioridad de la cerradura Bramah no impidió que otros innovaran. En 1817, un robo en los Astilleros Reales de Portsmouth llevó al gobierno británico a realizar un concurso para la creación de una cerradura que no pudiera abrirse sin la llave adecuada. El premio de £100 fue para Jeremiah Chubb, quien mejoró el diseño de Barron con su propia cerradura de palanca. Agregó una función de rebloqueo incorporada: el llamado bloqueo del detector se atascaría intencionalmente si se inserta la llave incorrecta. Solo la llave adecuada podría abrir la cerradura. La cerradura del detector Chubb también permaneció abierta hasta la Gran Exposición cuando, nuevamente, Alfred C. Hobbs la abrió.

Cerradura de Jeremiah Chubb

La legendaria exhibición de Hobbs en la Gran Exposición marcó el comienzo del fin del reinado de Inglaterra como maestros de la cerrajería. “Antes de que se inaugurara la exposición, creíamos que teníamos las mejores cerraduras del mundo”, informó The Times, “y entre nosotros, Bramah y Chubb eran considerados tan inexpugnables como Gibraltar”. La innovación estadounidense acabaría con esa tradición.


Volver a lo básico

Cuando Hobbs conmocionó a la Gran Exposición de 1851, el futuro de la seguridad ya estaba ocurriendo en los Estados Unidos. En 1843, Linus Yale Sr. patentó su cerradura de pasador y tambor, ahora conocida simplemente como la cerradura de Yale. El diseño fue esencialmente una mejora en la simple cerradura de pestillo de madera creada por los egipcios. Linus Yale Jr. mejoró el diseño en 1861, inventando la ahora omnipresente llave ranurada plana con muescas en los bordes. Este es probablemente el mismo tipo de cerradura que tiene en su puerta de entrada.

Alfred C Hobbs
Linus Yale Sr
Linus Yale Jr

La genialidad de la cerradura Yale es su combinación de simplicidad y seguridad. En lugar de agregar más palancas o llaves complicadas, el diseño de Yale perfeccionó la antigua cerradura de pestillo. Sin embargo, la llave compacta que abre la cerradura marca la diferencia. Con ranuras laterales y muescas cortadas para adaptarse a una cerradura específica, la llave se deslizará en el ojo de la cerradura y moverá los pasadores con resorte. El mecanismo de bloqueo contiene un tapón que debe girar para lanzar el pestillo. Para girar el enchufe, la llave tiene que sacar esos pines del camino.

Cada pin se divide en dos partes: un pin de controlador y un pin de llave. Las muescas en la llave empujan los pasadores con resorte hasta un punto específico.

Si es la llave correcta, los pasadores de la llave caen en las muescas y los pasadores del conductor permanecen por encima de la línea de corte. (Ese es el espacio entre el enchufe de la cerradura y la carcasa). Una vez que todos los pasadores estén correctamente alineados, el enchufe puede girar y retraer el cerrojo. Todo el proceso se ve así:

En el transcurso del próximo siglo y medio, los cerrajeros seguirían introduciendo nuevos diseños y mejorando el diseño de Yale. Sin embargo, a principios del siglo XX, llegó uno de los primeros indicios de que una cerradura podría hacer algo más que abrir o cerrar un pestillo. En 1909, Walter Schlage patentó una cerradura de puerta que podía encender y apagar las luces.

Más tarde, Schlage inventaría la cerradura cilíndrica de pestillo con un mecanismo de bloqueo de botón, una pequeña innovación conveniente en el diseño de Yale que probablemente haya usado un millón de veces en hogares y negocios. La empresa que fundó Schlage sigue siendo uno de los mayores fabricantes de cerraduras del mundo. Pero su idea de que una cerradura podría ser más que una cerradura tendría que esperar hasta la era digital para florecer.


El futuro intuitivo de las cerraduras y llaves

El desarrollo de la seguridad física es mucho más complicado que una historia lineal de cerraduras y llaves. Los antiguos romanos también fueron pioneros en las primeras cerraduras de combinación, transformando la llave de un objeto a una idea. James Sargent avanzó aún más en esta idea al inventar la primera cerradura con combinación de llave intercambiable del mundo en 1857. Sargent hizo que las cerraduras fueran más inteligentes cuando creó la primera cerradura con tiempo del mundo, que solo se abría a una hora determinada, y las cerraduras con retardo de tiempo, que solo se abrió después de un cierto intervalo, en 1873 y 1880, respectivamente.

La idea de una cerradura intuitiva que solo se abría para una determinada persona en un momento determinado despegó a finales del siglo XX. Tor Sørnes patentó la primera cerradura con tarjeta electrónica en 1975, lo que abrió un nuevo mercado para las cerraduras programables. En las últimas décadas, las cerraduras eléctricas han hecho uso de todo tipo de métodos de autenticación, desde contraseñas hasta datos biométricos como las huellas dactilares. Las claves digitales, como los tokens de seguridad y las etiquetas RFID, nos han brindado un mundo en el que las ráfagas de luz infrarroja o las secuencias de unos y ceros abrirán puertas. Ahora puedes incluso abrir algunas puertas con tu cara.

Hasta hace poco, la tecnología de control de acceso más moderna estaba reservada para el gobierno y las empresas. Instalar un sistema de seguridad de reconocimiento facial no es barato. Sin embargo, a medida que Internet de las cosas se vuelve más omnipresente, las compañías de cerraduras más antiguas del mundo buscan formas de poner las tecnologías más nuevas en los hogares de las personas. El objetivo final, al parecer, es acabar con la clave física que se puede perder y falsificar.

Leer más acerca de Internet de las Cosas

Los veteranos en cerraduras, como Yale y Schlage, junto con un número creciente de nuevas empresas, tienen la intención de liderar el camino hacia un futuro sin llaves. Este año, ambas compañías anunciaron nuevos candados conectados que se abrirán con solo deslizar un teléfono inteligente o incluso con el sonido de su voz. La nueva cerradura Sense de Schlage funciona con Apple HomeKit para que pueda usar Siri para abrir su cerrojo. También funciona con una llave antigua.

De hecho, ya los carros se prenden sin necesidad de llaves y las puertas se abren también sin llaves, sólo con la proximidad de la «llave» digital. estamos viviendo en el futuro hoy.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Verificado por MonsterInsights