El Perrito, la Pantera y el Mono

 Un día se pierde un perrito casero en la jungla del Congo.

De repente ve a lo lejos que viene una pantera enorme a toda carrera.

Al ver que la pantera se lo va a devorar, piensa rápido qué hacer.

En eso, ve un montón de huesos de un animal muerto y empieza a mordisquearlos.

Entonces, cuando la pantera está a punto de atacarlo, el perrito dice:

– ¡Ah!, ¡Qué rica pantera me acabo de comer!

La pantera lo alcanza a escuchar y frenando en seco, gira y sale despavorida pensando:

– ¡Quién sabe que animal será ese, no me vaya a comer a mí también!

Un mono que andaba trepado en un árbol cercano y que había visto y oído la escena, sale corriendo tras la pantera para contarle cómo la engañó el perrito:

– «Cómo serás pendeja, esos huesos ya estaban ahí. Además es un simple perrito.»

El perrito alcanza a darse cuenta de la cabronada del mono.

Después que el mono le contó a la pantera la historia de lo que vio, ésta le dice al mono:

– ¡Súbete a mi espalda, vamos donde ese perro a ver «quién se come a quién»! Y salen corriendo a buscar al perrito.

El perrito ve a lo lejos que viene nuevamente la pantera, y esta vez con el mono chismoso. -¿Y ahora qué hago?, piensa todo asustado el perrito.

Entonces, en vez de salir corriendo, se queda sentado dándoles la espalda como si no los hubiera visto, y en cuanto la pantera está a punto de atacarlo de nuevo, el perrito dice:

-«¡Este mono hijo de puta, hace rato que lo mandé a traerme otra pantera y todavía no aparece!»

MORALEJA: «EN MOMENTOS DE CRISIS, SOLO LA IMAGINACIÓN ES MAS IMPORTANTE QUE EL CONOCIMIENTO». Procura ser imaginativo como el perrito, evita ser pendejo como la pantera, y nunca seas tan hijo de puta como el mono.

Sobre Luis Castellanos 2944 Artículos
Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.