El síndrome del emprendedor quemado

A día de hoy ya todos conocemos los riesgos de acabar quemado (burnout, en inglés). Los estudios demuestran que conduce a problemas relacionados con el trabajo, como la insatisfacción laboral, el ausentismo, la toma de decisiones ineficaces y la rotación, así como también a problemas relacionados con la salud, como la depresión, las enfermedades cardíacas e incluso la muerte. La investigación también revela algunas de las causas comunes del agotamiento, como la falta de autonomía, el compromiso, la motivación y la pasión.

Sin embargo, dado que gran parte de esta investigación ha analizado a los empleados de grandes organizaciones, sabemos menos sobre qué aspecto tiene el agotamiento para otro tipo de trabajadores. Queríamos estudiar un grupo que parece ser más susceptible al agotamiento: los emprendedores.

Hay pruebas que sugieren que los emprendedores corren más riesgo de agotarse porque tienden a ser extremadamente apasionados con su trabajo y están más aislados socialmente, tienen redes de seguridad limitadas y operan en alta incertidumbre. Esto tiene importantes consecuencias para el crecimiento económico: es probable que el fracaso y la quiebra de empresas emprendedoras contribuyan de manera significativa a los 300.000 millones de dólares (unos 265.000 millones de euros) que el agotamiento le cuesta a día de hoy a EE. UU.

Llevamos a cabo un estudio para ver qué factores conducen a un mayor desgaste entre los emprendedores. Específicamente, analizamos si la pasión por el trabajo, el ajuste laboral y las creencias sobre el destino (la creencia de que una carrera empresarial exitosa es algo que está “destinado a ocurrir”) hace que los emprendedores sean más o menos propensos a experimentar agotamiento. Se ha demostrado que estos factores afectan de manera significativa a cuestiones como el estrés y el rendimiento empresarial.

Encuestamos a 326 miembros de la organización Business Networking International (BNI) en una región del suroeste de Estados Unidos. BNI es la organización de redes de emprendedores más grande del mundo, con más de 2.800 secciones en 50 países. Los miembros se reúnen semanalmente para establecer relaciones e intercambiar referencias y otros recursos. Dentro de nuestra muestra, el 59,6% de los encuestados eran hombres y la edad promedio era de 47,4 años. Estas personas trabajaron en una variedad de industrias, desde servicios y finanzas hasta manufactura y comercio. La mayoría (95,6%) de nuestros encuestados trabajaba en pequeñas empresas con 250 trabajadores o menos y la duración media en estos trabajos era de 8,59 años (nuestros datos no muestran si estos emprendedores son dueños de negocios o fundadores).

Nuestra encuesta formuló una serie de preguntas para medir la pasión por el trabajo de los emprendedores, el ajuste laboral, las creencias de destino del trabajo y la tendencia a experimentar el agotamiento. Definimos el trabajo adecuado como la forma en que la persona pensaba que su trabajo actual coincidía con su trabajo ideal. Definimos que la pasión por el trabajo tenía una fuerte inclinación hacia el trabajo que a uno le gustaba y consideraba importante. Queríamos medir tanto la pasión armoniosa (que alguien esté motivado por el trabajo porque les aporta satisfacción y es una parte importante de lo que son) y la pasión obsesiva (que el trabajo es importante para alguien debido a su estatus, dinero, u otras recompensas que trae).

Para las creencias sobre el trabajo, nuestras preguntas fueron diseñadas para medir cómo las personas pensaban que su carrera evolucionaría con el tiempo. Las personas se dividieron en dos grupos: personas con una mentalidad flexible, que creían que una carrera como emprendedor puede desarrollarse a lo largo del tiempo y personas con una mentalidad fija (de destino), que pensaban que un paso profesional es correcto o incorrecto y que el éxito como emprendedor está o no destinado a existir. Para medir el agotamiento, le hicimos preguntas a la gente, como si se sentían cansadas cuando enfrentaban otro día en el trabajo, si dudaban de la importancia de su trabajo y si se sentían eufóricas cuando lograban algo en el trabajo. Todas nuestras preguntas de la encuesta se basaron en escalas validadas.

Nuestros hallazgos muestran que, a pesar de que los emprendedores generalmente tenían la autonomía para diseñar sus trabajos, su pasión, sentido del trabajo y la probabilidad de experimentar agotamiento variaban. Los emprendedores de nuestra muestra, en promedio, dijeron que experimentaron cierto nivel de agotamiento. Sin embargo, algunos estaban más quemados que otros: el 25% de los emprendedores se sentía moderadamente quemado, mientras que el 3% se sentía muy agotado. Encontramos que la mayoría de los emprendedores apuntaban a altos niveles de ajustes laborales (4,26 en una escala de 5 puntos), puntuaron alto en pasión armoniosa (3,90) y obtuvieron una puntuación promedio en pasión obsesiva (2,58) y creencias de destino (2,79).

Descubrimos que los emprendedores que reportaron altas puntuaciones de pasión obsesiva tenían más probabilidades de decir que experimentaban agotamiento que aquellos que reportaron altas puntuaciones de pasión armoniosa. Los emprendedores obsesivamente apasionados informaron sentir que el trabajo era más agotador emocionalmente y que trabajar todo el día requería un gran esfuerzo. Indicaron sentirse frustrados por su trabajo e incluso que los estaba desmoronando. Para algunos emprendedores, su agotamiento causó un estado constante de ansiedad y estrés. También encontramos que entre los emprendedores con pasión obsesiva, aquellos con una mentalidad fija eran aún más propensos al agotamiento.

El lado oscuro de la pasión

Echemos un vistazo más de cerca a la conexión entre la pasión y el agotamiento. Los emprendedores que señalaban tener altos niveles de pasión armoniosa informaron haber experimentado altos niveles de concentración, atención y asimilación durante su trabajo. Si bien estos emprendedores dijeron que a menudo se sentían totalmente cautivados por su trabajo, también se permitían descansos y tenían más flexibilidad. Además, sentían que su carrera empresarial les permitía vivir una variedad de experiencias memorables y reflexionar sobre las cualidades que les gustaban de ellos mismos. En general, estos emprendedores armoniosamente apasionados pudieron equilibrar su trabajo con otras actividades en sus vidas sin experimentar conflictos, culpa o efectos negativos cuando no se involucraron en el trabajo. En consecuencia, descubrimos que esos emprendedores tenían una posibilidad significativamente menor de sufrir sensaciones de agotamiento.

Por el contrario, los emprendedores obsesivamente apasionados por su negocio veían su carrera como importante debido a ciertas presiones o resultados. Les preocupaba la aceptación social, el estado, el dinero y otros resultados asociados con ser un emprendedor. Indicaban altos niveles de ajuste laboral (4,5) pero también informaron de que les resultaba difícil prestar atención en el trabajo; a menudo se distraían al pensar en los roles y responsabilidades que estaban descuidando (como la familia y mantenerse saludables) debido a su pasión obsesiva. Dijeron que no podían vivir sin su trabajo y que sentían un fuerte impulso de trabajar en sus empresas 24 horas al día 7 días a la semana. Además, se sentían emocionalmente dependientes de su trabajo, tenían dificultades imaginando sus vidas sin su trabajo y sentían que su estado de ánimo dependía de que ellos pudieran trabajar.

La importancia de una mentalidad flexible

También se decían que una mentalidad fija moderaba la relación entre el ajuste laboral y el agotamiento. Esto significa que los emprendedores con una mentalidad fija consideraban que sus sentimientos de trabajo eran tan rígidos que influían en sus sentimientos de pasión y, por lo tanto, conducían al agotamiento.

Extrapolemos un par de ejemplos de nuestros datos para ver cómo se ve esto en la práctica. Peter (nombre inventado) es un emprendedor que reportó un alto nivel de preparación laboral y una mentalidad fija. Al definir toda su vida en torno a su trabajo, se vio consumido por su carrera, ya que creía que estar en su trabajo ideal era algo que era poco probable que volviera a ocurrir. Esto sumergió a Peter en su estilo de vida actual como emprendedor y se obsesionó con sus negocios y finalmente esto lo llevó al agotamiento.

Vamos a contrastarlo con Sarah (no es su nombre real), quien reportó un alto nivel de ajuste laboral y una mentalidad flexible. Sarah no le dio tanto valor al puesto de trabajo, ya que creía que había más de una carrera perfecta para ella. Entonces, aunque realmente le gustaba ser emprendedora, no veía el emprendimiento como el único lugar correcto para ella. Esto hizo a Sarah mucho más flexible en cuanto a cómo veía su carrera y la llevó a disfrutar verdaderamente de su trabajo, haciéndola menos propensa a quemarse.

En resumen, nuestros hallazgos muestran que el ajuste laboral, la pasión, la mentalidad y el agotamiento están inextricablemente unidos. Comprender que la pasión es un arma de doble filo puede ayudar a los emprendedores a controlar sus motivaciones y su comportamiento laboral y puede evitar que el agotamiento perjudique sus carreras. Del mismo modo, aprender a pensar con más flexibilidad sobre su carrera también puede ayudarle a evitar el agotamiento.

Vía Harvard Business Review
Sobre Luis R Castellanos 215 Artículos
Experto en e-Learning, Seguridad y Tecnología. Bloguero, Docente, y orgulloso padre de dos hijos

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.