Dos mujeres, señoritas solteronas ellas, tenían una farmacia heredada de su padre. Un día entra un hombre y pide un condón. Una de las mujeres le saca uno talla 42.

– “No, es pequeño”, dice el hombre.

Le saca uno talla 44.

– “No, creo que todavía es pequeño”.

Saca y saca, y la última talla que le queda es un 50,  pero el hombre dice que no, que es pequeño.  Entonces la mujer grita:

– “¡¡Hermenegilda, el señor necesita un condón talla 52 y ya no nos quedan, ¿qué le ofrezco?!!”

Y Hermenegilda contesta:

– “¡Casa y comida, …¡¡¡y la mitad de la farmacia!!!

Por Webmaster: Luis R Castellanos

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com