Me gusta lo que hago

En uno de mis viajes a Japón tuve la oportunidad de tener una de las experiencias más fascinantes de mi vida, había sido designado por mi país Colombia como representante a la IX Academia Internacional de Liderazgo que patrocinaba la JCI Japón. Al terminar el evento viaje a Tokio preparándome para regresar y por supuesto no podía perder la oportunidad de dirigirme a un centro comercial para hacer algunas compras de última hora.

Al entrar en el centro comercial, vi a una pequeña dama, vestida a la usanza japonesa, regalarme una cálida sonrisa y darme la bienvenida lo cual hizo que me sintiera muy bien. Mientras compraba, de vez en cuando me volteaba para observarla, y realmente me sorprendió el ver que ella daba la misma sonrisa a todos los clientes que entraban al centro comercial.

Comencé a preguntarme a mí mismo si alguna vez ella se sentiría cansada de hacer lo mismo una y otra vez, así que me encaminé hacia ella y le pregunté:

– “Me permite hacerle una pregunta: ¿no se cansa usted de hacer este trabajo? por curiosidad, ¿me podría contar cuánto tiempo lleva haciéndolo?”

La dama me regaló otra de sus maravillosas sonrisas y dijo:
– “Yo he estado trabajando aquí por los últimos 10 años y me encanta mi trabajo”.

Yo me quedé asombrado con la respuesta y le pregunté de nuevo:
– “¿Por qué le gusta tanto su trabajo? ¿No se siente aburrida, cansada al hacer lo mismo todos los días?”

Con una nueva sonrisa me dijo:
– “La verdad no me queda tiempo para pensar que estoy aburrida ya que el Centro comercial siempre está lleno y a todos les gusta recibir mis sonrisas, además así sirvo a mi país”.

La respuesta me sorprendió y entonces le dije:
– “¿Sirve a su país sonriendo?”

La pequeña dama dijo:
– “Sí, señor, yo sonrío a todos los clientes que llegan al centro comercial y ellos se sienten felices y relajados, lo cual hace que compren más; mi jefe está feliz y me paga más, y mis clientes a quienes yo sonrío me regalan sus sonrisas y yo me siento feliz. Como mi jefe me paga más yo puedo atender mejor a mi familia y al atender mejor a mi familia, ellos están felices. Cuando los clientes nos compran, la demanda por los productos aumenta y al hacerlo, hay más fábricas, más empleos y la gente cuando tiene trabajo se pone feliz. Como la mayoría de nuestros clientes son extranjeros, entran divisas y las divisas generan riqueza para todo el país. La gente como usted, que le agrada nuestro servicio, visita nuestro país más a menudo y además le cuenta a su familia y amigos lo cual hace que mi país consiga más visitantes, más dinero, más empleos y más gente feliz. Así es como sirvo a mi país”.

Sorprendido con su respuesta y su actitud, le di las gracias y me quedé pensando: ¡Qué maravilloso sería que nosotros, los hispanos, aprendiéramos a ser felices, a valorar nuestro trabajo y a ser responsables de nuestra riqueza!, y decidí entonces compartir este mensaje para invitar a todos aquellos que lo lean a ser parte del cambio de actitud que puede marcar el cambio de nuestro futuro.

John Moreno “The Dream Catcher”
http://www.johngmoreno.com/

japonesa

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com