Traducido por Luis R Castellanos de VOX


La economía estadounidense no se detiene cada vez que hay una gran tormenta de nieve. Y por eso, podemos agradecer los 15 millones de toneladas de sal que tiramos en nuestras carreteras y aceras cada invierno para derretir la nieve y el hielo.

Hay grandes ventajas de poner sal en las calles. Un estudio de 1992 encontró que esparcir sal puede reducir los accidentes automovilísticos en un 87 por ciento durante y después de una tormenta de nieve. (La sal funciona al reducir la temperatura de congelación del agua, lo que evita que se forme hielo). El deshielo permite que el tráfico siga en movimiento, un beneficio que vale muchos miles de millones de dólares.

Pero la sal para carreteras también tiene importantes inconvenientes: la sal es corrosiva y mastica automóviles, camiones, hormigón y puentes de acero. Peor aún, cuando toda esa sal se disuelve y se lava, se acumula constantemente en ríos y arroyos. En algunas áreas, eso hace que el agua potable sea más salada, una mala noticia para las personas que intentan reducir su consumo de sodio. La sal en esos cursos de agua también mata peces, plantas y anfibios. En algunas áreas, los alces y los alces se sienten atraídos por la sal y deambulan por las carreteras, lo que aumenta el riesgo de accidentes.

«Nos hemos vuelto adictos a la sal en los últimos 50 años, y ahora estamos descubriendo que existen todos estos costos ocultos», dice Xianming Shi, profesor asociado de ingeniería civil y ambiental en la Universidad Estatal de Washington. Estima que EE.UU. ahora gasta $2.3 mil millones cada año para quitar la nieve y el hielo de las carreteras. Luego cuesta otros $ 5 mil millones para pagar el daño resultante causado por la sal. Y eso sin contar el costo de salar ciudades o caminos rurales.

Entonces, en los últimos años, algunos estados y localidades han estado buscando formas de reducir su dependencia de la sal para carreteras. Hay trucos comunes como el pre-salado de las carreteras antes de que lleguen las tormentas, lo que evita que el hielo se pegue en primer lugar. Existen remedios exóticos, como agregar jugo de remolacha a la mezcla para descongelar, que puede ayudar a que la sal se adhiera en su lugar y disminuir la cantidad necesaria.

Y eso es solo hoy. Ingenieros como Shi han estado trabajando en tecnologías más futuristas, como quitanieves «inteligentes» que ahorran más con sal o pavimento sin hielo.

Desafortunadamente, nadie ha descubierto aún una alternativa perfecta a la sal, que sigue siendo la forma más barata y fácil de descongelar las carreteras. Pero la búsqueda ha comenzado, especialmente porque Estados Unidos ha experimentado una gran escasez de sal en los últimos inviernos, y otras opciones comienzan a parecer más atractivas.


Cómo Estados Unidos se acostumbró a la sal para carreteras

Antes de la Segunda Guerra Mundial, pocas ciudades de EE. UU. usaban sal en el invierno. Cuando nevaba, los gobiernos locales limpiaban las carreteras y luego esparcían arena y cenizas para mejorar la tracción. Los coches se pondrían cadenas para la nieve. Y la gente en general aceptaba que las carreteras no siempre eran transitables en condiciones de hielo.

Pero a medida que las carreteras de Estados Unidos se expandieron y se volvieron cada vez más cruciales para la economía, eso cambió. Cada vez más, los camioneros y los viajeros necesitaban poder conducir en todas las condiciones. El gobierno estatal de New Hampshire fue el primero en usar sal en las carreteras entre 1941 y 1942, y la práctica se extendió a medida que crecía el sistema de carreteras interestatales.

Para 2013, 26 estados rociaban aproximadamente 17 millones de toneladas de sal en sus carreteras cada invierno. (El uso puede variar enormemente según el estado: una encuesta anterior del Consejo Nacional de Investigación encontró que Massachusetts usaba alrededor de 19,5 toneladas por milla de carril, mientras que Idaho usaba solo 0,5 toneladas).

Para decirlo de otra manera, mientras que el consumo varía cada año, EE. UU. ahora pone aproximadamente 10 veces más sal en sus carreteras que en los alimentos procesados.

La sal para carreteras es básicamente cloruro de sodio, muy parecida a la sal de mesa, y proviene de los depósitos que quedaron después de que los océanos prehistóricos se evaporaran, con enormes minas en Ohio, Michigan, Nueva York, Kansas y Luisiana. A menudo, se mezclan productos químicos adicionales. Por ejemplo, la sal para carreteras es menos eficaz para derretir el hielo cuando las temperaturas descienden por debajo de los 20 grados Fahrenheit; cuando hace mucho frío, se mezclan otros productos químicos como el cloruro de magnesio o el cloruro de calcio.

En los últimos años, sin embargo, ha habido escasez de sal. Los funcionarios estatales y locales a veces han tenido problemas para conseguir suficiente sal para sus carreteras, después de que el invierno particularmente brutal de 2013 agotara las reservas. En algunas áreas, los precios de la sal han subido hasta un 30 por ciento. Ciudades como Milwaukee están tratando de racionar la sal que tienen. Y eso ha llevado a una búsqueda de alternativas.


Las desventajas de poner sal en las carreteras

La sal, después de todo, tiene muchos inconvenientes. Puede corroer el acero en automóviles, camiones, puentes y varillas de refuerzo en el concreto, lo que debilita la valiosa infraestructura. Los departamentos de transporte pueden agregar productos químicos a la sal para inhibir la corrosión o agregar revestimiento al acero, pero esto se vuelve costoso. Un estudio en Utah estimó que la corrosión por sal ahora le cuesta a los EE. UU. $ 16 a $ 19 mil millones por año.

Igual de alarmante, cuando esa sal se disuelve y se divide en sodio y cloruro, se lava en ríos y arroyos. El cloruro, en particular, no se filtra naturalmente por el suelo y se acumula en las vías fluviales. En diciembre de 2014, un estudio realizado por el Servicio Geológico de EE. UU. encontró que los niveles de cloruro estaban aumentando en el 84 % de los arroyos urbanos estudiados, y el 29 % excedía los límites de seguridad federales de 230 miligramos por litro durante al menos parte del año.

Hasta cierto punto, eso es una preocupación para los humanos. El estadounidense promedio ya tiene demasiada sal en su dieta, y beber agua salada no es tan saludable. (El cloruro de sodio es esencial para la vida, pero en exceso se ha relacionado con la presión arterial alta e incluso con enfermedades cardiovasculares). En 2009, el USGS dijo que alrededor del 2 por ciento de los pozos de agua potable de EE. UU. que estudió tenían niveles de cloruro superiores al umbral recomendado por la EPA.

Pero es un problema aún mayor para todos los demás organismos de agua dulce en esos lagos y arroyos. Como informó Nina Rastogi para Slate en 2010, los niveles altos de cloruro interfieren con la capacidad de los anfibios para regular cómo pasan los fluidos a través de sus pieles permeables. La salinidad adicional también puede afectar los niveles de oxígeno y crear zonas muertas en los lagos. Los productos químicos adicionales que se agregan a la sal para carreteras pueden causar la muerte de los peces. Y el suelo salado cerca de las carreteras puede matar árboles y otras plantas.

Quizás el efecto más inesperado viene con los animales terrestres. Los alces, alces y otros mamíferos visitan las salinas naturales para llenarse de sodio. Pero durante el invierno, a menudo deambulan por caminos salados, lo que aumenta las posibilidades de choques y atropellos.


Por qué es difícil encontrar alternativas a la sal para carreteras

Por todas esas razones, muchos funcionarios estatales y locales han estado buscando formas de reducir el uso de sal en las carreteras. En 2013, el Departamento de Transporte de EE. UU. estableció el Centro para el Transporte Ambientalmente Sostenible en Climas Fríos, donde Xianming Shi es subdirector. Señala que hay un puñado de ideas diferentes por ahí:

1) Presalar el camino antes de una tormenta. Si los funcionarios tienen una advertencia anticipada de una tormenta, pueden esparcir sal en las carreteras de antemano. Esto evita que el hielo se adhiera al pavimento y disminuye la necesidad de salar después del hecho. La EPA dice que esto puede reducir el uso de sal entre un 41 y un 75 por ciento y es mejor hacerlo dos horas antes de la tormenta. Diluir la sal con un poco de agua para permitir que se extienda también puede ayudar.

¿La baja? Esto puede costar un poco más por adelantado. Pero ayuda Un estudio de 2010 de la Universidad de Waterloo encontró que un puñado de «mejores prácticas» pueden reducir los niveles locales de cloruro a la mitad.

2) Quitanieves inteligentes para utilizar la sal con mayor precisión. Shi ha trabajado en la investigación de nuevos quitanieves «inteligentes» que no solo miden la temperatura del pavimento, sino que también detectan la sal residual que ya se ha depositado, así como la presencia de hielo en la carretera. Estos pueden ayudar a prevenir el uso excesivo de sal y ya se están implementando en algunas ciudades. De manera similar, el nuevo software del Sistema de soporte de decisiones de mantenimiento brinda a las ciudades pronósticos meteorológicos más precisos para ayudarlos a usar la sal con mayor precisión.

3) Uso de diferentes productos químicos. El cloruro de sodio no es el único químico que puede reducir el punto de congelación del agua. Resulta que es el más fácil y barato de conseguir. Pero, por ejemplo, los gobiernos de Nueva Inglaterra a menudo usan cloruro de calcio en áreas donde los niveles de sodio en el agua son altos; esto no mata la vegetación, pero puede ser más corrosivo para el concreto y el metal.

4) Descongeladores de jugo de remolacha y tomate. Muchas ciudades ahora usan jugo de remolacha o salmuera para ayudar a que la sal y la arena se adhieran a las carreteras y minimizar la escorrentía. (Wisconsin incluso ha estado usando salmuera de queso para este propósito). El jugo de remolacha y la salmuera de queso son biodegradables y menos dañinos para la vida silvestre. Aún así, estos solo reducen un poco la necesidad de sal; no resuelven el problema por completo. Shi ha estado experimentando con otras mezclas, incluida una con residuos de cebada sobrantes de las destilerías de vodka, que podrían ayudar aún más.

5) Pavimento que no se congela ni se corroe. El verdadero sueño es que algún día podamos tener un pavimento resistente a la congelación o carreteras que puedan calentarse para derretir el hielo (carreteras alimentadas por energía solar, tal vez). Sin embargo, Shi dice que estos están aún más lejos y es probable que sean caros. Es poco probable, por ejemplo, que tengamos carreteras autocalentables en pasos de montaña remotos, donde el hielo es realmente un problema. «Probablemente verá estas ideas probadas por primera vez en aeropuertos o con el ejército», dice.

El gran inconveniente de muchas de estas soluciones, señala Shi, es que tienden a costar más. Incluso con la escasez reciente, la sal es extraordinariamente barata y las ciudades tienen un presupuesto limitado para deshielo de sus carreteras. Además, por supuesto, no necesariamente pagan todos los costos indirectos, como la corrosión en los camiones o el daño ambiental. «Si se tienen en cuenta todos ellos, entonces la sal es realmente cara», dice. «Pero si no lo hace, entonces la sal sigue siendo la opción más barata y, a menos que eso cambie, no creo que desaparezca en los próximos 20 a 30 años».

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Verificado por MonsterInsights