Traducido por Luis R Castellanos de publicación en la Revista Smithsoniana


Teniendo en cuenta lo que pasaba por la moda infantil en la década de 1970 cuando comencé la escuela primaria (pantalones de poliéster estampados con cuellos de tortuga a juego), no sorprende que elegir ropa nueva no fuera mi parte favorita de las compras de regreso a la escuela. En cambio, consideré que mi decisión más importante de septiembre fue elegir la lonchera adecuada. Tenía que durar todo el año, si no más, y era una valla publicitaria personal, al igual que la camiseta del concierto para los niños mayores, que les diría a mis compañeros de clase en qué estaba metido. El mensaje que esperaba transmitir era: “Oye, me gusta Snoopy. ¿Quiero que seamos amigos?»

Una ventaja adicional de mi lonchera de Snoopy era que estaba cubierta con tiras cómicas, por lo que en caso de que la lonchera no sirviera para iniciar una conversación, siempre tenía algo para leer mientras comía mi queso y galletas saladas, manzana y sopa de letras del termo a juego que encaja perfectamente dentro de la caja de metal.

Lamentablemente, la lonchera de metal ha tomado el mismo camino del proyector de transparencias y tantos otros objetos. Los niños de hoy a menudo llevan sus almuerzos en versiones de poliéster con aislamiento suave que caben fácilmente en las mochilas, solo el último desarrollo en la larga y distinguida historia de los dispositivos de transporte de comidas para el almuerzo.

La revista Whole Pop, hoy inactiva, tiene una historia ilustrada de la lonchera, con el lindo nombre de «Paileontología», que tiene sus orígenes en el siglo XIX. En ese entonces, los trabajadores protegían sus almuerzos de los peligros del lugar de trabajo (imagínense lo que una mina de carbón o una cantera podrían hacerle al sándwich de un hombre) con cubos de metal de alta resistencia.

Alrededor de la década de 1880, los escolares que querían emular a sus papás crearon recipientes similares con latas vacías de galletas o tabaco. Según la línea de tiempo, las primeras loncheras comerciales, que parecían canastas de picnic de metal decoradas con escenas de niños jugando, salieron en 1902.

Mickey Mouse fue el primer personaje popular en adornar el frente de una lonchera, en 1935. Pero la lonchera como declaración personal realmente despegó en la década de 1950, junto con la televisión. Según Whole Pop, los ejecutivos de una empresa de Nashville llamada Aladdin se dieron cuenta de que podían vender más de sus loncheras relativamente indestructibles si las decoraban con los íconos fugaces de la cultura popular; incluso si esa lonchera de Hopalong Cassidy apenas estuviera rayada, el niño cuya última fantasía era el Llanero Solitario querría cambiar su lonchera por el último modelo.

Las loncheras de vinilo baratas hicieron una breve aparición en la década de 1960, pero el metal continuó dominando la escena de las loncheras hasta la década de 1980, cuando el plástico moldeado, que era menos costoso de fabricar, se hizo cargo. Aladdin dejó de fabricar loncheras por completo en 1998, aunque Thermos continúa haciéndolas.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Verificado por MonsterInsights