Timbre dañado

Había una vez una señora que llama a un electricista, que resultó ser gocho,  y le dice:
– Señor, ¿Podría usted venir a arreglar el timbre de mi casa?
El señor responde:
– Claro señora, deme su dirección, señora en este momento voy saliendo para allá.
Pasa una hora y media y el señor nada que llega, entonces la señora decide llamar al hombre por el celular. Suena el celular y el señor responde:
– Buenas tardes, ¿Que desea?
Y la señora le dice al señor:
– ¿Piensa usted venir? (con tono irónico)
El señor responde:
– Señora, si tengo una hora tocando el timbre y usted no me abre.

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com