Conozco a muchas y son amigas. Tuve la oportunidad de charlar al calor de un café con una de ellas. Fue una charla interesante sobre su vida y momentos difíciles.

Me he sentado en cafeterías a conversar con ellas y a ver cómo devoran rápidamente lo que piden, pues no parece apetito, sino hambre, debido a lo poco que algunas pueden comer en el día. O les alcanza para pagar su dormida y una que otra comida o aguantan más de lo que pueden.

Las he visto sufrir. Hace poco, una de ellas perdió a su madre, su razón de vivir y su apoyo. Su tristeza todavía no acaba. Era su madre y ese dolor no termina jamás. Le escribo para saber cómo se encuentra y cómo le puedo colaborar, pues ahora la asfixian su soledad y tristeza. Y en esta cuarentena, todo ha sido difícil no solo para ella, sino para todas las demás.

Sí, son seres humanos como usted y como yo, expuestos a todo y merecen respeto. Estas personas requieren ayuda económica y comida. No necesariamente “un ratico”. Sería de gran ayuda que se les brindara algo.

He leído artículos y escuchado en radio entrevistas con algunas de ellas, a quienes algunos periodistas se han arrimado a preguntarles cosas, a veces, sin trascendencia. En ocasiones, me da vergüenza leer o escuchar lo que se escribe o habla de ellas. En radio, escuché: “Le voy a hablar de otro deporte o más bien de un ejercicio físico que es real en el planeta entero y que está pidiendo a gritos ayuda, el de las trabajadoras sexuales. No es un deporte, porque al contrario es un oficio…” Como para no creer, pero transcribí lo que exactamente escuché. Hubo preguntas insulsas y poco periodísticas.

Aunque no se crea, muchas de ellas son las encargadas de pagar las facturas que llegan a su casa: la del agua, luz y gas. Sus ganancias son la única fuente de ingreso estable para la familia. El aislamiento obligatorio, la pandemia y el temor al contagio las han dejado sin actividad laboral. Todos sabemos que fue algo que cayó así de repente y nadie estaba preparado. Menos ellas.

Algunas mujeres transexuales, llevan años ejerciendo la prostitución. Tienen historias que narran las frecuentes burlas y actos discriminatorios en su contra en colegios donde estudiaban. Porque el odio y muchas veces frases salidas de tono hicieron que se sintieran atropelladas. Aun hoy, eso ocurre donde sea.

No todas pueden desempeñar cargos sin que las irrespeten o se burlen de su condición. Afortunadamente, eso está cambiando y se puede lograr.

Esta pandemia las tiene arrinconadas, aisladas y en muchos casos, con hambre y sin un lugar donde pasar la noche, pues algunos dueños de hospedajes las han sacado de allí, porque no pagan y no cancelan, porque no tienen dinero y no tienen dinero, porque no pueden trabajar y no pueden trabajar, porque sus clientes están encerrados. Un círculo que no es vicioso, sino claro y sencillo.

El clamor de ellas es simple y sus peticiones se hacen a gritos que casi nadie escucha pues necesitan tapabocas, alcohol, útiles de aseo, alimentos.

Trabajadoras sexuales o personas trans requieren nuestro respeto y atención…


Manuel Gómez Sabogal

Por Webmaster: Luis R Castellanos

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com