Llegar a Bogotá a la Feria del Libro, era mi intención. Era un sueño grande, mostrar un libro en dicho evento. Gracias a Iván Gutiérrez Isaza, se hizo la gestión con Dislectura para llevar el libro “Isabella y el abuelo” a la Feria.

Fue así como envié los ejemplares con tiempo y Dislectura los exhibió desde el primer día de Feria. Decidí que viajaría a Bogotá los últimos días de dicho certamen, pues mostrar un libro y con mi nombre, no creía que iba a tener mucha acogida.

Mi gran sorpresa fue cuando Norberto Vallejo me entrevistó para su excelente programa “El club de lectura” en Caracol Radio. 14 minutos hechos con afecto y ternura abrieron un gran espacio. Fue cuando empecé a recibir llamadas y correos de personas que deseaban adquirir el libro.

Recibí datos de Bogotá, Riosucio, Medellín, Pereira, Cali, ciudades a donde despaché el libro. Quienes residen en Bogotá y me llamaron o escribieron, me preguntaban siempre que si iba a la Feria, pues deseaban que les firmara el libro. Les informé a todos por correo o teléfono que iría viernes 5 y sábado 6 al pabellón 3, lugar donde estaría mi libro.

Invitaciones a almorzar, comer, disfrutar. Acepté gustoso todas las invitaciones, incluyendo la de Nicolasa Burgos Molina, gran mujer y a quien no veía desde cuando fue mi alumna en el desaparecido colegio de nuestra Señora del Rosario en Armenia.

El mismo viernes 5, llegué muy puntual a almorzar a su restaurante Kaffarte. Delicioso almuerzo y buena aunque corta charla. Sus ocupaciones eran grandes, pero fue un momento maravilloso

Salí de allí y tomé un taxi que me llevara a Corferias, pues tenía programado firmar el libro de 3 a 6 de la tarde.

Tenía un libro en mis manos, comencé a conversar con Jorge, el taxista. Como siempre en Bogotá, el pasajero va en la parte de atrás. Ahí comencé a leerle apartes del libro. Jorge se reía y también me hablaba de su hija, Isabella. Le conté que mi nieta vive en Canadá y que ese libro era como tenerla a ella conmigo.

Casi al final del recorrido, se presentó el siguiente diálogo:

  • ¿Cuánto le debo?
  • Perdón, ¿por qué lado va? Expone o va de visita.
  • Déjeme por el lado del arco, por favor. Ahhhh En la Feria está el libro, o sea lo expongo.
  • No puedo creerlo. Voy con un escritor.
  • No diga eso, por favor. Qué dirán mis amistades. Solamente va conmigo, Manuel.
  • Llegamos. Ahora sí, ¿cuánto le debo?
  • Hagamos una cosa, me dijo. ¿Me deja el libro? Así me paga la carrera.

No lo podía creer. Un taxista en Bogotá, se había enamorado del libro.

  • Claro. Se lo dejo. Con mucho gusto.

Se  fue sonriente y eso me dejó feliz. Allí en ese sector, estaba Adriana esperándome. Su historia es increíble….


Manuel Gómez Sabogal

Por Webmaster: Luis R Castellanos

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com