Durante estos días de encierro, siempre he recomendado leer, escuchar música, una buena película, juegos de mesa o en línea y charlar al calor de un café, es decir, seguir soñando para vivir.

Ya conozco cada rincón de mi casa y sé qué hay en cada sitio, cómo está dispuesto todo objeto entre mi habitación, la biblioteca, la sala, el comedor y la cocina, siendo este último lugar uno de los más visitados, además de la biblioteca.

Pongo en práctica mis recomendaciones y por ello, he leído y sigo leyendo diferentes libros de autores reconocidos y otros no tanto.

Escucho música ya sea utilizando mi USB, mi tornamesa, un disco compacto o youtube, donde he encontrado infinidad de maravillosos temas y artistas.

Sobre cine, en las noches veo películas. Las series son demasiado largas e infinitas. Por recomendación, vi “Milagro en la celda No 7”. Espectacular e interesante película turca en Netflix. También vi la versión coreana en youtube. Me quedo con la turca.

En estos días, charlando con una amiga, tuvimos el siguiente diálogo:

  • Like stars on earth” Traducida como “Estrellas en la tierra”. Te recomiendo esta película muy linda
  • La veré…Lo que digas…
  • Divino gracias. Me cuentas
  • Eso haré.

Seguí metido en mis lecturas y luego:

  • ¿Te viste la película?
  • La empiezo a las 8 p.m. Ese es mi plan. Estuve leyendo hasta hace un rato, como hasta las 5.30. Luego empecé a escuchar y ver música, desde las 5.45. A las 7.30 como algo y a las 8 empiezo a ver la película. Luego, leo un rato y a la camita…

Pues muy a las 8, hora prometida, empecé a ver “Like stars on earth”. Al terminar, luego de más de dos horas, le escribí:

  • Disculpa la hora para escribirte, pero acabo de terminar de ver esa gran película que me sugeriste. Maravillosa e increíble. Lo dicho: ternura, afecto y abrazos. Es en lo que yo más insisto siempre, cuando estemos con los hijos. Qué grato haber tenido en cuenta tu recomendación. No es para menos. Es una película que hace reflexionar a muchos padres y docentes. La forma de convivir con los niños y no enterarse qué les pasa, qué tienen, qué sienten, qué sufren. Unos docentes que solo piensan en notas, calificaciones, resultados. Un profesor, un maestro que llega y se da cuanta qué pasa con los niños, los entiende, los estudia, los anima, los vive. Qué gratificante ser así. Lloré, sentí, viví esa película. Quisiera ser ese maestro…
  • Uy, qué bonita descripción de la película
  • Pensé mucho en ti como profesora. Una mujer alegre, inteligente, interesante y amorosa con los niños.
  • Sí, es un don todos quisiéramos ser así
  • Imaginé que has sido así enseñando
  • Fue muy lindo y gratificante
  • ¿Sabes? Cuando nada sabía de ti, solamente ibas a clase y trabajabas con ganas, reías y hacías reír al grupo, sentía que tenías una gran vocación y que los niños irían a encontrar una verdadera maestra. Una mujer llena de alegría y muchas aptitudes. Una mujer dispuesta a hacer todo por los niños. Yo me sentía feliz y esperaba que en el grupo se mezclara eso que esparcías para que lo tuvieran todas. Alegría y vocación.

Y eso encontré en esta película: alegría y vocación. Cómo ser un buen maestro y escudriñar esa soledad y tristeza en la mirada para encontrar un gran potencial siempre. Lo más importante: Mucha ternura, afecto y abrazos.


Manuel Gómez Sabogal

Por Webmaster: Luis R Castellanos

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com