6 consejos para lograr un mejor balance trabajo-vida

En estos días, el equilibrio trabajo-vida puede parecer una hazaña imposible. La tecnología hace que los trabajadores estén disponibles durante todo el día. El miedo a la pérdida de empleo incentiva más horas. De hecho, un enorme 94% de los profesionales que trabajan informaron que trabajan más de 50 horas por semana y casi la mitad dijeron que trabajaron más de 65 horas por semana en una encuesta de Harvard Business School. Los expertos están de acuerdo: el estrés compuesto del día de trabajo interminable es perjudicial. Puede dañar las relaciones, la salud y la felicidad general.

El equilibrio entre trabajo y vida significa algo diferente para cada individuo, pero aquí los expertos en salud y carrera comparten consejos para ayudarlo a encontrar el equilibrio adecuado para usted.

Muchos triunfadores desarrollan tendencias perfeccionistas a una edad temprana cuando las demandas de su tiempo se limitan a la escuela, los pasatiempos y tal vez un trabajo después de la escuela. Es más fácil mantener ese hábito perfeccionista de niño, pero a medida que creces, la vida se vuelve más complicada. A medida que sube la escalera en el trabajo y crece su familia, sus responsabilidades se multiplican. El perfeccionismo queda fuera de alcance, y si ese hábito no se controla, puede volverse destructivo, dice la entrenadora ejecutiva Marilyn Puder-York, PhD, quien escribió la Guía de supervivencia de la oficina.

La clave para evitar el agotamiento es dejar de lado el perfeccionismo, dice Puder-York. “A medida que la vida se expande más, es muy difícil, tanto neurológica como psicológicamente, mantener ese hábito de perfección”, dice, y agrega que la opción más saludable es luchar no por la perfección, sino por la excelencia.


2. Desconéctate

Desde el teletrabajo hasta los programas que facilitan el trabajo, la tecnología ha ayudado a nuestras vidas de muchas maneras. Pero también ha creado expectativas de accesibilidad constante. El día de trabajo nunca parece terminar. “Hay momentos en los que deberías apagar el teléfono y disfrutar el momento”, dice Robert Brooks, profesor de psicología en la Facultad de Medicina de Harvard y coautor de El poder de la Resiliencia: alcanzado balance, confianza y fuerza de voluntad en tu vida. Brooks dice que las notificaciones telefónicas interrumpen tu tiempo libre e inyectan una corriente subterránea de estrés en tu sistema. Por lo tanto, no envíes mensajes de texto durante el partido de fútbol de tu hijo y no envíes correos electrónicos de trabajo mientras estás con tu familia, informa Brooks. Haz que el tiempo de calidad sea verdadero tiempo de calidad. Al no reaccionar a las actualizaciones del trabajo, desarrollarás un hábito más fuerte de resistencia. “Las personas resilientes tienen una mayor sensación de control sobre sus vidas”, dice Brooks, mientras que las personas reactivas tienen menos control y son más propensas al estrés.


3. Haz ejercicio y medita

Incluso cuando estamos ocupados, hacemos tiempo para las cosas cruciales de la vida. Comemos. Vamos al baño Nosotros dormimos. Y, sin embargo, una de nuestras necesidades más cruciales, el ejercicio, a menudo es lo primero que se debe hacer cuando se llenan nuestros calendarios. El ejercicio es un reductor de estrés efectivo. Bombea endorfinas para sentirse bien a través de su cuerpo. De acuerdo con la Clínica Mayo, ayuda a levantar el estado de ánimo e incluso puede servir un golpe doble al ponerlo también en un estado meditativo.

Puder-York recomienda dedicar un poco de tiempo cada semana al autocuidado, ya sea ejercicio, yoga o meditación. Y si realmente está presionado por el tiempo, comience con ejercicios de respiración profunda durante su viaje diario, una sesión de meditación rápida de cinco minutos mañana y noche, o reemplace el consumo de alcohol con una forma más saludable de reducción del estrés.

“Cuando hablo de equilibrio, no todo tiene que ser la finalización y el logro de una tarea, también debe incluir el cuidado personal para que tu cuerpo, mente y alma se renueven”, dice Puder-York.

Estos ejercicios requieren un esfuerzo menor pero ofrecen grandes beneficios. El psicoterapeuta Bryan Robinson, quien también es profesor emérito de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte y autor del libro Encadenado al escritorio, explica que nuestro sistema nervioso autónomo incluye dos ramas: el sistema nervioso simpático (la respuesta al estrés de nuestro cuerpo) y el parasimpático. sistema nervioso (la respuesta de descanso y digestión de nuestro cuerpo). “La clave es encontrar algo que puedas incorporar a tu vida que active tu sistema nervioso parasimpático”, dice Robinson. Los ejercicios cortos y meditativos, como la respiración profunda o poner a tierra sus sentidos en su entorno actual, son excelentes lugares para comenzar. Cuanto más haces esto, más activas tu sistema nervioso parasimpático, que “calma todo (y) no solo en el momento”, dice Robinson. “Con el tiempo comienzas a notar que en tu vida, tu sistema nervioso parasimpático comenzará a vencer a tu sistema nervioso simpático”.


4. Limita las actividades y personas que te hacen perder el tiempo

Primero, identifica lo que es más importante en tu vida. Esta lista será diferente para todos, así que asegúrate de que realmente refleje sus prioridades, no las de otra persona. Luego, establece límites firmes para que puedas dedicar tiempo de calidad a estas personas y actividades de alta prioridad.

A partir de ahí, será más fácil determinar qué se debe recortar del cronograma. Si el correo electrónico o la navegación por Internet lo envían a una espiral de pérdida de tiempo, establece reglas para mantenerlo enfocado. Eso puede significar desactivar las notificaciones por correo electrónico y responder en lotes durante un tiempo limitado cada día. Si estás navegando sin preocupaciones en Facebook o en blogs acerca de gatos cuando deberías hacer el trabajo, intenta utilizar software de productividad como Freedom, LeechBlock o RescueTime. Y si encuentras que tu tiempo es engullido por personas menos constructivas, encuentra maneras de limitar diplomáticamente estas interacciones. ¿Acorralado todas las mañanas por la charla de la oficina? Cortésmente discúlpate. ¿Bebidas con los compañeros de trabajo la noche anterior a un día ocupado e importante? Inclínate y duerme bien por la noche. Concéntrate en las personas y actividades que más te recompensan.

Para algunos, esto puede parecer egoísta. “Pero no es egoísta”, dice Robinson. “Es toda la metáfora del avión. Si tienes un hijo, primero te pones la máscara de oxígeno, no el niño “. Cuando se trata de ser un buen amigo, cónyuge, padre o trabajador,” cuanto mejor seas tú mismo, mejor serás en todas esas áreas también “.


5. Cambia la estructura de tu vida

A veces caemos en la rutina y asumimos que nuestros hábitos están escritos en piedra. Toma una vista panorámica de tu vida y pregúntate: ¿Qué cambios podrían facilitarte la vida?

Puder-York recuerda haberse reunido con una mujer ejecutiva senior que, durante 20 años de su matrimonio, organizó la cena para su esposo todas las noches. Pero a medida que ganaba más dinero con el trabajo más exigente, los viajes a la tienda de comestibles y las preparaciones diarias de comidas agregaban demasiado estrés a su vida. “Mi respuesta a ella fue:” Tal vez es hora de cambiar el hábito “, recuerda Puder-York. El ejecutivo temía que su esposo pudiera estar molesto, pero Puder-York insistió en que, si ella quería reducir el estrés, este cambio estructural podría lograr eso.

Entonces, en lugar de tratar de hacerlo todo, concéntrate en las actividades en las que te especializas y valoras más. Delega o subcontrata todo lo demás. Delegar puede ser una situación en la que todos ganan, dice Stewart Freidman, profesor de administración en la Wharton School de la Universidad de Pennsylvania y autor de Llevar la vida que tu quieres: habilidades para integrar Vida y Trabajo. Freidman recomienda hablar con las “partes interesadas” importantes en diferentes áreas de tu vida, que podrían incluir empleados o colegas en el trabajo, un cónyuge o un socio en un proyecto comunitario. “Descubre lo que puedes hacer para dejarte llevar de manera que beneficie a otras personas dándoles oportunidades de crecer”, dice. Esto les dará la oportunidad de aprender algo nuevo y liberarte para que puedas dedicar atención a tus prioridades más altas.


6. Comienza con algo pequeño. Construye desde allí.

Todos hemos estado allí: dietas rápidas que se esfuman, resoluciones de Año Nuevo que olvidamos en febrero. Es lo mismo con el equilibrio trabajo-vida cuando asumimos demasiado, demasiado rápido, dice Brooks. Muchos de sus clientes adictos al trabajo se comprometen a realizar cambios drásticos: reducir sus horas de 80 horas a la semana a 40, aumentar su carrera diaria de cero millas por día a cinco millas por día. Es una receta para el fracaso, dice Brooks. Cuando un cliente, que siempre estuvo ausente de las cenas de su familia, prometió comenzar a asistir a las comidas todas las noches, Brooks lo instó a comenzar de a poco. Entonces comenzó con una tarde a la semana. Eventualmente, trabajó hasta dos o tres cenas por semana.

“Si está tratando de cambiar un determinado guión en su vida, comienza con poco y experimenta cierto éxito. Construye desde allí “, dice Brooks.


Traducido por Luis R Castellanos, de la revista Forbes
Por favor síguenos y dale "me gusta"
RSS
Suscribir por correo
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share
Sobre Webmaster: Luis R Castellanos 410 Artículos
Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.