Crisis de Misiles en Cuba

A principio del año 1962, los soviéticos decidieron colocar misiles balísticos con capacidad nuclear del tipo SS-4 y SS-5 en Cuba para contrarrestar el aumento de la presencia de misiles nucleares de los EEUU apuntando hacia la URSS. El despliegue de los misiles debía ser hecho sin que la inteligencia de EEUU se enterara, mediante un complejo programa de Negación y Engaño (N&E) soviético que combinó HUMINT,  IMINT, OSINT y engaño diplomático.

  • Los militares soviéticos designados para ir a Cuba fueron informados que serían enviados a una región fría. Fueron equipados con esquíes, botas forradas, abrigos y demás equipamiento de invierno.
  • Los oficiales y especialistas en misiles viajaron a Cuba como operadores de máquinas, especialistas en irrigación y especialistas en agricultura.
  • Los misiles fueron enviados desde ocho (8) puertos soviéticos para esconder el tamaño de la operación, y fueron cargados y descargados durante la oscuridad de la noche.
  • Las cunas y lanzadores de los misiles fueron cubiertos con láminas de metal para evitar fotografías infrarrojas.
  • Se colocaron vehículos ordinarios, tractores y cosechadoras en las cubiertas superiores para dar la impresión que los barcos sólo transportaban equipos agrícolas.
  • Los barcos presentaron declaraciones falsas al salir del Mar Negro y del Bósforo. Alteraron los registros de carga declararon menos toneladas de las que realmente llevaban. Hasta señalaron que el destino era Conakry, Guinea.
  • Al llegar a Cuba, todos los equipos agrícolas se descargaban durante el día. Las armas se descargaban durante la noche y eran enviadas de una vez a las bases respectivas por caminos secundarios.
  • Radio Moscú señalaba con regularidad que la URSS estaba brindando apoyo a Cuba, suministrando equipos y maquinarias, trigo y fertilizantes.
  • En lo que resultó una jugada maestra, los soviéticos filtraron información verdadera acerca del despliegue. Enviaron detalles reales a través de organizaciones de la contrarrevolución cubana en el exilio. La CIA no hizo caso, al no considerar que los grupos fueran creíbles y descartaron los reportes de turistas y diplomáticos extranjeros en Cuba.
  • Durante el mes de septiembre, los diplomáticos soviéticos aseguraron en repetidas oportunidades al alto gobierno de los EEUU (incluyendo al Presidente Kennedy), que no tenían intenciones de instalar armamento ofensivo en Cuba.

El engaño no fue perfecto. Hubo algunas fallas:

  • Los soviéticos emplearon el carguero “Poltava” para llevar los misiles. Algunos expertos de los EEUU especularon que la nave podría estar transportando misiles, ya que los soviéticos anteriormente habían transportado misiles en naves de gran tamaño como esa.
  • Si la nave hubiese tenido algún desperfecto mecánico en el camino, los capitanes debían explicarle a quienes le ofrecieran asistencia que estaban exportando automóviles. De haber ocurrido algún encuentro, se hubiesen disparado las alarmas, ya que la URSS no era exportadora de automóviles en esa época.
  • Una vez desplegadas, las unidades no tenían un buen camuflaje para evitar el reconocimiento aéreo. Conservaron la firma característica que los soviéticos no cambiaron, lo cual llevó al descubrimiento por parte de la inteligencia norteamericana de la base de misiles en San Cristóbal durante el mes de octubre, lo que dio inicio a la Crisis de los Misiles en Cuba.

En resumen,el engaño fue muy buen elaborado, y el esfuerzo de multi-inteligencia tuvo éxito por bastante tiempo porque los soviéticos entendieron muy bien cuáles eran las capacidades y formas de operar de la inteligencia de los EEUU.

Referencias

Elaborado por Luis Castellanos, traducido del texto:

CLARK, R (2013): “Intelligence Analysis: a target-centric approach”. CQ Press. Los Angeles. 4th edition.

Complementos

Crisis de los Misiles en About Español

Video

Sobre Luis Castellanos 75 Artículos

Luego de un tiempo en Maracaibo, de regreso en Caracas.
Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario