Las fotos en los Supermercados de otros países

Las fotos en los Supermercados de otros países

Debo reconocer que me llama la atención el ver, en los últimos años, que mis amigos y conocidos cuando salen al exterior de Venezuela, una de las primeras cosas que hacen es publicar fotos de ellos (a veces tipo selfie) en los supermercados. Y no se diferenciar si lo hacen para darnos envidia a los demás que nos quedamos en el país, o lo hacen por la emoción de verse rodeados de tantos productos, de tantas marcas y sabores, y con la certeza de no tener restricción para comprarlos en el sentido de restringir la cantidad a comprar, o de asignarle un día de la semana específico para poder comprarlos.

Debo reconocer también que en varias oportunidades tomé fotos a los supermercados en ocasión de mis viajes al exterior, asombrado por ver nuevamente tantos productos juntos.

Y creo que ya es hora de cerrar este ciclo de estar añorando un pasado feliz que no volverá. Pero no puedo evitar recordar cuando era niño y acompañaba a mis padres al supermercado. Era uno de los placeres de mi niñez. Era la época de los supermercados CADA, Super Victoria, Sorocaima y alguno que otro Central Madeirense.  Era una bella época donde se podía escoger la cantidad y marca de la mantequilla o margarina a llevar, o decidir si llevábamos la lata de 2 Kilos de leche en polvo o 2 de 1 Kilo (las latas de 2 Kilos eran muy buenas porque luego de gastar toda la leche, se podía usar para guardar otros alimentos y hasta de papelera si se forraba en papel contact). Era la época en que los supermercados publicaban sus ofertas semanales en los periódicos, y así se podía comparar precios y ver dónde estaban las mejores ofertas para comprar. Mayonesas de varias marcas, aceites de varias marcas y tipos, estantes llenos de café desde el piso hasta el techo, jabón de tocador, en polvo, líquido, suavizantes, cloro, desinfectantes (pendientes de buscar el “Mistolín” que hace feliz a mi nariz).

Disculpen mi insistencia, pero desde donde yo lo veo, el tiempo pasado fue mucho mejor.

Hoy en día, de ser un verdadero placer ir al supermercado a hacer las compras cotidianas, es una verdadera tortura. Sin ir muy lejos, el sábado pasado recorrí 3 supermercados, para buscar el que tuviera menos colas para entrar. Y en el 4to supermercado, por supuesto que no conseguí todo lo que estaba buscando.

En mi lista de desaparecidos continúan figurando el jabón de tocador y las hojillas de afeitar, el papel sanitario y el champú, aceite de canola (para reducir el colesterol), el aceite de oliva (para darnos un gusto de vez en cuando), el arroz, las pastas, las galletas de fibra y las de soda (y las “Reinitas” que eran mis favoritas”), la harina de trigo,la harina de maíz precocido, los jugos de naranja 100% y los jugos de frutas bien espesos que vendían. En fín, tantas cosas que antes teníamos y que ahora no tenemos.

alimentos-que-desaparecen

Eran tiempos en que hacíamos una lista antes de ir de compras, con lo que debían buscar. Hoy en día debemos comprar lo que consigamos.

No en vano la última encuesta del IVAD, señalada en la publicación anterior, coloca al desabastecimiento y escasez como la primera preocupación del venezolano en este alo 2015.

La calidad de vida está cada vez deteriorándose más y más.

El costo de la canasta básica está por las nubes. Para el mes de septiembre la canasta básica está en el orden de los Bs 97.291,86, de acuerdo al CENDAS-FMV que se han encargado de hacer los cálculos ante la ausencia de cifras por parte del BCV o del Instituto Nacional de Estadística, que deberían de darlas a conocer. Si comparamos con el sueldo mínimo vigente para la misma fecha, de Bs. 7.421,67, se puede ver el déficit enorme que tendría un padre de familia para adquirir la canasta básica.

(El BCV no ha publicado el INPC correspondiente a los meses del año 2015 aún).

Actualización al 26NOV2015: Canasta básica familiar aumentó a 110.116,47 bolívares en octubre

canasta-bc3a1sica-alimenticia

La Canasta Alimentaria Normativa, es un indicador estadístico que tiene como objeto medir el costo mensual de un conjunto de alimentos que cubren la totalidad de los requerimientos nutricionales, toma en cuenta los hábitos de consumo de la población venezolana, las disponibilidades de la producción nacional y el menor costo posible. En Venezuela existían diversas canastas alimentarías pero es en 1997, cuando se unifican criterios para la construcción de una canasta alimentaría única, oficial para fines sociales.

Vía Notilogía

Y cuando leemos noticias del tenor de las siguientes, nos llenamos de angustia y preocupación…

Por eso es que sigo con mi tema:

Desde donde yo lo veo, todo tiempo pasado si fue mejor.

Ahora nos queda trabajar para construir un futuro, que sea mejor que ese pasado.

Escrito por  Luis Castellanos

Sobre Luis Castellanos 2944 Artículos
Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.