Momentos, vivencias, familia

Es muy cierto. Surgen problemas cada día y debes sortearlos, pasar esos muros difíciles que te impiden salir adelante. No te puedes amilanar por cada tropiezo. Recuerda que cada día te presenta oportunidades diferentes y debes aprovecharlas, procurando siempre lo mejor.

Puedes cometer errores, pero mañana serán experiencias en tu vida. Y cada día aprenderás mucho más. No puedes caer en los mismos. Debes reflexionar y cambiar, dar pasos lentos, pero seguros. Entender que los errores y fracasos son lecciones de la vida. Si no cometes errores es porque no intentas vivir la vida como debe ser.

Los errores son experiencias para el futuro. Aprenderás o seguirás igual. Depende de ti. Porque ya sabes que ninguno de tus amigos corre. Debes aprender la lección o caerás nuevamente.

Camina, no corras. porque por andar a las carreras, no se piensa, no hay análisis, ni ideas serias y concretas. Cuando se hace todo de afán, cuando no se sincronizan corazón y razón, surgen los problemas que ni te imaginabas ibas a tener en el día, en un momento, en un minuto.

Así de sencillo. Muchas veces, corres porque deseas cumplir una cita o llegar a un sitio determinado, pero cometes un error y preciso, en ese momento, un segundo cambia tu vida. Eso sucede.

Es algo elemental, porque debes sentir la vida más profunda, más simple. Y esto es parte de dichas experiencias. Buscar lo auténtico. Alejarse de todo acto de soberbia y prepotencia intelectual o social.

Aprende a decir No. Sucede y siempre ocurre que cuando quieres decir que no lo haces, dices que sí y caes, irremediablemente.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen, ocasionará que al final no sean como esperabas.

Luego, te pones a pensar. ¿Los demás harían lo mismo por ti? ¿Los demás correrían, se afanarían, pensarían como tú? No señor. Nunca.

A veces, el tiempo te da la respuesta a ese interrogante de la vida que no has podido resolver. También te ayuda a lidiar con los aspectos negativos que tanto te hacen daño y te abre los ojos a una perspectiva llena de amor.

Eso solamente sucede con tu familia. Ellos sí corren, se afanan, se preocupan y luchan por ti y contigo.

Por eso, lo más importante, las personas que siempre están y estarán contigo y para tí son ellos. Es fácil: La familia

En estos días, encontré algo que vale la pena copiar y sirve como reflexión:

“En esta casa, somos reales, cometemos errores, decimos “lo siento”, nos reímos, perdonamos, damos segundas oportunidades, somos pacientes, hacemos mucho ruido, somos agradecidos, pero sobre todo, nos amamos y damos gracias a Dios por todo”

Manuel Gómez Sabogal
Sobre Luis R Castellanos 308 Artículos
Experto en e-Learning, Seguridad y Tecnología. Bloguero, Docente, y orgulloso padre de dos hijos

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.