¿Puede un jefe ser amigo de sus empleados?

Ser un alto ejecutivo puede ser un trabajo solitario. Tiene que dar mensajes difíciles, no siempre puede ser transparente acerca de sus propios desafíos y debe mantener confidenciales las decisiones clave hasta que llegue el momento adecuado.

No hay forma de escapar de las cargas de autoridad necesarias. Y, de vez en cuando, puede desarrollar una amistad con alguien en su trabajo. Una cosa es tener una amistad de compañero a compañero en el trabajo, pero otra es tener un desequilibrio de poder con su amigo. ¿Puede ser amigo de alguien que trabaje para usted, especialmente cuando su rol requiere que guarde secretos de ellos?

Considere este ejemplo: Mariah y Einat se hicieron amigas hace más de una docena de años después de descubrir su amor compartido por las actividades al aire libre. Han hecho caminatas, viajes y largos paseos en bicicleta juntas. Han sobrevivido a algunas piedras en el camino, literal y figurativamente, en su amistad.

Sin embargo, Mariah y Einat se conocieron en una relación diferente. Mariah era vicepresidenta de su compañía y jefa de Einat. Einat era directora principal en el grupo de Mariah. Claramente, cualquier amistad entre gerente y empleado está cargada de trampas. Puede dañar la amistad o la relación de trabajo. El resto del personal puede retener comentarios valiosos sobre el empleado si sienten que son amigos. Además, podría perder la confianza con su amigo y con el resto de su personal si no tiene cuidado al caminar por la delgada línea entre la confidencialidad y la transparencia.

En su rol, Mariah a menudo conocía información que impactaría en el trabajo de Einat, incluyendo posibles despidos y ascensos. A pesar de que eran amigas cercanas, Mariah tenía que mantener confidencial esta información. Confiaba en que Einat entendería las limitaciones de la transparencia debido a sus roles en el trabajo. Cuando hablé con Einat, ella lo entendió y dijo que era algo que tenía que “aguantar”.

Sin embargo, no todos los empleados tienen esta mentalidad y pueden ofenderse o sentirse heridos por la información retenida o los comentarios negativos. Por otra parte, no todos los jefes saben cómo navegar por la delgada línea de cuánto compartir y cuándo hacerlo. Sin embargo, hay formas en que puede preparar su amistad para el éxito. Aquí hay cinco consejos sobre cómo administrar una amistad con uno de sus empleados.

Elija a sus amigos cuidadosamente. Muchos de nosotros escuchamos este consejo cuando nuestras madres nos dieron un beso de despedida en nuestro primer día de jardín de infancia, pero este consejo es especialmente importante en el trabajo. Tener un amigo que a su vez es uno de sus empleados requiere altos grados de confianza y juicio por ambas partes. No es posible con cada relación de trabajo. Mariah señala que ambas partes deben ser maduras y tener suficiente autoestima para generar confianza a lo largo del tiempo. “Realmente no se trata de ciencia espacial”, explico Mariah, “solo comunicación y límites impecables”.

Establezca expectativas al comienzo. Tendrá conocimientos y responsabilidades más allá del rol y la autorización de su amigo, y su amigo debe saberlo. Sea transparente por adelantado sobre lo que puede y no puede compartir. No seguí este consejo anteriormente en mi carrera y simplemente hice una suposición. Cuando estaba trabajando con mis compañeros en nuestro equipo de gestión en una reorganización de la empresa, sabía que mi amiga Alice se vería afectada. Sin embargo, yo no era su gerente y tenía que mantener la información confidencial. Después de que se anunciaran los cambios, Alice estaba molesta por haberle ocultado la reorganización. Había asumido que era obvio que, aunque éramos amigas, no podía compartir ninguna información a la que Alice no tuviera acceso en el curso normal de los negocios. No era una cuestión de confianza; era una cuestión de ética. Y compartir la información de la reorganización prematuramente también habría puesto a Alice en una posición incómoda con sus compañeros quienes no tenían conocimiento de esa información. En retrospectiva, establecer límites con Alice puede que no le haya facilitado la reorganización, pero habría evitado cualquier tensión en nuestra relación.

Sea claro acerca de sus roles en la conversación. Establecer normas explícitamente para la forma en que trabajará y actuará crea igualdad y ecuanimidad en su amistad. Ya sea en una conversación personal en la oficina o en un rato juntos después del trabajo, sea transparente sobre el tipo de conversación que está teniendo. Diga algo como, “Hablemos de esto en modo amigo”. O: “Aquí hay un tema de trabajo que me gustaría mencionar y quitármelo de encima”. Sin embargo, también verifique si está bien que su amigo tenga esa conversación en ese momento. Como gerente, puede decir: “Quiero saber cómo van las cosas con tu proyecto. ¿Podemos hablar de ello ahora?”. Esto le permite a su amigo tener la misma voz en los temas que se debaten.

Sea transparente con los demás. Dado que Mariah estaba dos niveles por encima de Einat, cuando estaba en reuniones con sus empleados directos, se excusaba en las discusiones sobre el sueldo de Einat. Mariah dejaba claro que ella y Einat eran amigas, por lo que no quería que eso influyera en la toma de decisiones del equipo. Otros pueden sentirse incómodos al revelar sus sentimientos acerca de su empleado, especialmente si tienen comentarios negativos. Podrían preguntarse si mantendrán sus comentarios en contra de ellos o si podrían influir indebidamente en el resultado de la discusión. Por otro lado, es posible que sepa más de lo que se supone que debe aportar al entorno profesional. Mariah señaló: “Quería tener cuidado para que mi información privilegiada no fuera sacada de contexto”.

Haga su trabajo. Sea directo y rápido en las comunicaciones, especialmente cuando se trata de comentarios negativos o noticias desagradables, como un despido. Incluso si tiene miedo de herir los sentimientos de su amigo o teme que puedan ponerse a la defensiva, hable, pero prepárese para que haya momentos difíciles o incluso pausas en su relación. Al finalizar la discusión, dígale a su compañero que quiere ser su amigo, pero dele espacio para tomar su propia decisión sobre si también desea mantener la amistad. Por ejemplo, Ben y Ravi habían sido amigos durante muchos años cuando comenzaron a trabajar juntos. Ravi fue contratado como gerente de Ben. Después de un par de años, Ravi tuvo que decirle a Ben que su trabajo estaba siendo eliminado. Ben dijo: “Fue un desafío para cada uno de nosotros. No quería tener que decirme que había perdido mi trabajo”. Después de dejar su trabajo, Ben siguió siendo amigo de Ravi porque se dio cuenta de que la decisión de Ravi era comercial, no personal, pero le tomó un poco tiempo antes de que pudiera llegar a esa mentalidad.

Las amistades se basan en la confianza mutua y la transparencia. Navegar por las amistades entre gerentes y empleados es complicado, especialmente cuando, como jefe, usted tiene acceso a información que su empleado no conoce. Las amistades de trabajo que sobreviven también se basan en la confianza y la transparencia: transparencia sobre los límites dentro de los cuales podrá comunicarse y confiar en que sus acciones son profesionales y no personales.

Harvard Business Review

Sobre Luis R Castellanos 229 Artículos
Experto en e-Learning, Seguridad y Tecnología. Bloguero, Docente, y orgulloso padre de dos hijos

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.