Uy, papá, ¡qué oso!

A usted, le ha pasado. Estoy seguro. Como padre de familia, alguna vez su hijo o hija le dijo: ¡mamá, papá, qué oso!, ante algunas situaciones que se presentaban en casa con los amiguitos o amiguitas o fuera de la misma, en visitas a amistades. Los “errores” que usted cometía estaban relacionados con palabras o frases que usted decía y que le parecían chistosas, pero que a su hijo no le hacían gracia alguna.

Eso ocurre muchas veces. Especialmente cuando los hijos son adolescentes salen a la calle y usted camina adelante o detrás de ellos. Porque sienten “oso” que usted vaya al lado. Si usted tiene una hija linda y la miran mucho, usted hace un chiste que de inmediato tiene respuesta.

Por ejemplo, si usted va con su hija a ver una cabalgata y algunos de los caballistas pasan por su lado diciendo piropos, a usted le da por ponerse gracioso y cuando se acerca uno de ellos a hablarle a su hija, usted le dice: “Amigo, ¿le sirvió el remedio para la pecueca?”. Él se va y su hija suelta un: “¡Papá, qué oso!”

Cuando usted era joven, le encantaba salir en su carro poner el radio a todo volumen, recorrer media ciudad saludando a sus amigos e invitarlos a pasear en su carro, repitiendo y tarareando las mismas melodías. Ninguno se abochornaba. Al contrario, todos disfrutaban, contaban chistes y la música seguía

Con los hijos, es diferente. Cuando ya usted tenía un hijo, estoy seguro que pretendió hacer lo mismo con su hijo al lado en el carro. Y le dio por poner su música, pasar por su hijo al colegio. Al subirse, le dijo: “papá, qué oso” y se metió al puesto de atrás para que no lo vieran.

Estoy seguro que a usted le encantaba ponerse un gorro con luces en diciembre, como los que usan ahora niños y papás para salir juntos a celebrar Navidad. Y sus hijos se agazapaban atrás porque les parecía un “oso” que el papá o la mamá lucieran como un diciembre raquítico.

Para completar, la música de sus “viejos” era muy antigua y ni qué decir que se aprendieron unas cuantas canciones.

Alguna vez, le tuvo que pasar a usted. La fiesta del  “prom” de la hija. Los papás la quieren dejar en el sitio convenido, porque se sienten seguros si ella queda bien.

  • “Papá, por favor, déjeme a una cuadra de la fiesta”.
  • ¿Por qué?
  • No quiero que mis amigos vean que me llevaron hasta la puerta. Yo ya soy grande
  • No, señorita. La llevamos hasta allá.

Como ella va atrás, se agacha un poco y dice:

  • Está bien, pero no tan en la puerta.
  • ¿Por qué?
  • Uy, papá, ¡qué oso!
Manuel Gómez Sabogal
Sobre Luis R Castellanos 326 Artículos
Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.