Un celular, no un libro

“Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran».

André Gide

  • ¿Que se llevarían más fácilmente de cualquier sitio ante un descuido: un celular o un libro?.
  • Un celular, fue la respuesta
  • ¿Por qué?
  • El celular es más costoso y tiene aplicaciones. El libro solo sirve para leer y no todos leen o leemos

Esta fue una corta conversación con alguien a quien le conté que mi libro se había salvado. ¿De qué? Muy sencillo.

Ahora, cuando se va a un banco, a una cita médica, a una droguería especializada, se utilizan los turnos numerados y con letras, dependiendo para dónde vaya o la edad. Siempre tengo el libro que leo, a mi lado.

Pues bien, entré al banco, tomé mi turno, mire el tablero y me senté a esperar, viendo además, cómo las personas hacían lo mismo, sin nada en sus manos. Iba, pero a leer. Había llevado un libro: “El director”, regalo de un amigo.

Al llamado, acudí presuroso y recibí la atención adecuada, pero dejé el libro sobre la mesa de atención y al salir, no recordé tomarlo.

Llegué al parqueadero, tomé el carro y salí hacia la casa. Volteé a mirar y el libro no estaba allí. Lo había dejado en el banco. ¡Ay! ¿Quién se lo llevaría? Grave, pues para regresar al banco había soberano trancón y además, un accidente de un vehículo con una moto (cosa extraña). Total que la demora era mucha y el cierre del banco estaba próximo.

Otra vez, el carro al parqueadero, salir, llegar al banco y para mi sorpresa, el libro estaba donde lo había dejado. Una niña cajera me preguntó:

  • ¿Ese libro es suyo?
  • Sí, contesté.
  • ¿Por qué no se lo llevarían? Estuve de buenas.
  • Es que no es un celular, dijo ella. Ahí estuvo todo el tiempo y ni lo miraron. Yo le puse cuidado a ver quién lo tomaba o lo hojeaba, pero nada ocurrió.
  • Es muy formal.

Entonces, con base en esa respuesta, recordé la conversación inicial y ya me preocupe. A veces, parezco un personaje raro o un mosco en la sopa, cuando estoy en una sala de espera. Muchos, un 80% de las personas a mi alrededor, están utilizando su celular y yo, leyendo.

Cómo quisiera que se cambiaran celulares por libros o que hubiese libros en los paraderos, salas de espera y sitios especiales para que la gente los tomara y se pusiera a leer, pero se prefiere el celular para revisar whatsapp u otros elementos.

Manuel Gómez Sabogal
Sobre Luis R Castellanos 337 Artículos
Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.