Traducido por Luis R Castellanos de publicación en Newsera


En 1882, en una casa adosada en 136 East 36th Street en la ciudad de Nueva York, Edward Hibberd Johnson tuvo una idea. Lo convertiría en el decorador de un millón de fotos navideñas. Johnson fue el símbolo perfecto de su tiempo. Era en parte ingeniero, en parte empresario y en parte showman. En 1871, contrató al joven inventor Thomas Edison para trabajar para la Automatic Telegraph Company. Edison «comía en su escritorio y dormía en una silla», recordó Johnson más tarde. En seis semanas había «hecho dos mil experimentos» y «producido una solución».

Johnson quedó muy impresionado con Edison. Cuando Edison se fue para comenzar una nueva empresa, lo siguió y comenzó a convertir las ideas de Edison en realidad. En 1877, Edison inventó el fonógrafo. Fue el primer dispositivo que pudo grabar y reproducir sonido. Johnson llevó la máquina de gira, cargando multitudes para generar emoción. Cuando Edison inventó la bombilla en 1880, su valor exacto era difícil de medir. Pasarían años antes de que la mayoría de los hogares tuvieran la electricidad para alimentarlo. Aún así, Johnson, Edison y otros invirtieron $ 35,000 para formar una empresa para vender las bombillas.

La historia de las tradiciones navideñas

Al poco tiempo, Johnson tuvo una idea brillante. Las tradiciones navideñas pueden parecer antiguas, pero la mayoría de ellas nacieron en el siglo XIX. «Una visita de San Nicolás» se publicó en 1823 y «Un cuento de Navidad» en 1843. Los dibujos de Thomas Nast del alegre Papá Noel aparecieron en 1862. Mientras tanto, en 1841, el marido de la reina Victoria introdujo en Gran Bretaña el tannenbaum alemán, o árbol de Navidad. Rápidamente se hizo muy popular. En los Estados Unidos, el presidente Franklin Pierce instaló uno en la Casa Blanca en 1856. En la década de 1870, los árboles y adornos de Navidad se vendían ampliamente en todo el país.

Pero lo que realmente hizo de un árbol un árbol de Navidad fueron las velas. Y aunque las llamas parpadeantes eran perfectas para la ocasión, también representaban un peligro de incendio.

El primer árbol iluminado atrae a una multitud

En la tienda de Edison, Johnson vio una oportunidad. Johnson colocó un árbol junto a una de sus ventanas, conectó 80 bombillas rojas, blancas y azules y las ensartó alrededor. Colocó el tronco en una plataforma giratoria. Luego llamó a un periodista, quien escribió que el árbol estaba «brillantemente iluminado… Difícilmente se puede imaginar algo más bonito». Las luces atrajeron a una multitud cuando la gente en la calle se detuvo para admirar la brillante maravilla. Johnson convirtió su truco en una tradición, haciendo más cada año. Un artículo del New York Times de 1884 contó 120 bombillas en su deslumbrante árbol.

Aviso de prensa de la época

Las luces de Johnson no eran baratas. En 1900, una cadena de 16 bombillas se vendía por 12 dólares. Eso era mucho dinero en ese entonces, porque la gente ganaba menos. En dinero de hoy, eso es alrededor de $ 350. Pero en 1894, el presidente Grover Cleveland puso luces eléctricas en el árbol de la Casa Blanca. Para 1914, una cadena de 16 bombillas costaba solo $ 1,75. En la década de 1930, las bombillas y conos de colores estaban por todas partes.

En la actualidad, cada año se venden en Estados Unidos unos 150 millones de juegos de luces. Iluminan 80 millones de hogares. Y aunque ahora se utilizan para celebrar Halloween y el Día de San Valentín también, todo comenzó con el milagro de Johnson en la calle 36.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com