Por Manuel Gómez Sabogal


Así, en inglés. Una locura en 1989, después de mi regreso de la Universidad de Brighton en Brighton, Inglaterra, donde estuve en un curso de radio y televisión.

Allá compartí con ingleses, austríacos, búlgaros, brasileños, checos, alemanes, griegos, franceses, italianos, polacos y dos colombianos más (Rodrigo Arias de Medellín y Amelia Acevedo de Bucaramanga). Los docentes habían laborado o continuaban en la BBC de Londres.

Pues bien, llegué de Inglaterra a punto de iniciar el semestre. Me asignaron un grupo primero de Lenguas Modernas. Mis pilas bien puestas y dispuesto a hacer algo diferente, especial, utilizando innovación y creatividad (dos palabras que me encantan).

Con el correr de los días, recordando que había hecho teatro en Brighton, diseñé un plan de trabajo y llamé a algunos estudiantes que desearan acompañarme en esa locura. Otra más en mi vida.

Al comienzo, se reían, pero les entregué los sketches (escenas) para que leyeran, discutieran y prepararan si deseaban. Eso sí, les dije que presentaríamos esa locura en el Aula Máxima “Camilo Torres” a finales de septiembre.

La Universidad era un solo bloque, pequeña y casi todos nos conocíamos, directivos, docentes y estudiantes vivíamos como en una caja grande.

Dicho y hecho, mis alumnos aceptaron el reto. Ann Thomson, Eliana Walteros, Adriana Cocuy, Aline Grisales, Lina Calle, Luz Carime Carmona, Santiago Riascos, Álvaro Echeverri, y Jaime Elías González.

Nos sentamos a conversar, practicar, estudiar cada sketch y a medida que pasaban los días, cada uno mejoraba y se animaba.

Preparé el programa, el cual incluía dos actos y un intermedio. Yo, dándomelas de director de teatro, busqué música adecuada, ellos analizaron vestuario, luces, y nos dimos a la tarea.

El día de la presentación, llegamos con 30 minutos de anticipación a los camerinos. Yo salía a mirar si había público, teniendo en cuenta que era una presentación en inglés, totalmente. Para sorpresa de todos, quedaron de pie y situados casi que por fuera del recinto, estudiantes y personas de otras entidades que querían ver algo diferente, especial y nuevo en la Universidad del Quindío.

El evento incluyó Act One: Warm up (calentamiento). Wake up (Despertar). A song (una canción). Yoga for beginners (Yoga para principiantes). Colombians three classes (Tres clases de colombianos. The bank (El banco). A song (una canción).

Intermedio en el cual hubo música.

Act Two: The travel agency (Agencia de viajes). Married couples (Parejas). British accents (Acentos británicos). A song (Una canción). How to make friends (Cómo hacer amigos). The eternal triangle (El triángulo eterno). A song (Una canción)

Las canciones en inglés eran interpretadas por alumnos del programa de Lenguas Modernas. Nos apuntamos un éxito. Aplausos, muchos aplausos y alegría en los camerinos.

Quedó comprobado que el inglés es un idioma y no una materia. Así mismo, el inglés no se estudia, se practica.

Tarea para los docentes, cambiar el esquema, innovar y crear… Las locuras valen la pena.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com