Tres amigas conversaban un día, y una dijo:

– Uy! Cuando hago el amor con Juan, le toco los huevos, ¡y se le ponen calientes

La otra dice:

– Cuando yo hago el amor con Pedro, le toco los huevos, ¡y también se le calientan!

La tercera dice:

– ¡No! Yo no me he dado cuenta. Pero esta noche cuando haga el amor con mi gordo, me voy a fijar y les cuento.

Al otro día se juntan y la mujer llega con un ojo morado, un brazo enyesado, cojeando, en fin, toda golpeada, y las amigas le preguntan:

– ¿Qué te pasó?

Y responde:

– Bueno, estaba haciendo el amor con mi gordo, y me acordé de lo que habíamos hablado, así que le toqué los huevos y le dije: “¡se te calientan los huevos como a Juan y a Pedro!”, ¡¡y CATAPLUN me entró a coñazos!!

Por Webmaster: Luis R Castellanos

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com