Traducido por Luis R Castellanos de Messy Nessy


Juguemos un pequeño juego de ¿Dónde está Wally? Solo, con hombres que no usan sombreros en la fotografía de arriba. Surge la pregunta: ¿dónde se han ido todos los elegantes sombreros de fieltro, bombines, fedoras y sombreros de copa? Los sombreros han tenido un papel que desempeñar durante la mayor parte de nuestra historia, marcando la línea entre lo utilitario, lo decorativo y lo simbólico. Entonces, ¿por qué los hombres simplemente dejaron de usar sombreros en masa?

Una de nuestras mayores pistas, como veremos más adelante, es que los sombreros nacieron por dos necesidades: ornamentación y protección. Existen representaciones pictóricas del 3200 a C de un hombre egipcio con un sombrero de paja cónico ideal para mantener la cabeza fresca con su forma imponente. El «Sombrero dorado de Schifferstadt» de la Edad de Bronce es también uno de los sombreros más antiguos e imponentes que se han encontrado:

Sombrero de oro de Schifferstadt. Tradición Urnfield, Edad del Bronce. Fechado entre 1.400 y 1.300 a. C. y el más antiguo de su tipo encontrado hasta la fecha. Museo Histórico del Palatinado, Speyer, Alemania.

La saga de los «Sombreros de oro» es un capítulo muy de Indiana Jones en la historia del sombrero antiguo. Solo cuatro han sido desenterrados hasta la fecha, cada uno con su propia e intrincada construcción de chapa de oro. Su naturaleza opulenta es un recordatorio importante de la naturaleza ornamental que los sombreros han jugado como objetos de ceremonia y estatus.

En el otro extremo del espectro, en cuestiones de practicidad, algunos historiadores postulan que la Venus de Willendorf podría estar usando el primer gorro del mundo, y una vez que lo ve, no puede dejar de verlo, ¿verdad?

Eso es lo mágico de los sombreros. Ofrecen una forma nueva y curiosa de revivir la historia que se siente casi tangible. Y aunque nos encantaría perdernos en un vórtice de fieltro de sombrerería desde el año 3000 a. C. hasta el presente, vamos a intentar centrarnos en algunos cambios en los últimos cientos de años …

Sombreros del mundo

http://luiscastellanos.org/category/reflexiones/sombreros/

En primer lugar, ¿sabía que la fabricación de sombreros moderna era un oficio bastante peligroso? La expresión «loco como un sombrerero» se refiere al envenenamiento por mercurio que mató lentamente a tantos fabricantes de sombreros del siglo XIX; el mercurio se usó para tratar las fibras y mejorar el fieltro. Sin que los fabricantes de sombreros lo supieran, por supuesto, la sustancia química les estaba haciendo desarrollar todo tipo de enfermedades mentales, incluidas la demencia y el eretismo.

Luego está el término «sombrerero», que normalmente se refiere al oficio de hacer sombreros para mujeres, y era una referencia a uno de los epicentros del sombrero en ascenso del mundo: Milán. (Aparte de Francia, Italia era la principal ciudad de la moda en Europa).

Comencemos con (posiblemente) uno de los sombreros de hombre más conocido: el sombrero de copa. Estos extravagantes sombreros que rozaban el cielo estaban hechos de piel de castor de fieltro o seda, y eran amados por los dandis de la moda, pero al principio fueron muy controvertidos.

«[Él] tenía una construcción tan alta y brillante en la cabeza que debe haber aterrorizado a la gente nerviosa», se lee en un informe de la policía británica sobre el primer avistamiento de sombrero de copa en 1797, que aparentemente causó un motín, «La vista de esta construcción fue tan exagerado que varias mujeres se desmayaron, los niños empezaron a llorar y los perros empezaron a ladrar ”. El pobre hombre con sombrero de copa en cuestión, el mercero John Hetherington, no solo apareció en los titulares de los periódicos, sino que recibió una fianza de 500 libras.

Pero todo el mundo ama a un rebelde, ¿verdad? El dandismo radical del sombrero de copa prendió y ganó popularidad en la corriente principal en las décadas de 1840 y 50. Abraham Lincoln era famoso por ser un fan, se rumorea que escondió letras importantes en su voluminosa tapa. Se convirtieron en elementos básicos de vestuario, que no era raro encontrar teatros con asientos hechos para acomodar a los hombres en la ópera …

Sillas en el teatro, para acomodar los sombreros

Al mismo tiempo, la gorra de béisbol también nació en la ciudad de Nueva York. Primero, en forma de sombreros de paja puestos por los Knickerbockers de Nueva York en 1849. En 1860, el uniforme del equipo de béisbol Excelsiors de Brooklyn los popularizó aún más. Pronto, una variedad de «gorras de béisbol» comenzaron a aparecer, llevándonos a la encarnación contemporánea que mejor conocemos.

Con su diseño posiblemente más aerodinámico y liviano, las «gorras» eran perfectas para los hombres en movimiento. Las ramas de las fuerzas del orden público también adoptarían gorras de béisbol.

Otro sombrero icónico para hombre es la «gorra de vendedor de periódicos», aunque no eran solo para repartidores de periódicos, sino que los usaban los trabajadores portuarios, los trabajadores del acero y otros comerciantes que evolucionaron a partir del amado sombrero escocés, el Tam ‘O Shanter. Se pueden encontrar en todos los escalones de la sociedad, aunque generalmente como un accesorio de actividad de ocio (es decir, golf, un día en el campo) para la clase alta. Lo mismo ocurre con la gorra de ascot (piense en Peaky Blinders), que generalmente usaban los hombres que trabajaban en la matanza de ganado a principios del siglo XX. Un sombrero era un significante social que identificaba el papel del hombre en la sociedad. (De ahí expresiones como “poniéndose el sombrero [inserte la profesión]” o “llevaba muchos sombreros” para describir a un hombre de muchos oficios).

¿En cuanto al buen sombrero de vaquero? En 1865, un hombre llamado John B. Stetson esencialmente hizo la primera encarnación, conocida como el sombrero del «Jefe de las Llanuras». Su diseño, dijo, se hizo teniendo en cuenta las necesidades del clima occidental estadounidense: ala rígida, copa alta.

Inicialmente, sus hendiduras y curvas eran un subproducto del hecho de que estos eran sombreros que aguantaban mucho. Los hombres los tocaban, pellizcaban y doblaban constantemente mientras trabajaban, creando esas formas icónicas de vaqueros. Con el tiempo, se convirtieron en significantes intencionales de un determinado rancho o comunidad. Estaba el estilo «Pliegue de Carlsbad» de Nuevo México y el «Pico de Montana», el último de los cuales se derivaba del sombrero mexicano, y tenía cuatro abolladuras en la parte superior por estar pellizcado con cuatro dedos. Sin embargo, hasta el día de hoy, Stetson sigue siendo el estándar de oro para los sombreros de vaquero. Es notable cómo algunas cosas no cambian.

Contrariamente a la creencia popular, el sombrero de vaquero podría no haber sido el más común en Occidente. Un artículo de 1957 en Desert News postula que ese título pertenece al bombín británico.

Fue creado en el atelier londinense de Thomas y William Bowler en 1849, y se consideró una opción protectora, duradera y elegante para cualquiera que busque caminar por la línea semiformal. «El sombrero que ganó Occidente», declararon los titulares de los periódicos. De hecho, la tienda que creó el bombín todavía existe hoy en día, fundada en 1676, lo que la convierte en la sombrerería más antigua del mundo.

Tienda de Sombreros James Lock y Cia

La evidencia de la propagación del bombín se puede rastrear hasta América del Sur, donde se ha convertido en un elemento básico de las mujeres quechuas y aymaras durante un siglo, cuando llegaron los trabajadores ferroviarios británicos en la década de 1920. Cuenta la leyenda que llegó un cargamento de bombines demasiado pequeño para los ferroviarios, por lo que los vendieron a cholitas. De todos modos, esa es la leyenda. Hoy, llevar bombín en Bolivia cuenta la historia de ese complicado pasado, así como la fuerza y ​​supervivencia de las mujeres indígenas que las han tejido en su propia historia.

Recuerda el papel que han jugado los sombreros como herramientas en el colonialismo, en el ejército y en el activismo de base. ¿Quién podría olvidar las boinas del partido Pantera Negra o el Che Guevara? Quizás menos conocido: los maravillosos sombreros de ala ancha de los “Zoot Suits” de los años 40 que usan los mexicanos y los afroamericanos. El estilo fue tan revolucionario que de hecho fueron prohibidos en Estados Unidos por un tiempo.

Entonces, ¿cómo es que los sombreros de hombre, después de desempeñar un papel tan activo y evolutivo tanto a nivel cultural como político, parecen desaparecer virtualmente de la sociedad cotidiana? Hay algunos hechos, estadísticas y teorías que se unen para explicar su retiro gradual de la popularidad. Por un lado, el auge y la evolución del automóvil. La maravilla de la ingeniería de cuatro ruedas pronto marcaría el principio del fin del sombrero de caballero, y su invención pronto aliviaría la necesidad de cubrirse la cabeza para protegerse de los elementos.

La Hat Research Foundation (HRF), que aparentemente era algo real, también encontró que el 19% de los hombres en 1947 que no usaban sombreros dijeron que era porque desencadenaron el trauma de la guerra asociado con sus uniformes.

De hecho, las empresas de ropa se apresuraron a revivir el uso del sombrero a su antigua gloria después de la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial. Los anuncios patrocinados por la HRF tenían eslóganes como «Necesitas un sombrero para hacer magia», mientras que los periódicos de finales de la década de 1940 se burlaban de los hombres que lucían la nueva moda «descubierta».

Los sombreros de hombre tradicionales se retiraron a un lugar de ceremonia y tradición con el que estamos familiarizados hoy. Muchos historiadores en realidad marcan el día en que John F. Kennedy pronunció su discurso inaugural como «el día en que murió el sombrero de copa». Al principio, el presidente recién elegido participó en la tradición ancestral vistiendo un sombrero de copa en la ceremonia, caminando del brazo con Jackie radiante …

El Presidente (entrante) JFK y Jacqueline, con el Presidente (saliente) Dwight Eisenhower.

Parece que posó para algunas fotos con el sombrero, y luego decidió cambiar las cosas yendo en top-less para el gran discurso. Sería difícil encontrar una metáfora visual más clara para los tiempos cambiantes que la del joven presidente, literalmente acompañada de una pizca de hombres mayores con sombreros de copa anticuados. ¡Bienvenido a la década de 1960, cariño!

Desde entonces, cada dos años, los periodistas de moda proclaman el regreso del sombrero, pero parece poco probable que veamos algo como esas escenas históricas de multitudes que se asemejan a un océano de sombreros, nunca más. En estos días, un sombrero elegante en las calles se siente quizás menos atado a los viejos códigos sociales y más a la expresión individual o comunitaria. El cambio es decisivo: históricamente, los hombres usaban sombreros para encajar y hoy, los hombres usan sombreros para destacar.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com