A partir de nuestra creencia profundamente arraigada de que necesitamos a alguien para conseguir felicidad, comenzamos a proyectar sobre nuestra pareja todas las cosas que creemos que debe hacer (o dejar de hacer) para alcanzar esa felicidad. Como resultado, en vez de construir un espacio de compartir y de disfrute, vamos construyendo una prisión a la que llamamos amor en nuestras vidas.

Por Webmaster: Luis R Castellanos

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com