Traducido por Luis R Castellanos de publicación en PBS


Piense en la radio, y lo que a menudo le viene a la mente es la música nítida y las palabras habladas que transmiten las estaciones de FM en todo el mundo. Pero la radio no siempre fue tan avanzada, ni tan popular. Como muchas tecnologías, evolucionó gradualmente y ganó aceptación lentamente. Hoy en día, la radio continúa evolucionando a medida que compite con otras tecnologías para atraer y mantener una audiencia.

Los primeros pasos para inventar la radio implicaron descubrir las ondas electromagnéticas y su potencial. Hans Christian Oersted fue el primero en proclamar, en 1820, que se crea un campo magnético alrededor de un cable por el que pasa una corriente. En 1830, el físico inglés Michael Faraday confirmó la teoría de Oersted y estableció el principio de la inducción electromagnética.

En 1864, James Clerk Maxwell, profesor de física experimental en la Universidad de Cambridge, publicó un artículo teórico que afirmaba que las corrientes electromagnéticas podían percibirse a distancia. Maxwell también postuló audazmente que tales ondas viajaban a la velocidad de la luz. A fines de la década de 1880, el físico alemán Heinrich Hertz probó la teoría de Maxwell. Logró producir ondas electromagnéticas y confirmó la predicción de Maxwell sobre su velocidad.

No mucho después, Guglielmo Marconi, un inventor italiano, trajo las ondas electromagnéticas del laboratorio al mundo.

Comenzó con transmisiones de corta distancia en su propio patio trasero. En septiembre de 1899, asombró al mundo al telegrafiar los resultados de las carreras de yates de la America’s Cup desde un barco en el mar a una estación en tierra en Nueva York. A fines de 1901, Marconi había fundado su propia compañía inalámbrica comercial y transmitió la primera señal transatlántica.

Durante un tiempo, las transmisiones inalámbricas se limitaron a puntos y guiones codificados. Pero el 24 de diciembre de 1906, el físico canadiense Reginald Fessenden cambió eso al enviar la primera transmisión a larga distancia de voz humana y música desde su estación en Brant Rock, Massachusetts. Su señal fue recibida tan lejos como Norfolk, Virginia. Se preparó el escenario para las transmisiones comerciales de voz y música.

Guglielmo Marconi
Reginald Fessenden

Un flujo constante de inventos impulsó la radio hacia adelante. En 1907, el inventor estadounidense Lee De Forest presentó su detector de señales Audion patentado, que permitía amplificar drásticamente las señales de radiofrecuencia. Otro inventor estadounidense, Edwin Armstrong, desarrolló el circuito superheterodino en 1918 y en 1933 descubrió cómo se podían producir transmisiones de FM. FM proporcionaba una señal de transmisión más clara que AM, pero el alto ejecutivo de RCA, David Sarnoff, estaba impulsando el desarrollo de la televisión. Sarnoff ocultó FM del público durante más de una década.

AM: amplitud modulada. FM: Frecuencia modulada

Aún así, la demanda pública de radio creció exponencialmente. La transmisión de entretenimiento comenzó alrededor de 1910 e incluía el propio programa de De Forest, que transmitía desde el Metropolitan Opera House en la ciudad de Nueva York. Una empresa de transmisión de entretenimiento con sede en Wilkinsburg, Pensilvania, se convirtió en la primera estación de radio comercial, KDKA, en 1920. La estación WWJ, en Detroit, Michigan, también una de las primeras, comenzó la transmisión comercial en el mismo año. Entre los primeros defensores de la transmisión de entretenimiento se encontraba Sarnoff, quien usó la radio para crear imperios corporativos en RCA y NBC.

El período entre finales de la década de 1920 y principios de la década de 1950 se considera la Edad de Oro de la radio, en la que las comedias, los dramas, los programas de variedades, los programas de juegos y los programas de música popular atrajeron a millones de oyentes en todo Estados Unidos. Pero en la década de 1950, con la introducción de la televisión, la Edad de Oro se desvaneció. Aún así, la radio siguió siendo una fuerza de la cultura pop. Desarrollos como la transmisión estereofónica, que comenzó en la década de 1960, ayudaron a la radio a mantener su popularidad.

Entre los desarrollos contemporáneos en la radio está la Difusión de Audio Digital, o DAB. En proceso desde finales de la década de 1980, no había recibido la aprobación de la FCC a principios de 1999. Según los defensores, DAB proporciona sonido con calidad de disco compacto sin interferencias a ninguna distancia. Los oyentes de DAB también pueden convertirse en observadores: la información, como los horarios de programación y la información sobre el tráfico y el clima, se pueden mostrar digitalmente en «monitores» estéreo o pantallas LCD.

Con más de 100 años, la radio sigue siendo una fuerza poderosa en la vida estadounidense. Según un informe de Arbitron de 1998, más del 95 por ciento de los estadounidenses escuchan la radio al menos una vez a la semana. Y con nuevas tecnologías como DAB, es probable que la humilde onda de radio conserve su poder durante algún tiempo.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Verificado por MonsterInsights