Por Manuel Gómez Sabogal


Desde cuando era pequeña, la he visto dibujar. Y recuerdo anécdotas con ella. La primera, en casa, pues hacía las tareas, comía y luego, buscaba papel y lápiz para ponerse a dibujar.

Cuando regresaba del colegio donde estudiaba primero de primaria, se sentaba a dibujar, a recordar qué fue los que escuchó. Lo vivía, lo dibujaba y lo presumía como ella lo quería.

–           ¿Por qué dibujas tanto? – le pregunto

–           Abuelo, porque en el colegio me dijeron que dibujara lo que viera. Y estuve viendo la naturaleza, los niños, el patio, los animalitos, los pájaros…

–           ¿Vas a dibujar todo eso?

–           Pues claro. Aquí caben todos en esta hoja. Los hago pequeños y todos quedan bien.

–           ¿Qué harás primero?

–           El cielo, la tierra, el pasto, las vacas, las gallinas….

–           ¿Y las casas?

–           No, todavía no. Las casas están lejos

–           ¿Y la gente?

–           Abuelo, apenas voy a empezar. ¿Puedes esperar a que yo piense?

Y me retiré. Con esa pregunta, mejor me fui a leer el periódico

La segunda anécdota, cuando fuimos a Unicentro y allí había niños pintando. Los centros comerciales tienen de todo. Es más, aun lo que no necesitemos lo compramos. Isabella no se antojaba sino de entrar a los 245 locales de cada uno de ellos, a mirar, preguntar y salir.

Ese día, mientras yo entraba a un almacén, la dejé allí con los niños.

Ese fin de semana, quiso jugar, correr, sentarse, buscar niños de su edad para sentarse a compartir con ellos y a conversar acerca de sus inquietudes. Cumpliría 8 años el 14 de mayo de 2013.

De pronto, como por arte de magia, vio los juegos y allí entramos. Jugó como nunca. Entró a todos y sacó las fichas para reclamar premios. Jugamos un rato donde a ella tanto le gusta.

Al salir, encontramos que estaban los cuadros para pintar. Se detuvo y eligió uno. Pidió lo necesario, se sentó y empezó a pintar.

Estuve un poco distante para que se concentrara y no tuviera problemas con su obra de arte. Antes de terminar, me arrimé, me senté a su lado y miré una pintura con bellos colores. De pronto, le dije: “te saliste de la línea”

Me miró y sin sorprenderse mucho, me contestó: “Da Vinci también cometía errores” y sin inmutarse, continuó pintando.

Hoy, es diferente, pero sigue dibujando, pintando, mezclando. Después de un largo tiempo, sigue haciendo sus diferentes bocetos.

Tiene su página en Instagram:

Por favor, mira sus dibujos, dales like, coméntalos y sigue la cuenta de Isabella en Instagram. Gracias:

Isabella en Instagram

Aquí, un ejemplo:

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com