Traducido por Luis R Castellanos de «The Strong«


A la familia Robbins de Reading, Ohio, le encantaba jugar a las cartas, especialmente al juego de los ochos locos. Pero las complicadas variaciones de reglas de ese juego a veces llevaron a discusiones familiares amistosas. Merle Robbins, peluquero de profesión y padre de familia, marcó una baraja con instrucciones para evitar tales enfrentamientos. Jugar un rey y la dirección del juego invertida, una reina significaba saltarse el siguiente turno y los ases eran comodines. La familia y sus amigos pronto se dieron cuenta de que los nuevos mazos marcados hacían que el juego fuera más fácil de aprender, más rápido y más fácil de entender para los jugadores mucho más jóvenes. ¿Por qué no, pensaron, diseñar un nuevo mazo en torno a nuestro juego e imprimirlo?

Robbins y su esposa Marie habían vendido su casa para invertir en el juego y, junto con algo de dinero de su hijo Ray, financiaron 5000 copias de su nuevo juego. Lo llamaron «Uno» por la regla para anunciar cuando solo queda una carta en la mano, pero también para comercializar sutilmente el nombre del juego repetidamente, como el juego de bingo, durante el juego. Al principio, Robbins vendió los juegos en su barbería, pero él y Marie pronto desarrollaron un plan para viajar por el país y vender su juego. Parte del dinero de la venta de su casa financió la compra de un auto viejo y una casa rodante, con los letreros «Uno: el mejor juego de Estados Unidos» pegados a los costados. Dando vueltas por Texas y luego por Florida, jugaron y vendieron mazos de Uno en cada casa club de campamento a lo largo de la ruta. De vuelta en Ohio, después de vender las 5.000 copias, pidieron con confianza otras 10.000 cubiertas. Merle y Ray los colocaron primero en pequeñas tiendas minoristas, pero eventualmente las tiendas más grandes fuera de Ohio abastecían y vendían Uno.

Robbins era un vendedor inteligente, pero un fanático de Uno llamado Bob Tezak, de Joliet, Illinois, le hizo una oferta de compra a Robbins y pronto comercializó Uno en todo el mundo. Trabajando al principio fuera de sus hogares, y luego desde la trastienda de una tienda, Tezak y su pequeño equipo, haciendo negocios como International Games Incorporated (IGI), vendieron todas las existencias de juegos de Robbins. Luego, Tezak rediseñó el juego y sus instrucciones en las familiares tarjetas rojas y el paquete que todos reconocemos. Uno vio ventas sin igual a lo largo de la década de 1980. Varios fabricantes importantes de juegos y juguetes se ofrecieron a comprar los derechos, pero Tezak resistió hasta 1996, cuando Mattel, Inc. se convirtió en propietario de Uno. Mejor conocido por sus juguetes, Mattel nunca había tenido un verdadero éxito con los juegos, pero con Uno Mattel obtuvo no solo el juego, sino también una franquicia de juegos. Uno fue el juego perfecto para marcar con una licencia de cualquier problema en la cultura popular, desde Disney hasta la NFL. Y las variaciones incluyen todo, desde juegos de destreza como Uno Stacko, basado en la popularidad de Jenga, hasta Street Fighter II Uno, un complemento solo digital para Xbox 360. En 2017, Uno fue calificado oficialmente como el juego de cartas número 1 en ventas en el mundo.

Uno es amado por todas las razones que apreciaba su creador. Se le ha llamado casi perfecto en su amplio atractivo familiar. Los niños pueden jugar contra los adultos sin sentirse superados, y los adultos pueden jugar juntos y aun así pasar un buen rato.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Verificado por MonsterInsights