Traducido por Luis R Castellanos de publicación en «The Conversation»

“Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos”. Eso es lo que los CDC han aconsejado a todos los estadounidenses que hagan para evitar la propagación de COVID-19 durante esta pandemia.

Es un consejo de sentido común. Los tensioactivos que se encuentran en el jabón eliminan los gérmenes de la piel y luego el agua los elimina. El jabón es barato y omnipresente; es un producto de consumo que se encuentra en todos los hogares del país.

Sin embargo, pocas personas conocen la larga y sucia historia de hacer jabón, el producto en el que todos confiamos para limpiar nuestra piel. Soy un historiador que se centra en la cultura material en gran parte de mi investigación. Cuando comencé a indagar en lo que se sabía sobre el uso del jabón en el pasado, me sorprendió descubrir sus orígenes confusos.


Ingredientes asquerosos para limpiar las cosas

Los antiguos mesopotámicos fueron los primeros en producir una especie de jabón cocinando ácidos grasos, como la grasa extraída de una vaca, oveja o cabra sacrificada, junto con agua y una lejía alcalina, una sustancia cáustica derivada de las cenizas de madera. El resultado fue una sustancia pegajosa grasienta y maloliente que eliminó la suciedad.

Una mención temprana del jabón se encuentra en el libro «Naturalis Historia» del erudito romano Plinio el Viejo del año 77 dC. Describió el jabón como una pomada hecha de sebo, generalmente derivado de grasa de res, y cenizas que los galos, particularmente los hombres, aplicaban a sus cabello para darle “un tinte rojizo”.

Los antiguos usaban estos primeros jabones para limpiar las fibras de lana o algodón antes de tejerlas en tela, en lugar de para la higiene humana. Ni siquiera los griegos y los romanos, pioneros del agua corriente y los baños públicos, usaban jabón para limpiarse el cuerpo. En cambio, hombres y mujeres se sumergían en baños de agua y luego se untaban el cuerpo con aceites de oliva perfumados. Utilizaron un raspador de metal o caña llamado strigil para eliminar cualquier resto de aceite o suciedad.

En la Edad Media, los nuevos jabones a base de aceite vegetal, aclamados por su suavidad y pureza y buen olor, comenzaron a usarse como artículos de lujo entre las clases más privilegiadas de Europa. El primero de ellos, el jabón de Alepo, una barra de jabón verde a base de aceite de oliva infundida con aceite de laurel aromático, fue producido en Siria y traído a Europa por cruzados y comerciantes cristianos.

Jabón de Alepo
Jabón de Castilla

Pronto siguieron las versiones en francés, italiano, español y, finalmente, en inglés. De estos, Jabón de Castilla, o jabón de Castilla, llamado así por la región del centro de España donde se producía, era el más conocido. El jabón en barra blanco a base de aceite de oliva era un artículo de tocador muy popular entre la realeza europea. El jabón de Castilla se convirtió en un término genérico para cualquier jabón duro de este tipo.

El asentamiento de las colonias americanas coincidió con una época (1500-1700) en la que la mayoría de los europeos, ya fueran privilegiados o pobres, habían dejado de bañarse regularmente por temor a que el agua propagara enfermedades. Los colonos usaban jabón principalmente para la limpieza doméstica y la fabricación de jabón era parte de la rutina doméstica estacional supervisada por mujeres.

Como lo describió una mujer de Connecticut en 1775, las mujeres almacenaban grasa de la carnicería, grasa de la cocina y cenizas de madera durante los meses de invierno. En la primavera, hacían lejía con las cenizas y luego la hervían con manteca y grasa en una olla gigante. Esto produjo un jabón suave que las mujeres usaban para lavar las camisas de lino que los colonos usaban como ropa interior.

En la nueva nación, la fundación de fábricas de jabón como Colgate, con sede en Nueva York, fundada en 1807, o Procter & Gamble, con sede en Cincinnati, fundada en 1837, aumentó la escala de producción de jabón, pero hizo poco por alterar sus ingredientes o su uso. Los estadounidenses de clase media habían reanudado los baños de agua, pero aún evitaban el jabón.

La fabricación de jabón siguió siendo una extensión del comercio de sebo que estaba estrechamente relacionado con la fabricación de velas. El jabón en sí era para lavar la ropa. En la primera fábrica de P&G, los trabajadores usaban grandes calderos para hervir la grasa recolectada de los hogares, hoteles y carnicerías para hacer las velas y el jabón que vendían.


De limpiar objetos a limpiar cuerpos

La Guerra Civil fue el punto de inflexión. Gracias a los reformadores que promocionaron el lavado regular con agua y jabón como una medida sanitaria para ayudar al esfuerzo de guerra de la Unión, el baño para la higiene personal se puso de moda. La demanda de jabones de tocador baratos aumentó dramáticamente entre las masas.

Las empresas comenzaron a desarrollar y comercializar una variedad de nuevos productos para los consumidores. En 1879, P&G introdujo el jabón Ivory, uno de los primeros jabones de tocador perfumados en los EE. UU. B.J. Johnson Soap Company de Milwaukee siguió con su propio jabón Palmolive a base de aceite de palma y oliva en 1898. Fue el jabón más vendido del mundo por principios de 1900.

La química del jabón también comenzó a cambiar, allanando el camino para la era moderna. En P&G, décadas de experimentos de laboratorio con aceite de palma y coco importado, y luego con aceite de semilla de algodón producido en el país, llevaron al descubrimiento de las grasas hidrogenadas en 1909. Estas grasas sólidas de origen vegetal revolucionaron el jabón al hacer que su fabricación dependiera menos de los subproductos animales. . La escasez de grasas y aceites para jabones durante la Primera y Segunda Guerra Mundial también condujo al descubrimiento de detergentes sintéticos como un sustituto «superior» de los jabones para lavar, limpiadores domésticos y champús a base de grasa.

Los jabones fabricados comercialmente en la actualidad son productos de ingeniería de laboratorio altamente especializados. Las grasas animales sintetizadas y los aceites y bases de origen vegetal se combinan con aditivos químicos, incluidos humectantes, acondicionadores, agentes espumantes, colorantes y aromas, para hacer que los jabones sean más atractivos para los sentidos. Pero no pueden enmascarar por completo sus ingredientes en su mayoría asquerosos, incluido el contenido a base de petróleo de los geles de ducha.

Como observó una historia de P&G de 1947: “El jabón es una sustancia desesperadamente ordinaria para nosotros”. A pesar de lo anodino que es en tiempos normales, el jabón ha cobrado prominencia durante esta pandemia.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com