Traducido por Luis R Castellanos de Your AAA Daily


La historia de los Autoservicios en comida rápida en Estados Unidos se remonta a más de 70 años. Durante ese tiempo, el concepto ha evolucionado drásticamente desde un simple sistema de intercomunicación hasta pedidos móviles e incluso el uso de inteligencia artificial.

Pero lo que ahora es omnipresente en los restaurantes de comida rápida, así como en muchos otros negocios, no siempre fue algo común. Entonces… ¿cómo fue que llegamos aquí? Exploremos la historia de la ventana de autoservicio.


Precursores del AutoServicio

Durante los años 1920’s, aumentó la cantidad de automóviles en las calles. Los consumidores de todos los días ganaban más dinero en estos años previos a la recesión y podían comprar vehículos. A su vez, los negocios como los autocines y los restaurantes se hicieron más populares.

Los autocines se remontan a 1921 cuando una cadena de restaurantes de Texas llamada Pig Stand comenzó a incorporar la práctica. En los autocines, los clientes estacionaban su carro e inmediatamente eran recibidos por mesoneros que tomaban los pedidos y los llevaban a la cocina. Cuando la comida estaba lista, el mesonero la llevaba al automóvil para que el cliente la disfrutara en su vehículo.

Este modelo mejoró la velocidad y la eficiencia del servicio. Los restaurantes intentaron continuamente mejorar el concepto aumentando la velocidad a la que la comida llegaba a los clientes. De ahí los mesoneros en patines sobre ruedas que se convirtieron en una tendencia popular en todo el país.

Pig Stand, en Texas
In-N-Out, en California

Historia de Drive-Thru

El Autoservicio se creó en la década de 1940. Hay varios solicitantes del primer restaurante de este tipo, incluido Red’s Giant Hamburg en la ruta 66 en Springfield, Missouri, que, según se informa, comenzó la práctica en 1947.

Pero el autoservicio como lo conocemos hoy, completo con un sistema de pedidos por intercomunicador, comenzó en 1948 en In-N-Out Burger en Baldwin Park, California.

La primera ubicación de In-N-Out tenía apenas 100 pies cuadrados, solo espacio suficiente para los cocineros. El propietario, Harry Snyder, imaginó un concepto que permitiría a los clientes pedir y recibir sus comidas sin salir del automóvil. Trabajando en su garaje hasta altas horas de la noche, Snyder creó una caja de altavoces de dos vías que permitía a los clientes hacer precisamente eso.


Aumento de la popularidad

El modelo de autoservicio demostró ser un gran éxito. En 1958, In-N-Out tenía cinco ubicaciones en el área de Los Ángeles. Cadenas más pequeñas como Jack-in-the-Box y Wendy’s adoptaron el modelo.

No fue hasta la década de 1970 cuando el autoservicio se convirtió en algo habitual. Fue entonces cuando los principales restaurantes de comida rápida comenzaron a agregar una opción de autoservicio. El más notable fue McDonald’s, que abrió su primer autoservicio en 1975.

Autoservicio de Jack-in-the-Box
Autoservicio de McDonald’s

Pero otro evento cultural importante estaba ocurriendo durante este tiempo que ayudó a impulsar la popularidad de la ventanilla del autoservicio, uno que no tenía nada que ver con los autos o la comida. Durante la década de 1970, hubo un aumento significativo en el número de mujeres que trabajaban fuera del hogar. Con ambos padres trabajando, las opciones de comidas rápidas, económicas y convenientes se convirtieron en la norma.

A medida que la experiencia del autoservicio fue ganando popularidad, tanto la industria alimentaria como la de fabricación de automóviles se adaptaron a los tiempos. Los restaurantes comenzaron a vender alimentos que se podían comer fácilmente en un automóvil. (Esto es lo que supuestamente impulsó la creación del Chicken McNugget). Mientras tanto, los fabricantes de automóviles agregaron características como las puertas de la guantera plegables y el ahora omnipresente portavasos, que no era estándar en los vehículos hasta la década de 1980.


El Autoservicio hoy

Incluso con su larga historia y una base estable como modelo de negocio en los EEUU, el autoservicio enfrenta una buena cantidad de amenazas. Lo más notable es el aumento de los servicios de entrega de terceros como DoorDash y Uber Eats. La industria de entrega de alimentos en línea generó más de $ 10 mil millones en 2019, lo que la convertiría en la quinta cadena de restaurantes más grande del país.

Algunas ciudades están llegando a prohibir por completo las ventanas para autoservicio. Minneapolis, Minnesota; Creve Coeur, Missouri; Long Beach, California; y Fair Haven, New Jersey, han aprobado leyes para prohibir o restringir el carril para autos. Según NPR, estas prohibiciones «se centran en frenar las emisiones, reducir la basura, mejorar la seguridad de los peatones y mejorar la transitabilidad».

Aún así, las ventanillas de autoservicio ahora representan aproximadamente el 70% de los miles de millones de dólares que los restaurantes de comida rápida generan cada año. Y según CNBC, casi el 40% de los consumidores informaron que usaron el autoservicio con más frecuencia en 2019 que el año anterior.

Entonces, aunque los tiempos cambian, no espere que el autoservicio desaparezca pronto.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com