Traducido por Luis R Castellanos de artículo en AAA


Los autos de juguete eran cualquier cosa menos una idea novedosa en la década de 1960. Decenas de millones, incluidos los modelos Matchbox, Husky y Budgie, ya se producían cada año. De hecho, el mercado estaba tan saturado que cuando el cofundador de Mattel, Elliot Handler, sugirió que el fabricante de juguetes fabricara su propia línea de automóviles, sus colegas lo recibieron con una buena dosis de aprensión y oposición. Incluso su esposa y segunda al mando de Mattel, Ruth, tenía sus dudas.

Pero Handler vio algo que los demás no vieron. O, más precisamente, vio lo que no estaba allí. Los autos de juguete de la época eran más réplicas de automóviles en miniatura que atraían a los coleccionistas que juguetes emocionantes para que los niños jugaran y disfrutaran. Elliott sabía que no había espacio para otro carro de juguete similar a los que ya estaban en los estantes, así que se dispuso a crear uno mejor. Su sueño era fabricar un coche de juguete radical pero de aspecto realista que pudiera moverse por sí solo.


Un auto que brilla…

Sabiendo que el éxito de estos nuevos autos dependía de su diseño y funcionalidad, Elliot reclutó talentos de fuera del mundo de los juguetes para ayudar en el desarrollo. Esto incluyó a Harry Bentley Bradley, un diseñador de automóviles de General Motors, y Jack Ryan, un ingeniero de sistemas de misiles educado en Yale. Se convirtieron en dos miembros del grupo de empleados excepcionalmente diverso de Mattel. La empresa era conocida por contratar a los mejores y más brillantes, independientemente de su sexo, raza, religión o antecedentes. En este sentido, fue un caso atípico a mediados del siglo XX. Pero una fuerza laboral diversa aportó nuevas ideas y nuevas perspectivas, que es precisamente lo que se necesitaría si el fabricante de juguetes quisiera crear un producto que el mundo nunca había visto.

Elliot alentó a sus empleados a adoptar su propio enfoque para resolver problemas. Esta filosofía le dio al equipo de Hot Wheels la libertad creativa de inspirarse en la cultura popular. Los autos rápidos y divertidos estaban de moda en la década de 1960. Nacieron el Ford Mustang y el Chevy Camaro. Steve McQueen corría por las calles de San Francisco en “Bullitt”. Los Beach Boys eran dueños de las ondas de radio con odas a sus cupés, T-birds y motores 409. En medio de este telón de fondo cultural, los diseñadores se centraron en el cambiante mundo de los coches de carreras del sur de California. Estos autos de carrera no solo tenían la estética llamativa que buscaba Mattel, sino que también se fabricaron a la medida para lo mismo que el fabricante de juguetes aspiraba para sus autos: velocidad.


… y se mueve

Para superar a la competencia, Mattel quería que sus autos no solo pudieran moverse solos, sino que también se movieran con velocidad.

Los ingenieros se pusieron a trabajar en la construcción de un automóvil en miniatura que pudiera acelerar como uno de tamaño real. Esto se logró con una serie de ajustes de diseño, incluidos neumáticos anchos, ruedas de carreras magnéticas y una suspensión de barra de torsión que proporcionaba absorción de impactos y rebote de las ruedas. Los diseñadores también desarrollaron un conjunto de rueda/eje de baja fricción, que requirió un poco de ingenio. Para que las ruedas giraran libremente, el eje estaba hecho de una cuerda de mandolina, que tenía una pequeña superficie de rodadura para crear menos fricción contra la rueda. Se combinó con bujes construidos con Delrin, un material plástico de baja fricción desarrollado por DuPont solo unos años antes.

El resultado final fue un coche de juguete que podía alcanzar una escala de 200 mph. Cuando Elliot vio por primera vez una demostración de uno de estos autos zumbando por el piso, tuvo una respuesta simple pero duradera: «¡Esas son algunas ruedas calientes!» El nombre se quedó.


Hot Wheels hacen su debut

El Hot Wheels Custom Camaro llegó a los estantes en mayo de 1968. Fue seguido rápidamente por otros 15 modelos: Beatnik Bandit, Custom Barracuda, Custom Corvette, Custom Cougar, Custom Eldorado, Custom Firebird, Custom Fleetside, Custom Mustang, Custom T-Bird, Volkswagen, Deora, Ford J-Car, Hot Heap, Python y Silhouette personalizados. Estos autos de la primera edición se conocieron como los «Sweet 16«. Consistían en versiones renovadas de los muscle cars notables del día, así como diseños personalizados inspirados en hot rods de la vida real. Cada uno estaba adornado con pintura metálica Spectraflame de Mattel y ruedas con líneas rojas, el último de los cuales se convertiría en una característica de marca registrada.

Las pistas de carreras de plástico flexibles completas con el ahora icónico bucle se vendieron junto con los autos Hot Wheels. Juntos crearon un juguete que, tal como predijo Elliot, se volvió abrumadoramente popular. Se compraron más de 16 millones en el primer año. Las ventas solo aumentaron a medida que cambiaban los calendarios. Mattel fabricó sus Hot Wheels número 1.000 millones en 1991. Hoy en día, reina como uno de los juguetes más vendidos de todos los tiempos y es tan popular como siempre.

Por De todo un Poco

Profesor de TI e Instructor de Español & GED | IT Professor and Spanish & GED Instructor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Verificado por MonsterInsights