Traducido por Luis R Castellanos


Oklahoma City creció rápidamente a principios del siglo XX. En 1913, la ciudad tenía solo 3000 conductores, pero a medida que la gente cambiaba sus caballos y carretas y compraba autos, el número creció. Para 1930, se registraron quinientos mil automóviles dentro del condado.

Los habitantes de la ciudad que trabajaban en el centro llegaron temprano y se estacionaron en la calle más conveniente para ellos, dejando sus autos en un solo lugar todo el día. Como resultado, los compradores tenían dificultades para encontrar lugares para estacionar.

Al igual que otras ciudades que abordan este problema, Oklahoma City trató de controlarlo marcando las llantas con tiza. Los autos que se dejaban en el mismo espacio por mucho tiempo eran multados. Pero eso requería mucho tiempo y sacaba a los policías de sus rondas regulares.

Se necesitaba una solución mejor. Así surgió el parquímetro.


Primera Patente

Aunque los primeros parquímetros se utilizaron en la ciudad de Oklahoma, la primera patente de este tipo de dispositivo provino de un compañero del área de Boston. Roger W. Babson, quien luego fundó Babson College, recibió una patente para su temporizador de estacionamiento en 1928. Sin embargo, la atención de Babson debe haber sido desviada por otros problemas, ya que nunca llegó a fabricar el dispositivo.

Carl C. Magee, un periodista de Oklahoma, fue la segunda persona en recibir una patente para un parquímetro. Pero su camino para convertirse en inventor fue tortuoso. Magee trabajó como periodista en Albuquerque, Nuevo México, donde logró avances importantes en una historia nacional: el escándalo de sobornos que involucró a la administración de Warren Harding (conocido como el escándalo de Teapot Dome).
Desde que se hizo un nombre en Albuquerque, Magee podría haber seguido viviendo y trabajando en Nuevo México si no hubiera sido por un desafortunado incidente. Como reportero, las historias de Magee a veces enfadaban a los lectores. Un día caminaba por el lobby de un hotel cuando un hombre se le acercó y trató de derribarlo. Magee sacó su revólver y disparó. Aunque tenía la intención de dispararle al hombre que lo atacó, falló e hirió a un transeúnte.

El caso llegó a los tribunales donde un juez absolvió a Magee de homicidio involuntario. Se sintió muy aliviado, pero sintió que era hora de comenzar de nuevo. En 1927, se mudó a Oklahoma City para publicar su propio periódico, Oklahoma News.

Cuando se instaló en su nuevo hogar, Magee se involucró en actividades comunitarias. Pronto fue nombrado presidente del comité de tráfico de Oklahoma. En las reuniones, escuchó muchas historias sobre los problemas de la ciudad con la congestión del tráfico, así como las dificultades de estacionamiento que enfrentan los compradores.


La idea de Magee

Magee tuvo una idea sobre una forma de controlar el estacionamiento y jugó con lo que pensó que podría ser un temporizador de estacionamiento viable. En 1932, construyó un modelo tosco de un dispositivo de cuerda que establecería límites de tiempo en el estacionamiento. Mientras estudiaba su creación, sabía que necesitaba la ayuda de alguien con experiencia en ingeniería, por lo que recurrió a los profesores de ingeniería, Gerald Hale y el profesor H. G. Thuesen. Los hombres jugaron con la idea básica de Magee y se les ocurrió lo que llamaron «Black Maria».

Carl Magee

¿Cómo eran los primeros parquímetros?

El primer diseño, el «Black Maria», funcionó como un reloj de cuerda. El conductor del automóvil puso la moneda especificada (un centavo al principio) en la máquina y giró una perilla en el medidor. La moneda cayó y una hora de tiempo de estacionamiento se mostró a través de la cara del parquímetro. Cuando transcurrió el tiempo pagado, apareció una bandera para indicar que el tiempo expiró.
Una vez por semana, un empleado de la ciudad caminaba por la ruta donde había parquímetros. Cada medidor necesitaba ser enrollado individualmente para que funcionara durante la semana siguiente.
Un año más tarde, otro compañero de la ciudad de Oklahoma patentó su propio diseño para un parquímetro. Percy C. Gumm llamó a su compañía, Park-O-Later. Su dispositivo tenía un reloj de arena incrustado en el mecanismo. Cuando la moneda cayó en el medidor, el reloj de arena se dio la vuelta y comenzó a contar 60 minutos.


¿Quién los fabricó?

Pero Carl Magee, como jefe del comité de tránsito, pudo comunicarse con los administradores de la ciudad y obtener la aprobación de su invento más rápidamente. Solicitó una patente (recibida en 1938). Luego, una vez que obtuvo el visto bueno de la ciudad, organizó un consorcio de empresarios locales para aportar dinero para la fabricación. Pronto se incorporaron como Dual Parking Meter Company, más tarde conocida como Magee-Hale Park-O-Meter Company.

Para fabricar el medidor, recurrieron a MacNick Company en Tulsa. MacNick fabricó dispositivos de temporización utilizados para explotar nitroglicerina en pozos de petróleo. (La explosión aumentó el flujo de petróleo o gas a medida que salía).

Pronto MacNick también estaba fabricando parquímetros.


Otras ciudades siguieron

Como resultado, los parquímetros fueron un invento que pronto se utilizó en ciudades de todo el país. A principios de la década de 1940, había más de 140 000 parquímetros en los EEUU. Magee-Hale, Dual Parking Meter Co, Mark-Time y Duncan Miller los fabricaban.
Sorprendentemente, los medidores no se introdujeron en la ciudad de Nueva York hasta 1951. Tal vez la gente tomaba el transporte público.


Parquímetros hoy

Se han hecho muchos avances en cuanto a cómo funcionan los parquímetros. La mayoría de los medidores ahora son digitales, lo que facilita su monitoreo y servicio desde una ubicación central.

Esta máquina permite a los conductores pagar por cualquier espacio dentro de la zona de estacionamiento.
Los que todavía están montados en postes a lo largo de las calles suelen aceptar tarjetas de crédito además de monedas. Muchos pueblos también tienen medidores multiespaciadores. Dentro de un estacionamiento grande, habrá una máquina donde los conductores pagarán el estacionamiento. Luego reciben un boleto «pagado» que pueden tener que mostrar en su tablero.

Hoy en día, muchas ciudades tienen aplicaciones de parquímetros. Una vez que encuentre un espacio de estacionamiento en una de las «zonas de la aplicación», ingrese el número donde está estacionando, especifique el tiempo que necesita para estacionar y pague a través de su teléfono. La aplicación le recordará cerca del momento de vencimiento. También puede extender el tiempo a través de la aplicación. Algunas aplicaciones también te permiten reservar un espacio. Esto es especialmente útil si asiste a un evento importante.

Aunque el dispositivo original de Magee cambió mucho, todavía existe una gran necesidad de regular el estacionamiento. Por esa razón, los parquímetros seguirán existiendo durante mucho tiempo.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com