Traducido por Luis R Castellanos de The Conversation


Los zapatos deportivos (o de tenis), que alguna vez fueron el símbolo del atletismo, han trascendido su función principal para convertirse en objetos de deseo comerciales y de moda. Desde ropa deportiva y estilo urbano hasta moda de pasarela, los zapatos deportivos han dejado su huella como bienes culturales.

En Argentina y Chile se llaman «zapatillas». En Colombia se llaman «guayos». En Costa Rica, México, España y Cuba se llaman «tenis». En Paraguay y Uruguay se llaman «championes». En Bolivia «kids». En Ecuador y Venezuela «zapatos de goma».

El mercado mundial de zapatos deportivos está valorado en aproximadamente 79.000 millones de dólares estadounidenses en 2020 y se prevé que alcance los 120.000 millones de dólares estadounidenses en 2026. Con un crecimiento tan grande, no es de extrañar que se consideren una gran empresa.

Tales son los avances en la industria de este calzado, que una nueva exposición en el Museo del Diseño de Londres explora cómo el zapato se convirtió en un símbolo cultural indiscutible de nuestro tiempo.


La comodidad es lo que importa

La última década ha sido testigo de un gran cambio en la forma en que se usan los zapatos deportivos. Ponerse un par ya no está mal visto en el lugar de trabajo o en ocasiones más formales. Incluso los expertos en etiqueta británicos Debrett’s han dado su sello de aprobación, considerándolos socialmente aceptables para ocasiones informales elegantes.

El dominio continuo de la tendencia «athleisure» ha tenido un impacto significativo en las crecientes ventas de zapatos deportivos, junto con la búsqueda de la comodidad. Esto solo creció más durante la pandemia, ya que los bloqueos hicieron que las personas priorizaran aún más la comodidad, lo que resultó en un aumento en las ventas de ropa de descanso, calzado deportivo y zapatos planos, como zapatos deportivos.

Como tal, los zapatos de deporte han pasado del nicho del deporte para convertirse en objetos codiciados como objetos de moda. El calzado es ahora la categoría de mayor venta en el mercado de lujo en línea y los zapatos deportivos han contribuido significativamente a este crecimiento.

Las marcas de alta costura, desde Gucci hasta Balenciaga, están marcando el ritmo en el mercado de los zapatos deportivos de lujo. En 2017, las Triple S de Balenciaga se convirtieron en las más vendidas en el mercado de los zapatos deportivos de lujo y su popularidad parece imparable.

Triple S, de Balenciaga

Para comprender cómo los zapatos deportivos han surgido para convertirse en un fenómeno del calzado, es importante rastrear su legado desde la función hasta el ícono cultural.


De las zapatos de tenis a la pista

Los primeros zapatos deportivos fueron creados por The Liverpool Rubber Company, fundada por John Boyd Dunlop, en la década de 1830. Dunlop fue un innovador que descubrió cómo unir la parte superior de la lona a las suelas de goma. Estos eran conocidos como «sandshoes» (zapatos para la arena) y los victorianos los usaban en sus excursiones a la playa.

El historiador Thomas Turner define las últimas décadas del siglo XIX como una época en la que el progreso industrial y el cambio social se combinaron con un creciente entusiasmo por las actividades deportivas, en particular el tenis sobre hierba. Esto dio lugar a la necesidad de un tipo de calzado más especializado, que la suela de goma de Dunlop pudiera satisfacer. Dunlop lanzó su ahora icónico modelo Green Flash en 1929, que fue usado por la leyenda del tenis Fred Perry en Wimbledon.

Otros zapatos deportivos importantes del siglo XX fueron las Converse All Star, diseñadas para el baloncesto. Sin embargo, son Adidas y Nike las que han dado forma a la evolución de los zapatillos deportivos con estilo.

Fundada por Adi Dassler en Alemania en 1924 como «Gebrüder Dassler Schuhfabrik«, la compañía luego cambió su nombre a Adidas en 1949. La marca creó la primera zapatilla de pista con una suela de cuero completa y clavos forjados a mano, que fue usada por Jessie Owens en el Juegos Olímpicos de Berlín de 1936.

Nike fue creada por Bill Bowerman y Phil Knight en 1964 como Blue Ribbon Sports y se convirtió en Nike Inc. en 1971. Esto coincidió con la moda de correr que golpeó a Estados Unidos. El primer diseño comercial de Nike fue el Cortez, acolchado para correr. El Cortez fue usado por Tom Hanks en Forrest Gump, asegurando el estatus cultural de Nike.

Modelo de zapatos Adidas usados por Jesse Owens
Modelo «El Cortez» usados por «Forrest Gump»

La comercialización de lo «cool«

La investigación del sociólogo Yuniya Kawamura sobre zapatos de deporte define tres oleadas del fenómeno. La primera ola en la década de 1970 se definió por una cultura clandestina de zapatos y el surgimiento del hip-hop. El diseño Samba de Adidas, como ejemplo clave, se convirtió en una parte clave de Terrace Fashion dentro de la subcultura de los fanáticos del fútbol. En 1986, Run-DMC lanzó la canción My Adidas, lo que llevó a un acuerdo de patrocinio con la marca. Esto forjó el lugar arraigado de los zapatos deportivos en la cultura popular.

La segunda ola del fenómeno comenzó en 1984 con el lanzamiento de Nike Air Jordans. Esto dio lugar a la mercantilización de los zapatos de deporte y su atractivo como artículos de estatus, impulsado por el respaldo de celebridades.

Para Kawamura, la tercera ola está marcada por la era digital y el crecimiento resultante en el mercadeo de zapatos deportivos y la cultura de reventa.

El mercado mundial de reventa de zapatos deportivos se valoró en 6.000 millones de dólares estadounidenses en 2019 y se prevé que tenga un valor de 30.000 millones de dólares estadounidenses para 2030.

La creciente presencia de «sneakerheads» que coleccionan y comercializan zapatos deportivos ha asegurado que mantengan su estatus de culto. Nike y Adidas lanzan rutinariamente ediciones limitadas de zapatos asociados con una celebridad, una estrella del hip-hop o un atleta.

No es inusual que la gente haga todo lo posible para tener en sus manos estos modelos raros, haciendo cola durante la noche. Los ejemplos incluyen Nike Air Yeezy 2 «Octubre rojo» y Air Jordan x 1 Off-White «Chicago».

Estos zapatos tienen un valor minorista de 190 a 240 dólares estadounidenses y se revenden a un precio de entre 1.695 y 6.118 dólares estadounidenses. El lucrativo mercado de reventa de zapatos deportivos ha creado un nuevo culto de entusiastas de ese calzado que, a través del espíritu emprendedor, están generando un gran revuelo junto con los ingresos personales.

Desde el deporte hasta la moda, los zapatos de deporte dominan el mercado de consumo. Sin embargo, a pesar de su adopción por la corriente principal, los zapatillas deportivos conservan su frescura como íconos culturales.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com