Traducido por Luis R Castellanos de publicación en CNBC


Desde mediados de la década de 1980, el juego Pictionary, inspirado en las charadas (o juegos de mímica) , ha vendido más de 38 millones de copias en 60 países, lo que lo convierte en uno de los juegos de mesa más vendidos del mundo. Incluso ha sido autorizado por comedias populares como «Los Simpson», «Friends» y «The Facts of Life».

Pero lo que la mayoría de la gente no sabe es que el juego no fue creado por un gigante de los juguetes, como Mattel o Milton Bradley, sino por Rob Angel, un joven mesero de Seattle, sin «experiencia con los juguetes», que simplemente tenía un gran idea y se fue a por ella.

Ángel convirtió una noche de juegos semanal tradicional en un juego de mesa de gran éxito de ventas y lo convirtió a él y a sus socios en multimillonarios cuando vendieron el juego a Mattel por 29 millones de dólares. Angel, que ahora tiene 62 años, contó recientemente la historia de Pictionary en su libro «Game Changer«.

“Realmente creo que soy un tipo promedio, pero seguí un sueño y di los primeros pasos y lo hice realidad”.

Rob Angel
Rob Angel

Una noche de juegos

Después de graduarse de la Facultad de Negocios y Economía de la Universidad de Western Washington en 1981, y sin saber qué quería hacer para ganarse la vida, Angel se mudó con algunos amigos de la escuela secundaria en su ciudad natal de Spokane, Washington, y trabajó como mesero o mesonero.

Una noche, uno de sus compañeros de cuarto sugirió que jugaran un juego que él describió como “charadas en papel”.

“Dos jugadores por equipo. Un compañero de equipo dibuja una palabra al azar para su compañero de equipo, mientras que el otro jugador hace lo mismo con su compañero de equipo… La primera persona que adivine la palabra del boceto gana una ronda”, dice la descripción en “Game Changer”.

A Ángel y a sus compañeros de cuarto les gustó tanto el juego que comenzaron a jugar “casi todas las noches”, según el libro, y sus noches de juego se hicieron cada vez más grandes.

″Los juegos se volvieron aún más ruidosos y locos, con todos nosotros gritando nuestras conjeturas [sobre la palabra] al mismo tiempo, a veces hasta las tres o cuatro de la mañana”, escribe Ángel. “Nos convertimos en adictos a las noches de juegos”.

Finalmente, Angel dice que tuvo una «epifanía» de que el concepto sería un juego de mesa genial, e incluso se le ocurrió un nombre. Su inspiración provino de un Diccionario de Merriam-Webster que tenía en su mesita de noche y solía pensar en nuevas palabras para el juego: «Imágenes (Pictures, en inglés)+ Diccionario = Pictionary», les dijo a sus amigos, según el libro.

El nombre se quedó.


Hacer realidad el Pictionary

Aunque Angel no podía dejar de pensar en convertir Pictionary en un juego de mesa, «no estaba listo para intentarlo», dice Angel.

Luego, en 1984, cuando Ángel tenía 25 años, su madre le envió un paquete de ayuda (se había mudado a Seattle) con el juego Trivial Pursuit adentro. Al ver cómo un juego de trivia podía traducirse en un juego de mesa con cartas y piezas en movimiento, se dio cuenta de que había ido por buen camino con Pictionary.

“Ya podía ver Pictionary en el estante de una tienda. Fue fácil para mí visualizarlo justo al lado de Trivial Pursuit”, escribe.

Angel reclutó a dos socios para que lo ayudaran a lanzar la empresa: su compañero de trabajo Gary Everson y un amigo de un amigo, Terry Langston. Dice que les preguntó a sus antiguos compañeros de cuarto de Spokane si estaban interesados en involucrarse, pero ninguno quiso.

Con un préstamo de $35,000 del tío de Angel, Angel, Everson y Langston formaron Angel Games, Inc.

Durante meses, Angel, Everson y Langston se acurrucaron en el pequeño apartamento de Angel en Seattle, al que llamaron «Cuartel general de Pictionary«, para trabajar en el desarrollo del juego y el empaque. Hicieron prototipos de decenas de piezas del juego y superaron varios retrasos en la fabricación y el diseño. Finalmente, Pictionary se lanzó el 1 de junio de 1985.

Pero una semana antes de la fiesta de lanzamiento en un café local, su imprenta dijo que no podía clasificar las 500.000 tarjetas de juego que había producido. Así que Ángel y sus dos socios tuvieron que hacerlo a mano.

“Alquilamos cinco mesas plegables de ocho pies y las colocamos en el apartamento en forma de laberinto”, escribe. Clasificaron las tarjetas, numeradas del uno al 500, en cajas de zapatos de repuesto que Angel había convencido al Nordstrom local para que le diera.

“Vivíamos de cerveza, pizza y poco sueño. Tomó días de 16 horas durante seis días, pero lo logramos”, escribió Angel sobre el incidente en Instagram.

Angel también recuerda haber recibido el primer gran cheque de Pictionary. En el otoño de 1986, aproximadamente un año después del lanzamiento de Pictionary, las ventas estaban aumentando. En ese momento, Angel y sus socios llenaban pedidos de alrededor de 10,000 juegos a la vez.

Angel todavía servía mesas, ganaba $500 al mes y conducía un Mercury Monarch de 10 años. Luego, su socio le entregó su primer cheque de regalías, por $179,000, dice Angel. (Eso equivaldría a más de $ 420,000 hoy).

Al principio Ángel pensó que era una “broma”. «Yo estaba como, ‘Santa Madre’. Esto recién comienza», dice.


Hora de vender

Angel y sus socios cultivaron Angel Games y Pictionary durante 17 años.

“No iba a dejar que nadie tuviera influencia sobre mí y mi futuro financiero. Así que nos mantuvimos involucrados”, dice Angel.

En 1994, Hasbro compró los derechos norteamericanos de Pictionary como parte de un acuerdo para adquirir Western Publishing, uno de los socios licenciatarios de Angel Games.

Angel y sus socios obtuvieron licencias de los derechos de Pictionary desde el principio, al mismo tiempo que producían programas de juegos de televisión basados en Pictionary, junto con 10 iteraciones del juego de mesa, incluido Pictionary Jr. y versiones derivadas basadas en «Los Simpson» y «Austin Powers».

Pero para el año 2000, Ángel y sus socios estaban envejeciendo y querían pasar más tiempo con sus familias. (Ángel tenía 42 años en ese momento; estaba casado y tenía tres hijos).

Finalmente estaban listos para vender.

Después de semanas de negociaciones, Mattel compró Pictionary por 29 millones de dólares.

Ángel cree que su historia debe servir de inspiración a cualquier otra persona que tenga una idea, pero que solo necesite un empujón para empezar.

Cuando creó Pictionary, “no tenía activos. no tenia conocimiento No tenía idea de lo que estaba haciendo”, dice. “Si yo puedo hacerlo, te garantizo que cualquiera puede hacerlo”.

Por De todo un Poco

Profesor de TI e Instructor de Español & GED | IT Professor and Spanish & GED Instructor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Verificado por MonsterInsights