Traducido por Luis R Castellanos de SpruceEats


El capuchino solo comenzó a hacerse popular en Estados Unidos en la década de 1980. Esto ha llevado a algunas personas a creer que el capuchino es una bebida «nueva». Sin embargo, esta bebida se remonta a cientos de años y ha sido disfrutada por generaciones en Italia y Europa continental.


Antes del Cappuccino

En Europa, el consumo de café se basó originalmente en el estilo de preparación tradicional otomano. El agua y los granos de café se llevaban a ebullición y, a veces, se agregaba azúcar. Esto es similar a la preparación del café turco de hoy en día.

A finales de 1700, los británicos y franceses habían comenzado a filtrar los granos de café antes de tomarlo. Poco a poco, el café filtrado y elaborado se hizo más popular que el café hervido. Fue en esta época que se originó el término ‘capuchino’ (aunque no se usó para describir la bebida tal como la conocemos).


El nombre ‘Cappuccino’

Los capuchinos aparecieron por primera vez como el ‘Kapuziner‘ en las cafeterías vienesas en el siglo XVIII. Una descripción del ‘Kapuziner‘ de 1805 lo describió como «café con crema y azúcar», y una descripción de la bebida de 1850 agrega «especias» a la receta. De cualquier manera, estas bebidas tenían un color marrón similar a las túnicas que usaban los frailes capuchinos (‘Kapuzin‘) en Viena, y de ahí proviene su nombre. (Una bebida similar de la época se conocía como el ‘Franziskaner‘; se hacía con más leche y se llamaba así por las túnicas de color marrón claro de los monjes franciscanos). La palabra ‘Capuchino’ significa literalmente capucha en italiano, y era un nombre dado a los monjes capuchinos por sus túnicas con capucha.


La invención del capuchino

Aunque el nombre ‘Kapuziner‘ se usó en Viena, el capuchino real se inventó en Italia y el nombre se adaptó para convertirse en ‘Cappuccino’. Se elaboró ​​por primera vez a principios de 1900, poco después de la popularización de la máquina de café expreso en 1901. El primer registro del capuchino que encontramos fue en la década de 1930.

Los ‘Cappuccini‘ (como se les conoce en Italia) se hicieron populares gradualmente en cafés y restaurantes de todo el país. En este momento, las máquinas de café expreso eran complicadas y voluminosas, por lo que se limitaban a cafés especializados y eran operadas únicamente por baristi (baristas). La cultura del café italiano implicaba sentarse en estos cafés especializados durante horas, disfrutar de espresso, capuchinos, cafés con leche y otras bebidas mientras conversaban y leían. Las fotos de la época indican que los capuchinos se servían al estilo «vienés», es decir, estaban cubiertos con crema batida y virutas de canela o chocolate.


Nace el capuchino moderno

Después de la Segunda Guerra Mundial, la elaboración del capuchino pasó por algunas mejoras y simplificaciones en Italia. Esto se debió en gran parte a las mejores y más ampliamente disponibles máquinas de espresso, que introdujeron la llamada «Era de la crema». Estas mejoras y la afluencia posterior a la Segunda Guerra Mundial en partes de Europa prepararon el escenario para la eventual popularidad mundial del capuchino. Fue entonces cuando nació el capuchino moderno, por así decirlo, como es cuando todos los elementos que ahora consideramos para hacer un gran capuchino (buen espresso, un equilibrio de leche al vapor y espuma, la presencia de crema y una pequeña porcelana precalentada copa) estaban todos en juego.


Capuchinos en todo el mundo

Los capuchinos se hicieron populares por primera vez en Europa continental e Inglaterra. (En Inglaterra, la primera forma popularizada de espresso fue, de hecho, el capuchino. Se extendió fácilmente por la isla porque los británicos ya estaban acostumbrados a beber café con leche en ese momento, pero la textura distintiva y la cultura del café del capuchino diferenciarla del café normal con leche). Más tarde, la bebida se trasladó a Australia, América del Sur y otras partes de Europa. Luego se extendieron a Estados Unidos a partir de la década de 1980, principalmente debido a su comercialización en cafeterías (que anteriormente se habían parecido más a los comensales con café negro en oferta). En la década de 1990, la introducción de la cultura del café (y bebidas de mayor precio que se correlacionaban con el uso más prolongado de un asiento en la cafetería) hizo que los capuchinos, lattes y bebidas similares fueran un gran éxito en los EEUU. Más recientemente, finalmente aparecieron en otras partes del mundo, en gran parte debido a Starbucks.

En su mayor parte, los capuchinos contemporáneos se preparan con espresso, leche al vapor y espuma con leche. Sin embargo, en algunas partes del mundo, los capuchinos todavía se hacen más como Kapuziners vieneses, con crema batida y otros aditivos. Esto incluye Viena, gran parte de Austria y Europa (como Budapest, Praga, Bratislava y otras partes del antiguo imperio austríaco). Esto incluso incluye incluso Trieste, Italia, una ciudad que ahora limita con Eslovenia y que ha estado ocupada por varios países a lo largo de los años. Desde la década de 1950, tanto los capuchinos como los Kapuziners se sirven en bares de espresso desde la década de 1950.

Durante las últimas tres décadas, las máquinas automáticas de bebidas en Estados Unidos y algunos otros países han vendido una bebida que se llama ‘capuchino’. Estas bebidas a menudo se preparan con café preparado o café instantáneo en polvo y con leche en polvo o sustituto de la leche.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com