Traducido por Luis R Castellanos de la Revista del Smithsoniano


En la década de 1930, en el apogeo de la Gran Depresión, un hombre de familia sin suerte llamado Charles Darrow inventó un juego para entretener a sus amigos y seres queridos, utilizando un hule como superficie de juego. Llamó al juego Monopoly, y cuando se lo vendió a Parker Brothers se volvió increíblemente rico: una inspiradora historia de Horatio Alger sobre la innovación local, si es que alguna vez hubo una.

¿Y es así? Pasé cinco años investigando la historia del juego para mi nuevo libro, Los monopolistas: obsesión, furia y el escándalo detrás del juego de mesa favorito del mundo, y descubrí que la historia de Monopoly comenzó décadas antes, con una mujer casi olvidada llamada Lizzie Magie, artista, escritora, feminista e inventora.

Magie trabajó como taquígrafa y mecanógrafa en la Dead Letter Office en Washington DC, un depósito del correo perdido de la nación. Pero también apareció en obras de teatro y escribió poesía y cuentos. En 1893, patentó un dispositivo que alimentaba papeles de diferentes tamaños a través de una máquina de escribir y permitía más texto en una sola página. Y en 1904, Magie recibió una patente para un invento que llamó Landlord’s Game, un tablero cuadrado con nueve espacios rectangulares a cada lado, ubicado entre las esquinas etiquetadas como «Ir a la cárcel» y «Parque público». Los jugadores rodearon el tablero comprando ferrocarriles, recolectando dinero y pagando el alquiler. Ella inventó dos conjuntos de reglas, «monopolista» y «antimonopolista», pero su objetivo declarado era demostrar los males de acumular grandes sumas de riqueza a expensas de otros. Como activista contra los monopolistas del ferrocarril, el acero y el petróleo de su tiempo, le dijo a un periodista en 1906: “En poco tiempo, espero que en muy poco tiempo, hombres y mujeres descubran que son pobres porque Carnegie y Rockefeller, tal vez, tienen más y que no saben qué hacer con lo que les sobra».

The Landlord’s Game fue vendido durante un tiempo por un editor con sede en Nueva York, pero se difundió libremente en versiones caseras pasadas: entre intelectuales a lo largo de la costa este, hermanos de fraternidad en Williams College, cuáqueros que viven en Atlantic City, escritores y radicales como Upton Sinclair.

Fue una versión cuáquera que Darrow copió y vendió a Parker Brothers en 1935, junto con su cuento de creación inspirada, un nuevo diseño de su amigo F.O. Alexander, caricaturista político y seguramente uno de los errores ortográficos más repetidos de la historia de Estados Unidos: «Marvin Gardens», que un amigo de Darrow había traducido mal de «Marven Gardens», un barrio en el área de Atlantic City.

Magie, para entonces casada con un hombre de negocios de Virginia (pero aparentemente un antimonopolista comprometido), vendió su patente a Parker Brothers por $500 el mismo año, inicialmente encantada de que su herramienta para enseñar sobre la desigualdad económica finalmente llegara a las masas.

Bueno, ella tenía la mitad de razón.

Monopoly se convirtió en un éxito, vendiendo 278.000 copias en su primer año y más de 1.750.000 el siguiente. Pero el juego perdió su conexión con Magie y su crítica de la codicia estadounidense y, en cambio, llegó a significar más o menos lo contrario de lo que ella esperaba. Ha enseñado a generaciones a animar cuando alguien entra en bancarrota. Se ha convertido en un elemento básico de la cultura pop, apareciendo en todo, desde «Alguien voló sobre el nido del cuco» y «Gossip Girl» hasta «Los Soprano«. Puedes jugarlo en tu iPhone, ganar premios quitando calcomanías del juego de tus papas fritas de McDonald’s o recolectar incalculables «Banana Bucks» en una versión de película que conmemora Mi Villano Favorito 2 de Universal.

En cuanto a Magie, descubrí un rastro curioso de ella mientras buscaba en los registros federales recién digitalizados. En el censo de 1940, tomado ocho años antes de su muerte, enumeró su ocupación como «creadora de juegos». En la columna de sus ingresos, escribió «0».



Algunas versiones de Monopoly

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com