Traducido por Luis R Castellanos de DIELINE


El ramen instantáneo es uno de esos platos amados que se consumen en todo el mundo, un producto universal que lo hizo en una era que carecía de conexiones digitales persistentes, redes sociales y «volverse viral». Inspirados en las largas filas que esperaban para comprar ramen en el Japón posterior a la Segunda Guerra Mundial, y en la filosofía de que la comida es un puente hacia la paz, los fideos instantáneos han sido adoptados como una comida reconfortante, rápida y económica.

Pero los fideos instantáneos no alcanzarían su estatus actual como plato mundial si no fuera por una innovación de empaque engañosamente simple, una taza simple y multifuncional que sirve como empaque, recipiente para cocinar y tazón.

La historia oficial del origen de los fideos ramen instantáneos es que Momofuku Ando, un japonés nacido en Taiwán, se inspiró para crear ramen instantáneo como una forma de alimentar a su país devastado por la guerra, después de ver largas filas para el ramen en el mercado negro. Sin embargo, su ramen instantáneo recién inventado no debutaría hasta 1958, años después del auge económico de la posguerra en Japón.

Primer paquete de Ramen Instantáneo

Momofuku Ando comenzó comprando equipos de segunda mano para hacer fideos, llevándolos a su cobertizo de trabajo y comenzó a jugar, finalmente encontró una forma de cortar y dar forma a los pasteles de fideos y luego freírlos. Esta técnica hizo que los fideos fueran estables y rápidos de preparar agregando agua hirviendo y caldo liofilizado y otros ingredientes.

Ando empaquetaba inicialmente su creación, «Chikin Ramen«, en una bolsa de plástico, protegiendo los fideos del aire y la humedad, pero sin mucha protección contra el aplastamiento. Aunque la motivación fundamental de Ando, proporcionar una comida económica y fácil de preparar, no se dio cuenta exactamente desde el principio (el instante era un poco más que comprar en un carrito local), eso no impidió que su nuevo invento se convirtiera rápidamente en un éxito, y para 1963, venderían más de 200 millones de porciones al año.

Momofuku Ando

En lugar de servir como una respuesta a tener que esperar en largas filas para recibir ramen fresco preparado tradicionalmente, el Chikin Ramen de Ando sería, de alguna manera, paralelo a la trayectoria de las cenas televisivas de Swanson. Era una forma innovadora de comer utilizando una nueva técnica de preparación mucho más cómoda. Agregue a eso un público cansado de la guerra, cansado de años de austeridad y ahora repentinamente lleno de más dinero, estaba más que ansioso por participar en un consumismo de nivel superior en Japón y EEUU.

El ramen instantáneo sería más casero en un Japón industrializado y en auge. Al igual que en los EEUU, el deseo de comidas rápidas impulsó la demanda de innovaciones como la de Ando. Los fideos instantáneos también proporcionaron un almuerzo barato y caliente para muchos trabajadores, lo que aumentó su utilidad, una característica que ayuda a mantener la popularidad de los fideos instantáneos hasta el día de hoy.

El éxito de Ando en su mercado local finalmente llevó a la empresa Nissin a establecer una subsidiaria en los Estados Unidos. El producto de Ando tenía potencial en la tierra de los cielos espaciosos y las olas de cereales color ámbar, ya que los estadounidenses eran insaciables cuando se trataba de comidas innovadoras y convenientes. Sin embargo, los fideos ramen no eran algo familiar para la mayoría de los estadounidenses en ese momento. Como pronto descubriría Ando, ​​sus fideos instantáneos requerirían un cambio de empaque antes de que se convirtieran en un éxito mundial.

La falta de una fuente conveniente de tazones y utensilios limitó cuando se podía consumir ramen instantáneo. Los tazones y palillos necesarios estaban disponibles gratuitamente en los hogares japoneses y en las cocinas de trabajo, pero este no era el caso en todos los países, especialmente en las naciones occidentales como los EEUU. A Ando se le ocurrió cómo superar esta limitación cuando vio al gerente de un supermercado estadounidense romper los fideos en varios pedazos en una taza de café. Eso llevó a Nissin a desarrollar y patentar el innovador empaque, debutando con Cup Noodle en 1971. Esta primera iteración en realidad usaba papel, pero rápidamente pasó al material de espuma de poliestireno expandido para los vasos.
Aunque Ando vio la necesidad del mercado de envasar ramen en su propio recipiente para servir, al principio no estaba claro que los consumidores verían el mismo beneficio. Los nuevos fideos instantáneos en taza de Nissin cuestan aproximadamente cuatro veces más que el ramen instantáneo original y requieren una fuente de agua caliente. Esto llevó a la empresa de fideos a desarrollar una máquina expendedora que dispensaba vasos y agua caliente. Ando también tenía otra estrategia; usó el lanzamiento de otro ícono mundial, McDonald’s, para llamar la atención sobre su Cup Noodle. Nissin instaló una tienda que vendía Cup Noodles en el distrito de Ginza, popular entre los jóvenes, y al otro lado de la calle de la nueva tienda de hamburguesas estadounidenses.
Por supuesto, si hay alguna desventaja en estas innovaciones de empaque, es el desperdicio que queda después del ramen instantáneo. Según la Asociación Mundial de Fideos Instantáneos, un grupo comercial, se consumen diariamente 290 millones de porciones, y aunque no desglosan sus estadísticas por empaque, es fácil concluir que una cantidad significativa de esas porciones venían en su propia taza, lo que lleva a un montón de vasos de espuma de poliestireno que terminan en el basurero.
La propia Nissin ha explorado alternativas al poliestireno, incluido el uso de materiales bioplásticos, pero la categoría necesita desesperadamente una actualización más respetuosa con el medio ambiente.
Algunos diseñadores están explorando recipientes más sostenibles que conservan la utilidad del Cup Noodle original. “Paper Noodles”, un concepto de la diseñadora australiana Emily Enrica, está hecho completamente de papel biodegradable y fibra moldeada, mejorando también el original al incluir utensilios, que también provienen de los mismos materiales. Además, el ramen de la alumna Holly Grounds utiliza una película incrustada de sabor que envuelve los fideos y se disuelve en agua. El papel encerado se utiliza para el embalaje exterior, ya que probablemente no desee que su comida toque los estantes de la tienda.

Si bien algunas de las marcas intentan encontrar mejores materiales de embalaje para la Tierra, Nissin ciertamente ha tenido algo de suerte en el espacio. El ramen instantáneo en una taza, aunque es conveniente en todo el mundo, no es particularmente útil en gravedad cero, ya que los fideos, el agua y toda esa delicia alimentada por MSG no permanecerán dentro del recipiente. Esto, por supuesto, representa un riesgo de quemaduras para los pasajeros a bordo de una estación o nave espacial, y podría dañar equipos costosos.
En 2005, los astronautas japoneses de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) trajeron ramen instantáneo especialmente diseñado, dado el impresionante apodo de «Space Ram» de Nissin. Reemplaza la taza con una bolsa con válvula única, con un caldo diseñado para calentar a bordo. Además, presenta un caldo más viscoso que no daña el espacio; incluso los fideos se modifican para funcionar en el espacio, y en lugar de tiras largas y delgadas, tienen una forma esférica distintiva.

Aún así, hasta el día de hoy, el legado de Momofuku Ando no puede ser subestimado.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Verificado por MonsterInsights