Traducido por Luis R Castellanos de Tuft & Needle


Durante miles de años, los seres humanos han intentado encontrar un lugar cómodo para dormir. Las camas antiguas dieron paso a colchones rellenos y, finalmente, llevaron a muchas personas a dormir en colchones de espuma viscoelástica en la actualidad.

Hablemos de la historia de las camas y luego de los colchones.

Si bien las camas y los colchones en la antigüedad eran apenas más que un montón de flora destinada a acolcharse contra una superficie dura, fue el primer intento de brindar comodidad mientras dormía.


Historia antigua de las camas

El «lecho» más antiguo conocido se construyó en algún momento del período Mioceno, hace entre 23 y 5 millones de años. Durante este punto de la historia, los simios antiguos cambiaron el lugar donde dormían de las ramas de los árboles a las plataformas de madera dura tejida. Esto, a su vez, les proporcionó un mejor descanso nocturno. El sueño de mayor calidad eventualmente condujo a períodos más largos de movimiento ocular rápido, mejor cognición y memoria, y una ventaja evolutiva para nuestros antepasados.

El colchón más antiguo conocido en la historia se remonta a hace 77.000 años y se encontró en la cueva de Sibudu en KwaZulu-Natal en África. El colchón estaba compuesto por capas de juncos y juncos, descubiertos en el fondo de un montón de pastos compactados y plantas frondosas que se usaban como lecho. Esta ropa de cama se quemaba periódicamente, lo que los investigadores creen que estaba destinado a limitar las plagas y la basura.

Una fina capa de hojas de membrillo silvestre de río formaba una “capa superior” repelente de insectos para proteger contra mosquitos y moscas. También puede representar el primer uso conocido de plantas medicinales por parte de los humanos, ya que la planta produce químicos que matan insectos.

El colchón en sí era de aproximadamente 22 pies cuadrados, lo suficientemente grande como para albergar a una familia entera, y tenía aproximadamente un pie de alto.

Camas desde el 3200 aC hasta el 2200 aC

Los habitantes de la era neolítica del pueblo de Skara Brae en las islas Orkney en Escocia tenían «camas» flanqueando un hogar central en cada casa. La cama del lado derecho siempre era más grande, con la teoría de que el hombre tenía la cama más grande en la casa. La cama en sí era una caja de piedra.

Camas desde 3000 aC hasta 1000 aC

Aproximadamente al mismo tiempo que Escocia, los antiguos egipcios habían levantado camas hechas de madera. Hechos de madera simple para los plebeyos, o de ébano y cubiertos de oro y joyas para los de alto estatus social, estos lechos elevados mantenían a los insectos, serpientes y roedores en el suelo y lejos de los individuos dormidos. Un colchón de cojín de lana y sábanas de lino con un reposacabezas de piedra o madera completaban la cama.

Hace unos 3.600 años, o alrededor de 1600 aC, los persas fueron pioneros en los lechos de agua. Las camas eran pieles de cabra llenas de agua. Fueron calentados al sol. Se desconoce el propósito original o funcional real de las camas de agua, aunque las principales teorías son que se usaron para consolar a los enfermos o ancianos.

Camas desde 1000 aC

Alrededor del año 1000 a. C., los romanos ricos comenzaron a usar camas metálicas elevadas que sostenían colchones rellenos de plumas o paja. Para los menos afortunados, los somieres de madera con cuerdas de lana sostenían un colchón. Los verdaderamente pobres simplemente usaban un tapete en el piso. Sin embargo, para todos los niveles de riqueza, las mantas de lana eran comunes.

Camas en la época medieval y más allá

Desde el siglo V en adelante, los colchones no cambiaron mucho. Los marcos de las camas, sin embargo, se volvieron más elaborados y, a menudo, se tallaban en madera. Los sajones tenían colchones de paja tosca cubiertos con tela decorativa, mientras que los normandos usaban barandillas de hierro para colgar cortinas alrededor de las camas.

En el siglo XIV, se introdujeron los lechos de plumas y se convirtieron en posesiones preciadas. Las camas con dosel eran comunes, y los ricos materiales para colgar se volvían más importantes que la carpintería. A mediados del siglo XVIII, los colchones se cubrían con lino o algodón y se rellenaban con fibras de coco, algodón, lana o pelo de caballo, en sustitución del plumón o heno común. Las camas eran más simples, después de un lujoso siglo XVII, y los marcos de cama de metal estaban ganando popularidad.

La cama con dosel perdió popularidad en el siglo XIX, y los tamaños estándar de cabecera y pie de cama se redujeron. El mayor avance fueron los resortes de cama de metal que sostienen un colchón en lugar de cuerdas o correas de lana, lo que brinda más estabilidad y soporte al durmiente.


El colchón moderno

Como muestra la historia de las camas, la mayoría de los colchones estaban rellenos. Los colchones modernos, sin embargo, comenzaron con la revelación de que se podían usar resortes en su lugar.

Colchones de muelles

Timothy Rose y Platt S. Buell patentaron un resorte de cama en los EEUU en diciembre de 1869. Su trabajo forma la base del colchón moderno en el que muchas personas duermen hoy, a pesar de que tardan unos 60 años en ponerse al día. Todavía en la década de 1950, los colchones todavía estaban rellenos de algodón en lugar de resortes. El algodón se volvió compacto y más duro, mientras que los resortes tendieron a ablandarse con el tiempo.

Camas de la era espacial

El resorte resultó ser un paso importante en la mejora de la calidad del colchón. Después de un aumento en la popularidad de la cama de agua, los resortes fueron reemplazados por espuma viscoelástica.

Camas de agua

Mientras que los persas tenían su versión de la cama de agua, la cama de agua moderna fue inventada en 1833 por el médico escocés Dr. Neil Arnott. Conocido como “Dr. Cama hidrostática de Arnott para inválidos «, estaba destinada a reducir las úlceras por decúbito. Básicamente, era un baño tibio lleno de agua y sellado con una capa de goma en la parte superior para evitar fugas. En 1968, Charles Hall presentó su diseño, un colchón de vinilo lleno de agua caliente en su clase en la Universidad Estatal de San Francisco como su tesis de maestría. Los estudiantes no pudieron tener suficiente, renunciando a otros proyectos para probar la cama de agua. En 1986, las camas de agua tenían una participación de mercado del 20 por ciento.

Colchones Viscoelásticos

En 1966, la NASA creó la espuma viscoelástica, entonces llamada espuma templada, para su uso en los asientos de los aviones. Durante la década de 1980, las empresas intentaron utilizar este material para fabricar un colchón, y el primer éxito se dio a conocer en 1991. Los colchones de espuma viscoelástica son ahora la principal alternativa al tradicional colchón de resortes.

Colchones en el espacio

Mientras tanto, la NASA ha tenido que desarrollar formas para que los astronautas duerman en el espacio. No hay gravedad en el espacio, por lo que un colchón de espuma viscoelástica o de muelles no sería práctico. La solución ha sido pegar sacos de dormir con velcro a las superficies para que los astronautas no floten mientras duermen. La falta de gravedad también significa que se pueden acumular bolsas de dióxido de carbono exhalado por encima de la cabeza del astronauta. Si el área no está bien ventilada, el astronauta podría despertarse sin aliento y sin aliento.


El futuro de las camas y los colchones

Como era de esperar, el futuro de las camas está fuertemente ligado a la tecnología. Las camas inteligentes del futuro podrían tener capacidad de sonido envolvente para ver televisión en la cama, así como también permitir que su médico pueda monitorear los signos vitales a través de una aplicación de eHealth. Las camas con temperatura controlada también están en el horizonte, lo que significa que puede experimentar el sueño a la temperatura perfecta. ¿Necesitas soporte lumbar? Ajusta el colchón a través de Bluetooth y una aplicación. Otras camas también pueden estar habilitadas para WiFi. Finalmente, las camas de masaje te despiertan con un masaje de cabeza y pies, dejándote más alerta. El futuro de las camas combinará todas las mejores prácticas para dormir en un solo paquete, dejándolo sintiéndose bien descansado todas las mañanas, dándole un suave masaje para despertarlo.

Si bien la NASA ha descubierto el sueño de los astronautas, estos científicos no adaptan la experiencia a la comodidad. Se necesitarán entre 128 y 333 días para llegar a Marte desde la Tierra, dependiendo de dónde esté su órbita en relación con nuestro planeta, y los científicos deben descubrir cómo ayudar a los futuros astronautas a dormir cómodamente durante esos viajes.

A diferencia de los astronautas actuales, que realizan experimentos y viajan por un tiempo limitado, los astronautas que van a Marte estarán en tránsito durante meses. Quizás una combinación del saco de dormir con velcro, que sostiene al astronauta en su lugar, combinado con funciones de masaje integradas para mantener los músculos tonificados, podría ser una solución. Por ahora, las camas con colchones reales estarán confinadas a la Tierra, al menos hasta que la gravedad artificial se convierta en una realidad y el sueño en el espacio se vuelva altamente relajante.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Verificado por MonsterInsights