Traducido por Luis R Castellanos de la Revista Smithsoniana


En los primeros años del siglo XIX, la invención de la máquina de coser era casi inevitable. Las fábricas se estaban llenando de costureras y sastres, y los inventores y empresarios inteligentes de todo el mundo vieron las costuras en los pantalones. Hubo una cantidad increíble de diseños de máquinas, patentes y, algunas cosas nunca cambian, demandas de patentes.

Aquí hay una breve descripción general que describe algunos de los mayores éxitos (y errores) para ilustrar la embriagadora mezcla de industrialismo, política y retórica revolucionaria que rodeó el desarrollo de la máquina de coser.

El diseño de la primera máquina de coser en realidad se remonta a finales del siglo XVIII, cuando un ebanista inglés llamado Thomas Saint elaboró ​​planos para una máquina que podía coser cuero. Él patentó el diseño como “Un método completamente nuevo para hacer y completar zapatos, botas, salpicaduras, zuecos y otros artículos, por medio de herramientas y máquinas también inventadas por mí para ese propósito, y de ciertas composiciones de la naturaleza de Japón o Barniz, que será muy ventajoso en muchos electrodomésticos útiles «.

El título bastante prolijo explica en parte por qué el patentado finalmente se perdió: se archivó bajo indumentaria. No se sabe si Saint realmente construyó alguno de sus diseños antes de morir, pero William Newton Wilson construyó una réplica funcional 84 años después. Aunque no es exactamente práctico, la máquina de manivela funcionó después de algunas pequeñas modificaciones.

En la primera mitad del siglo XIX hubo una explosión de patentes de máquinas de coser y casos de infracción de patentes. En 1814, el sastre vienés Josef Madersperger obtuvo una patente sobre el diseño de una máquina de coser que había estado desarrollando durante casi una década. Madersperger construyó varias máquinas. El primero aparentemente fue diseñado para coser solo líneas rectas, mientras que las máquinas posteriores pueden haber sido hechas especialmente para crear bordados, capaces de coser pequeños círculos y óvalos. Los diseños fueron bien recibidos por el público vienés, pero el inventor no estaba contento con la fiabilidad de sus máquinas y nunca puso una disponible comercialmente. Madersperger pasaría el resto de su vida tratando de perfeccionar su diseño, una búsqueda que agotaría su último centavo y lo enviaría a la casa de los pobres, literalmente; murió en un asilo de pobres.

En Francia, la primera máquina de coser mecánica fue patentada en 1830 por el sastre Barthélemy Thimonnier, cuya máquina utilizaba una aguja de gancho o de púas para producir un punto de cadena. A diferencia de sus predecesores, Thimonnier puso su máquina en producción y obtuvo un contrato para producir uniformes para el ejército francés. Desafortunadamente, también como sus predecesores, se encontró con el desastre. Una turba de sastres que agitaban antorchas, preocupados por perder su medio de vida, irrumpió en su fábrica y destruyó las 80 máquinas. Thimonnier escapó por poco, se recuperó con sus botas ensambladas mecánicamente y diseñó una máquina aún mejor. Los sastres rebeldes atacaron de nuevo, destruyendo todas las máquinas excepto una, con la que Thimonnier pudo escapar. Intentó empezar de nuevo en Inglaterra, pero sus esfuerzos fueron en vano. En 185,7 Barthélemy Thimonnier también murió en un asilo.

Así que las cosas no resultaron bien para tres de los primeros habilitadores más destacados de la ropa prêt-à-porter en Europa. Pero, ¿qué estaba pasando al otro lado del charco? ¿Qué estaba pasando en esa nación advenediza de emprendedores, solucionadores de problemas y manifestantes del destino? Bueno, ahí es donde las cosas se ponen realmente interesantes.

Walter Hunt fue un inventor prolífico y fue descrito por la curadora del Smithsonian Grace Rogers Cooper en su artículo de 1968, La invención de la máquina de coser, como un «genio mecánico yanqui». Diseñó una máquina para hacer clavos, un arado, una bala, una bicicleta y el imperdible, que fue diseñado en tres horas para saldar una deuda de $ 15. Hombre inteligente que estaba en sintonía con el tenor de la época, Hunt comprendió el valor de una máquina que podía coser y se dispuso a construir una en 1832. Diseñó una máquina simple que usaba dos agujas, una con un ojo en la punta, para producir una costura recta de «pespunteado» y animó a su hija a abrir un negocio de producción de corsés. Pero Hunt lo pensó mejor. Estaba consternado por la perspectiva de que su invento pudiera dejar sin trabajo a las costureras y sastres, por lo que abandonó su máquina en 1838 sin haber solicitado nunca una patente. Pero ese mismo año, un aprendiz de sastre pobre en Boston llamado Elias Howe comenzó a trabajar en una idea muy similar.

Después de no poder construir una máquina que reprodujera los movimientos de la mano de su esposa, Howe desechó el diseño y comenzó de nuevo; esta vez, inventó sin darse cuenta una máquina de manivela casi idéntica a la de Hunt. Obtuvo una patente por su diseño en 1846 y organizó un desafío de hombre contra máquina, venciendo a cinco costureras con un trabajo que era más rápido y en todos los sentidos superior. Sin embargo, la máquina todavía se consideraba algo escandalosa y Howe no logró atraer compradores ni inversores. Sin inmutarse, continuó mejorando su máquina.

Una serie de decisiones comerciales desafortunadas, socios traicioneros y los supervisores de un viaje dejaron a Howe en la indigencia en Londres. Es más, la salud de su esposa estaba empeorando y no tenía medios para volver con ella en Estados Unidos. Estuvo muy cerca de sufrir la misma suerte que le sucedió a Thimonnier, convirtiéndose en un inventor más muerto en la casa de los pobres. Después de empeñar sus máquinas y sus documentos de patente para pagar la tercera clase de regreso a los Estados Unidos en 1849, el angustiado Howe regresó con su esposa justo a tiempo para estar junto a su cama mientras ella moría. Para colmo de males, se enteró de que la máquina de coser había proliferado en su ausencia: algunos diseños eran casi copias de su invención original, mientras que otros se basaban en ideas que patentó en 1846. Howe no había recibido regalías por ninguna de las máquinas, regalías que probablemente podría haber salvado la vida de su esposa. Indigente y solo, perseguía a sus infractores con fiereza, con la dedicación resuelta de un hombre amargado al que no le quedaba nada que perder. Muchos le pagaron lo que le correspondía de inmediato, pero otros se enfrentaron a Howe en los tribunales. Ganó todos y cada uno de los casos.

Walter Hunt

Elias Howe
Isaac Singer

Poco después de la conclusión de su último caso judicial, se le acercó a Howe con una oferta única. Un maquinista llamado Isaac Singer había inventado su propia máquina de coser que era diferente en casi todos los aspectos a la de Howe; en todos los sentidos excepto en uno: su aguja puntiaguda. Esa pequeña aguja le costó a Singer miles de dólares en regalías, todas pagadas a Howe, pero inspiró el primer grupo de patentes del país. Singer reunió a siete fabricantes, todos los cuales probablemente habían perdido ante Howe en los tribunales, para compartir sus patentes. También necesitaban las patentes de Howe y estaban de acuerdo con todos sus términos: todos los fabricantes de Estados Unidos pagarían a Howe 25 dólares por cada máquina vendida. Finalmente, la regalía se redujo a $ 5, pero aún fue suficiente para asegurar que cuando Elias Howe murió en 1867, él era un hombre muy, muy rico, que había ganado millones por derechos de patente y regalías. Singer tampoco lo hizo tan mal. Tenía una inclinación por la promoción y, según American Science and Invention, se ganó el dudoso reconocimiento de convertirse en el primer hombre en gastar más de $ 1 millón de dólares al año en publicidad. Aunque funcionó. El mundo apenas recuerda a Elias Howe, Walter Hunt, Barthélemy Thimonnier, Josef Madersperger y Thomas Saint, pero Singer es prácticamente sinónimo de máquina de coser.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com