Un hombre iba de vacaciones en el automóvil con su familia. Su suegra gritaba y gritaba, molestaba, era insoportable, el hombre ya se estaba poniendo nervioso, hasta que detiene el auto, se baja, abre el baúl y le dice a su suegra.
– ¡Está bien!, Venga adelante con nosotros.


– Me voy a tu casa, mami, nos peleamos otra vez. Eso le servirá de castigo.
– ¿Qué clase de castigo es ése de venirte a mi casa? Si lo que quieres es castigarlo, mejor yo me voy a la tuya.


Una madre a su hija:
– Es tan desagradable tu último novio, ¡qué seré su suegra con verdadero placer!


Entra el pretendiente de Carolina en casa de sus futuros suegros y dice:
– Muy buenas. Soy paramédico y venía para pedir la mano de su hija.
– ¿Para qué?
-Paramédico.


Varias personas se detienen frente a un edificio de apartamentos, atraídos por los gritos que vienen del balcón del séptimo piso. Se observa que un hombre trata de tirar del balcón hacia abajo a una viejita. La viejita se agarra con las últimas fuerzas de la baranda y grita.
La gente empieza a protestar:
-¡Suelta a la pobre mujer! ¡Asesino!
El hombre del balcón vocea:
-Es mi suegra…
Un minuto de silencio, luego un hombre de la multitud dice:
-¡Miren cómo se agarra esa desgraciada!


-¡Otra vez los cuervos se me han comido la cosecha!
-Pero hombre, haz como yo, pon un espantapájaros.
-Sí, ya tengo, pero como si nada.
-Lo que tienes que hacer es pegarle una foto de mi suegra.
-¿Y eso es efectivo?
-Mira, a mí los cuervos no sólo no se me han comido la cosecha, sino que me han devuelto la del año pasado.

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com